Ataria

Relevancia de las mariposas diurnas

Las mariposas diurnas son estudiadas desde hace mucho tiempo y son parte de los hitos más importantes de la investigación ecológica y evolutiva. Contribuyen a la polinización de las plantas mediante el traslado de polen de las flores y por tanto, son parte de la cadena trófica de los seres vivos.

Leer más…

Share

Secchi App: un proyecto para estudiar el fitoplancton marino

Secchi App se trata de un proyecto científico que espera elaborar un mapa de los océanos que registre los cambios estacionales y anuales de fitoplancton.  El proyecto invita a las personas a participar en un estudio único a escala global para evaluar los efectos del cambio climático usando una aplicación en sus teléfonos móviles. Leer más…

Share

Observador de nubes

La ciencia ciudadana es muy maleable, se adapta a multitud de programas, la mayoría relacionados con la biodiversidad. Pero siempre hay alguno que es más peculiar.

El caso que se trata aquí es un claro ejemplo de ello: “Observador de nubes”. El pionero en este arte fue un británico llamado Luke Howard, quién publicó en 1803 un ensayo sobre la modificación de las masas nubosas. En la actualidad se conocen unos 100 tipos de nubes y el número sigue creciendo.

 

¿Cómo funciona?

 

La metodología es muy simple; solo tienes que salir a la calle con tu smartphone y sacar foto a todas aquellas nubes que tengan forma extraña indicando tu posición.

 

Hasta hace muy poco, sólo existía un atlas escrito en 1986 en el que se recopilaban algunas cuantas formas, todas ellas con nombres en latín, categorías y géneros.

Sin embargo, el 28 de marzo de 2017 y gracias a la ayuda de estos rastreadores, la Organización Meteorológica Mundial sacó una nueva versión, con nuevos tipos de nubes, algunas de ellas con formas realmente espectaculares.

 

Los tipos de nubes suelen estar relacionados con diversas situaciones, algunas indican la presencia de cataratas, fuentes de calor intenso, bosques húmedos, etc.

Como podéis comprobar, algo que a priori parecía que no tenía utilidad, resulta que al final puede aportar datos a la comunidad científica.

 

Si quieres sorprenderte de lo que existe en el cielo os sugiero que echéis un vistazo al siguiente enlace:

 

http://elpais.com/elpais/2017/03/21/ciencia/1490130835_137434.html

 

Share