Ataria

¿Qué podemos hacer como organizadores de eventos deportivos para mitigar su impacto ambiental?

Como hemos visto en anteriores publicaciones sobre deportes y medio ambiente, las actividades deportivas generan impactos ambientales en su preparación y realización, como tantas otras actividades humanas.

Estos impactos pueden ser revertidos o mitigados en cierta medida con acciones concretas que pueden involucrar tanto a las propias personas usuarias como a entidades o instituciones que tengan competencias en el asunto.

Y es en ese último estrato en el que nos centraremos en el día de hoy: las entidades, instituciones o grupos del carácter que sea que tengan las competencias para actuar en los entornos deportivos para tomar o bien medidas preventivas o bien mitigadoras.

Por lo tanto, a continuación detallamos una serie de hábitos o consejos a tener en cuenta para hacer de una práctica deportiva sostenible desde la perspectiva del ente organizador:

 

  • La persona organizadora deberá responsabilizarse de la recogida de los residuos que puedan generarse durante la realización de la actividad y depositarlos en un lugar autorizado fomentando, en la medida de lo posible, la separación y la colocación en los distintos contenedores para su posterior tratamiento.

 

  • Fomentar el uso de materiales reutilizables: cantimploras en vez de botellas de plástico, disminuir el uso de papel de aluminio…

 

  • No se deben instalar equipos de megafonía cuya emisión de ruido pueda perturbar la tranquilidad del espacio natural y de las especies que en él habitan.

 

  • Además de estos aspectos, si para la realización de la actividad es necesario la obtención de un permiso, la Administración nos dará una serie de pautas de obligado cumplimiento que variarán en función del Espacio Natural Protegido que queramos visitar. Normalmente, para la obtención de dichos permisos es necesario solicitarlos con, al menos, 15 días hábiles de anterioridad.

 

Si queremos disminuir el impacto ambiental del deporte de la manera más eficiente posible, lo que nos queda es que estas dinámicas sostenibles se extiendan, se hagan habituales en todas las prácticas deportivas y se apliquen realmente.

¡Haz tuyos estos hábitos y exígeselos a la organización del evento deportivo!

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *