Ataria

Insectos intrigantes

Dándote una vuelta por Salburua o cualquier otro parque del Anillo Verde es probable que te encuentres con una mantis religiosa. El verano es el momento en que se muestran más activas, ya que los machos vuelan en busca de pareja.

A diferencia de la creencia popular, tras el apareamiento, no todas las hembras devoran al macho, situándose el porcentaje real de canibalismo entre el 13 y 28%. Sin embargo, sí se ha comprobado que alimentarse de su congénere, provee a la hembra de nutrientes esenciales directamente relacionados con la puesta de huevos.

En cuanto a su morfología, las hembras son ligeramente más grandes que los machos  (7–9 cm frente a 6–7 cm), cuentan con 3 pares de patas y unos ojos compuestos que a diferencia de otros insectos, les permiten ver en 3 dimensiones y localizar fácilmente a su presa mediante el movimiento. Los ejemplares de nuestros parques tienen una coloración verdosa, que los hace a veces difíciles de diferenciar de la vegetación adyacente.

Hace poco, un pequeño ejemplar de mantis se coló en nuestro txikipark y nos deleitó con su presencia.

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *