Ataria

La naturaleza en la ciudad según José Fariña

Esta semana en la que en Vitoria-Gasteiz se está hablando mucho de ciudad, de urbanismo y de sosteniblilidad, queremos recomendaros la lectura de la entrada del blog de José Fariña titulada «La naturaleza en la ciudad«.

José Fariña escribe esta entrada en su blog tras la lectura de un artículo, “¡La naturaleza no existe! La sostenibilidad como síntoma de una planificación despolitizada”, publicado en la revista Urban que edita el departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la UPM en el que él trabaja. No lo hace con la intención de polemizar, nos dice, sino simplemente porque (en sus palabras) «da por hecho que en la ciudad, además de cemento, baldosas hidráulicas, edificios de ladrillo, asfalto, contaminación y personas, existen árboles, zonas verdes, ratas, cucarachas, mirlos, gorriones y algún geranio (de los que han conseguido resistir la última plaga) plantado en una maceta, algo de césped y suelo sin cementar».

Aunque como dice el autor «la historia de la urbanización está salpicada de intentos de introducir la naturaleza en las ciudades», compartimos con Fariña que en nuestro tiempo «las áreas de naturaleza en las ciudades ya no se pueden considerar exclusivamente como un equipamiento (conjunto de construcciones, espacios y servicios, complementarios de la habitación y del trabajo, necesarios para que el ciudadano pueda llevar a cabo una vida urbana digna) sino que también han de serlo como una auténtica infraestructura (elementos de soporte de la ciudad necesarios para el funcionamiento de las actividades humanas)».A Juicio de José Fariña «hasta el momento actual, incluso considerando su función relacionada con la higiene, (los elementos naturales en la ciudad) no dejan de tener el aspecto de un equipamiento. De forma similar a como están concebidos, por ejemplo, los aparatos de gimnasia para mayores que nuestros ayuntamientos empiezan a distribuir por cualquier rincón de nuestras agobiadas ciudades tan llenas de artefactos mecánicos».

En este artículo Fariña aboga por la introducción de la naturaleza en nuestras urbes con la finalidad de que las ciudades sean más sostenibles y reduzcan su huella ecológica. Totalmente de acuerdo con este planteamiento, creemos que el proyecto de Anillo Verde en Vitoria-Gasteiz (espacio de transición entre lo urbano y lo rural-natural) y su vocación de adentrarse en la ciudad a través de las sendas urbanas es una forma, modesta pero destacable (José Fariña es mucho más ambicioso en sus planteamientos), de integrar la naturaleza en la ciudad.

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *