Ataria

Insectos intrigantes III: tra-tra!

Tal vez paseando por Salburua te hayas encontrado con acúmulos de madera, procedentes de podas realizadas en el humedal. Sin embargo, gran parte de esta madera no se retira. Y es que una vez «muerta» juega un importante papel en la ecología de los bosques.

Insectos xilófagos como el ciervo volante, uno de los más grandes que podemos encontrar en Europa, se alimentan de estos troncos y ramas. Pero esta madera no solo es fuente de alimento para los insectos, si no que juega un papel esencial en especies como la rosalia alpina, que va a depositar sus huevos en ella.

La rosalia alpina es un insecto de unos 15-38mm de longitud, provisto de largas antenas pilosas anilladas de color negro y un cuerpo azul con manchas negras a lo largo del mismo. Se trata de una especie protegida, cuyo ciclo vital está intimamente ligado al estado de conservación de nuestros bosques, especialmente los hayedos. Es por ellos que debemos cuidar las masas forestales y hacer una correcta gestión de las mismas que permita mantener el hábitat de la rosalía alpina, es decir, bosques maduros con árboles muertos.

Por cierto, se trata de una de las especies que podemos encontrar en nuestro humedal, aunque debido a su pequeño tamaño y escasez en número… ¡ver un ejemplar es todo un acontecimiento!

 

 

Share

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *