Ataria

Arriba la pluma

Una pluma es una estructura epidérmica formada por queratina, una proteína muy resistente. Es una estructura muerta, que cuando termina de crecer no tiene vasos sanguíneos que la alimenten, similar a nuestras uñas.

Tienen una variedad de funciones. Para empezar, sirven para que las aves se protejan del frío y el calor, además de protegerse de sus enemigos (camuflándose). Y, como no, para volar y/o moverse por el agua.

En una pluma podríamos diferenciar las siguientes partes: raquis (eje central de la pluma), cálamo (parte inferior del raquis, algo más ancha) y vexilio (láminas que crecen en los laterales del raquis).

Por otro lado, deberíamos diferenciar las plumas de vuelo y las de contorno. Las de vuelo son asimétricas y sirven para volar y ayudar a controlar los cambios que se producen en la dirección del aire. Las de contorno, son las que envuelven el cuerpo del ave, cortas y simétricas, las que le dan color y forma.

Además de los dos tipos mencionados anteriormente, se diferencian:

  • Semiplumas. Sirven como aislante, para protegerse de bajas temperaturas. Los podemos encontrar debajo de las de contorno.
  • Plumón. También sirven como aislante pero además, a las aves acuáticas les permiten flotar. Las podemos encontrar en el dorso y el pecho.
  • Cerdas o vibrisas. tienen función sensorial para capturar insectos en pleno vuelo. Las podemos encontrar alrededor del pico, en las aves insectívoras.
  • Filoplumas. Su función es sensorial y ornamental. Se encuentran por todo el cuerpo, principalmente entre el dorso y la cabeza.

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *