Ataria

Medio ambiente y rendimiento deportivo.

Los resultados de estudios realizados a deportistas que se ejercitaron con la misma duración e intensidad pero en diferentes contextos y lugares, dieron argumento a la importancia del medio ambiente en el rendimiento y salud humana.

Estas investigaciones compararon a atletas en llano, en cuesta, con más o menos pendiente, tanto en ambientes de grandes ciudades con humos y combustiones provenientes de coches, fábricas…, como en localidades exentas de estas características y con una calidad de aire mayor.

 

En los pueblos abundan personas mayores que tienen la enorme ventaja de poder usar la tracción física como medio de transporte preferente.

Estas realidades han servido al estudio de estos fines cuyos resultados no han hecho otra cosa que reafirmar científica y empíricamente lo que marca el sentido común: la influencia de un medio ambiente adverso puede afectar el rendimiento psicofísico y a la salud del ser humano, ya sea cuando se practica una actividad física o cuando no.

 

Existen diversos factores abióticos en el entorno natural que intervienen directa e indirectamente en el rendimiento deportivo tanto como en la salud, entre los que destacan los ruidos y el impacto directo de la luz solar. Bajo sus rayos, sobre todo en las épocas estivales, se hace más difícil mantener una buena actuación más allá de estar bien hidratado, utilizar indumentaria apropiada o tomar las medidas que sean necesarias para mitigar este efecto de calor.

 

En cuanto a los ruidos, el nivel de saturación y superación de la capacidad de tolerancia auditiva del oído humano también afecta negativamente al rendimiento y salud de la persona que los soporte. Fisiológicamente hablando, los decibelios en exceso, sobre todo en circunstancias agudas e inesperadas como puede ser un “bocinazo”, provocan un aumento de los niveles de presión arterial y de frecuencia cardiaca, con sus correspondientes inconvenientes; pueden ocasionar un incremento del riesgo cardiovascular o una elevación del ritmo cardíaco (taquicardia), alcanzándose la fatiga física más rápidamente.

 

Por tanto, en la medicina del deporte, se produce una controversia a favor de la preservación del medio ambiente cuando de rendimiento y salud deportivos se trata. Ya que, como hemos visto, el bienestar del medio influye drásticamente en nuestro propio bienestar y en la eficiencia de nuestra práctica deportiva.

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *