ceagreenlab

Resultados de las investigaciones Green Lab 2019-2020

Tras la firma en mayo de 2019 de varios convenios entre el CEA y grupos investigadores de la CAPV para trabajar en el municipio durante un año, se han presentado en septiembre de 2020 los informes finales con los resultados de las investigaciones. Cabe señalar que la actividad quedó suspendida temporalmente debido a la pandemia del COVID-19 y se reanudó al finalizar el estado de alarma, ampliándose respectivamente el plazo de finalización de los trabajos.

A continuación se resumen los resultados de cada línea de investigación y se incluye un enlace para descarga de las presentaciones e informes finales completos, también disponibles en la sección “publicaciones” del blog CEA Green Lab.

 

Figura 1. Suelos alterados en las Graveras de Lasarte.

SALUD DEL SUELO

Enlaces a la presentación e Informe Final Suelos 2019-2020

Los suelos sanos nos proveen de múltiples servicios ecosistémicos, como son la regulación del ciclo del agua o del carbono. Desde el Departamento de Conservación de Recursos Naturales de Neiker-Tecnalia, dirigido por el Dr. Carlos Garbisu, se investiga cómo recuperar la salud del suelo para aplicarlo en proyectos de restauración del municipio, como el Proyecto Larragorri en las Graveras de Lasarte.

El objetivo principal de esta investigación ha sido evaluar el potencial de diferentes estrategias biológicas de remediación y fitogestión encaminadas a la recuperación de los suelos de las Graveras de Lasarte. Inicialmente, los estudios se centraron en seleccionar las mejores opciones de remediación biológica para la descontaminación, la reducción de la ecotoxicidad y la recuperación de la sostenibilidad funcional de suelos con contaminación mixta (presencia simultánea de contaminantes orgánicos e inorgánicos).

Para ello, durante el primer periodo de desarrollo de este acuerdo, se completó un ensayo a escala microcosmos en las instalaciones de NEIKER para analizar la eficacia de la micorremediación (empleo de hongos para la remediación de suelos contaminados) para recuperar un suelo con contaminación mixta. En este caso además, se tenía como objetivo adicional la revalorización de residuos procedentes de la industria agroalimentaria empleando sustrato post-cultivo de la seta de ostra (Pleurotus ostreatus) y sustrato post-cultivo de champiñón (Agaricus bisporus). En el ensayo, se confirmó la capacidad de ambos sustratos para la estimulación de las comunidades microbianas edáficas, así como la criticidad de su adecuada gestión para optimizar los resultados.

Posteriormente, se ha iniciado un segundo ensayo – actualmente en marcha – a escala microcosmos para determinar la idoneidad de la rizorremediación (remediación biológica basada en el uso de plantas y microorganismos asociados para reducir la contaminación) para la recuperación de suelos procedentes de las Graveras de Lasarte. Entre los objetivos prioritarios de este segundo ensayo está identificar especies vegetales nativas de las Graveras de Lasarte con potencial para su empleo en fitorremediación y/o fitogestión, al objeto de desarrollar estrategias biológicas de recuperación que a la vez rentabilicen y conserven la biodiversidad vegetal de las Graveras de Lasarte.

Figura 2. Plantas seleccionadas para fitorremediar suelo de las Graveras de Lasarte: Lolium perenne (raigrás perenne o vallico); Medicago sativa (alfalfa); Plantago lanceolata (llantén menor); y Festuca arundinacea (festuca alta)

FITORREMEDIACIÓN

Enlaces a la presentación e Informe Final Fitorremediación 2019-2020

El grupo Ekofisko del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad del País Vasco, dirigido por el Dr. Txema Becerril, investiga sobre la potencialidad y el empleo de plantas para la fitorremediación de suelos contaminados en el municipio de Vitoria-Gasteiz, siendo esta investigación complementaria para definir las estrategias de recuperación del entorno de las Graveras de Lasarte.

Los trabajos realizados durante el convenio 2019-2020 se han dividido en dos fases. Durante la primera, de mayo a octubre de 2019, se elaboró una base de datos mediante fichas técnicas con las características botánicas de todas las especies vegetales identificadas en la zona de las Graveras de Lasarte; así como se realizó una exhaustiva revisión bibliográfica en torno al potencial de esas especies para la extracción y estabilización de contaminantes inorgánicos (i.e., metales como Pb, Cd o As) así como para la biodegradación y biotransformación de compuestos orgánicos (p.e., hidrocarburos totales de petróleo, THPs).

Durante la segunda fase del convenio, de octubre de 2019 a junio de 2020, se seleccionó una zona preferente de estudio para futuros ensayos en el emplazamiento de las Graveras de Lasarte. En dicha zona se realizó una caracterización edafológica y de contaminación más detallada del suelo recogiendo algunas muestras. Con este suelo recolectado se está preparando un ensayo de fitorremediación en microcosmos, en el que se pretende utilizar 4 especies vegetales con potencial fitorremediador presentes en el área de estudio. Los resultados obtenidos a escala de microcosmos servirán para realizar el diseño de un futuro ensayo «in situ» de fitorremediación del suelo en Graveras de Lasarte.

Fig. 3. Esquema conceptual del diseño experimental para el ensayo en microcosmos

 

HIDROGEOLOGÍA

Esta línea de investigación, convenida con el Departamento de Geodinámica (Hidrogeología) de la Universidad del País Vasco y liderada por el Dr. Iñaki Antigüedad, trabaja en un modelo hidrogeológico de la cuenca vertiente a las Graveras de Lasarte para conocer mejor su funcionamiento. Para ello se ha iniciado el establecimiento y seguimiento de una red de piezómetros de control de la calidad y cantidad del agua subterránea en dicha zona.

Esta información es de suma importancia para los diseños de futuras intervenciones (como el proyecto Parque Larragorri de restauración de las Graveras de Lasarte) para que sean acordes al funcionamiento del sistema hidrogeológico e incluso puedan mitiguen posibles impactos.

Los muestreos y analíticas realizados hasta la fecha indican que el sistema funciona como un conjunto multicapa, con un sustrato margoso (acuitardo) en profundidad y depósitos cuaternarios en la zona superficial en superficie (acuífero). Por tanto la presencia de flujos de agua subterránea se da en dos medios de diferentes características: un depósito superficial de alteración, que puede llegar a 7-8 m de espesor; y una formación de margas, infrayacente, con niveles fracturados a distintas profundidades. La investigación apunta al movimientos de agua en profundidad, con altos valores de conductividad eléctrica (conductividad), que avanza lentamente a través de niveles más fracturados del sustrato margoso. Se están realizando análisis (incluidos isótopos) para caracterizar mejor su procedencia así como los posibles movimientos verticales de dichas aguas, cuyos resultados están en elaboración, quedando pendiente su contraste previo a su publicación.

Aunque los resultados son preliminares sí se pone en evidencia la importancia de contar con una red de seguimiento lo suficientemente amplia y la necesidad de su continua monitorización.

Fig. 4. Diagrama de flujo subterráneo en la cuenca del río Batán y puntos de control  (Alonso de Linaje, 2014).

 

ADN AMBIENTAL

Enlaces a la presentación e Informe Final de ADN Ambiental 2019-2020

En plena crisis de biodiversidad, siendo los anfibios (Batrachia) uno de los taxones más vulnerables a nivel mundial, esta iniciativa promueve la aplicación de la herramienta ADN ambiental (eDNA) para investigar en los humedales del municipio -incluyendo  Salburua- las especies de anfibios presentes, con especial interés en la rana ágil (Rana damaltina) o el sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) en aras de su mejor gestión y optimizar las estrategias de conservación.

El grupo de investigación Sistemática, Biogeografía, Ecología del comportamiento y Evolución (SBEcE) de la Universidad del País Vasco dirigido por el Dr. B.J. Gómez-Moliner, ha puesto a punto la metodología durante la duración del convenio.

En primer lugar, se ha diseñado una metodología de muestreo específica aplicable a masas de agua con diferentes características. El protocolo diseñado ha resultado ser de fácil aplicación en el campo y, en total, se muestrearon 41 masas de agua en el municipio en 2019. En segundo lugar, se ha diseñado una metodología capaz de detectar e identificar las distintas especies de anfibios presentes en la CAPV mediante la secuenciación de un fragmento del gen 12S mitocondrial que se ha mostrado adecuado para distinguir las especies de anfibios del área de estudio. Finalmente, los protocolos de preparación y secuenciación del ADN diseñados y empleados para muestras ambientales (muestras de agua recogidas directamente del medio) han sido capaces de detectar con éxito la presencia de anfibios en la mayoría de masas de agua analizadas.

Fig. 5. Rana común (P. Perezi) en una de las charcas muestreadas

 

CONTINUIDAD DE CONVENIOS Y NUEVAS PROPUESTAS

Dada la temporalidad de algunos ensayos y para dar continuidad a su seguimiento, se han prorrogado a su término los convenios de las líneas de investigación de suelos, hidrogeología y fitorremediación por un año más.

Además, a finales de 2019 se inició una nueva línea investigadora en colaboración con el centro Basque Centre for Climate Change – Klima Aldaketa Ikergai (BC3) sobre los valores de la sociedad sobre la naturaleza en el contexto de Vitoria-Gasteiz .También, se ha recibido una propuestas de la Universidad de Princeton para investigar a través de una estancia de una doctoranda cómo las políticas ambientales de Vitoria-Gasteiz influyen en la percepción de la ciudadanía sobre el medioambiente.

Los Tecnosuelos como solución para restaurar parcelas vacantes (artículo científico).

La revista GEODERMA ha publicado un artículo científico que recoge el empleo de Tecnosuelos ensayados en Vitoria-Gasteiz como una solución viable para la restauración de parcelas urbanas.

El trabajo es fruto de varios años de colaboración entre varios departamentos de la administración local (Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz), centros de investigación (Neiker), centros educativos (Universidad del País Vasco EHU/UPV, Universidad de Santiago de Compostela) y empresas privadas (Biocompost, Echave, Ecofond, Edafotec) que aunaron esfuerzos para investigar la posible valorización de subproductos procedentes de plantas de tratamiento municipales generando con su combinación un suelo artificial que cumpliese las mismas funciones de un suelo natural.

El experimento, ejecutado en el Vertedero de Gardélegi, se desarrolló principalmente entre 2014 y 2016, quedando documentado su avance en el Blog de Tecnosuelos de Gardelegi así como en la Memoria Final del Proyecto. Su desarrollo fue posible gracias a la participación de numerosos departamentos así como varios estudiantes universitarios en formación. El artículo refleja la viabilidad de la idea propuesta así y permite divulgar los resultados entre la comunidad científica de modo que pueda replicarse ante problemáticas similares.

El artículo científico original (inglés) estará disponible de forma gratuita por tiempo limitado en este link, teniendo que acceder posteriormente mediante suscripción.  Se incluye a continuación un resumen del mismo.

Foto: visita técnica durante el primer año del experimento.

 

Resumen

La rápida urbanización de las ciudades seguida de la crisis inmobiliaria ha provocado en numerosos casos la presencia de parcelas urbanas abandonadas. Su revegetación puede ser una solución de bajo coste para recuperarlas, pero inevitablemente, las plantas requieren un sustrato apropiado para crecer. En este estudio se realizó un experimento a escala real para testar 6 tipos de tecnosuelos (resultado de la combinación de 4 materiales de plantas municipales: CDW, tierras procedentes de residuos de construcción y demolición; BIO, material bioestabilizado de residuos sólidos urbanos; BENT, bentonitas recicladas de una industria loca; TS: tierra vegetal depositada en las propias parcelas vacantes) para la restauración de dichas parcelas.

Los seis tipos de Tecnosuelos se instalaron por triplicado en celda experimentales de 12 m2 y dedicando también 4 celdas de control conteniendo un solo ingrediente. Sobre cada celda se establecieron 4 tipos de vegetación en cuadrantes: pradera (mezcla de gramíneas y leguminosas), rotación de cultivos agrícolas (colza, trigo, girasol), reforestación (mezcla árboles, arbustos y matas) y plantación de biomasa (sauces).

A lo largo de tres años tras la instalación de los tratamientos se analizaron una serie de parámetros (principalmente fisico-químicos) sobre muestras del propio Tecnosuelo, su eluato y el lixiviado recogido en grifos instalados en las celdas, contrastando las analíticas con la legislación vigente.

La mayoría de los parámetros medidos a lo largo del periodo experimental cumplieron con los límites establecidos por la legislación. No obstante, la concentración de sulfatos en los eluatos de los Tecnosuelos  si bien excedió el límite legal denominado «inerte» no superó el límite denominado «no-peligroso».  Todos los tratamientos de vegetación mostraron un desarrollo satisfactorio a excepción de los sauces, seguramente afectados por la falta de agua en verano. Se comprobó que a mayor cantidad de materia orgánica en el Tecnosuelo se daba un mayor crecimiento en la pradera y cultivos agrícolas. Los Tecnosuelos mostraron gran heterogenidad, lo cual podría ser una limitación a tener en cuenta a la hora de su empleo para la restauración de parcelas urbanas. Sin embargo, se pudo concluir que el empleo de Tecnosuelos producidos con subproductos industriales y urbanos puede ser una alternativa viable para promover la valorización de este tipo residuos urbanos.

 

Finalización del Plan de Empleo Operativo Juvenil 2019-2020

Finalización del Plan de Empleo Operativo Juvenil 2019-2020: Jardín Botánico de Olárizu y Vías Verdes

Transcurridos 6 meses desde su inicio en diciembre de 2019, en junio de 2020 finalizaron los contratos de inserción socio-laboral de los equipos encargados de mejorar las colecciones del Jardín Botánico de Olarizu y el paisaje de las Vías Verdes del municipio de Vitoria-Gasteiz.

Se resumen a continuación los objetivos logrados en los últimos 3 meses (completando de este modo el resumen anterior sobre los avances en los 3 primeros meses) así como se incluye un link a la memoria completa de todos los trabajos realizados.

 

Jardín Botánico de Olárizu (JBO):

En estos meses se ha procedido a varias labores de mantenimiento de las colecciones del Aboreto de los Bosques de Europa, incluyendo aplicación de micorrizas sobre 1.000 ejemplares de árboles, escarda de macizos de hayas jóvenes y posterior aporte de mulch en alcorques, retirada de retamas secas o muertas, poda de ramas secas y escarda de plantaciones recientes, poda de injertos de Sorbus aucuparia y Sorbus aria, y finalmente señalización grupos de jaras con bambú y de Pistacia mustica con tutores reciclados.

También se desarrollaron trabajos de conservación en el espacio del Vivero, incluyendo la aplicación de enmienda con yeso agrícola a especies de Quercus coccifera y Quercus Ilex ballota, descaste de sauces, repicado y etiquetado de olmos resistentes a la grafiosis, preparación de sustrato para nenúfares, ordenación y repicado de más de 100 especies de Allium provenientes de todo el mundo.

Finalmente, en el entorno de la Casa de la Dehesa se realizaron plantaciones de Ulmus minor proporcionados por el Ministerio de Medio Ambiente y posterior aporte de mulch; poda, recorte, escarda y limpieza de los jardines de vivaces en el Patio Interior; y en el antiguo caserío situado en la entrada por Campo de los Palacios (futuro emplazamiento del Jardín de Plantas Útiles)  se llevaron a cabo labores de limpieza general, con retirada de enseres y acopio de material vegetal para su posterior trituración.

 

Entorno de las Vías Verdes municipales:

Los equipos encargados de la mejora de las Vías Verdes trabajaron en los últimos meses reintroduciendo especies de flora amenazada junto a la ZEC de Salburua, realizando una plantación de varios setos arbustivos junto al camino de subida al Cerro de Olárizu (Prunus spinosa, Lavandula latifolia, Genista scorpius y Thymus vulgaris) así como preparación de plantación arbolada en el Cerro de Júndiz así como la ordenación e inventario del almacén perteneciente a las Huertas de Olárizu que se incorpora al nuevo Vivero Municipal tras su reciente traslado a este emplazamiento.

En la zona del Parque Mendebaldea (corredor verde al oeste de Júndiz) se realizaron varias labores junto a los caminos allí ejecutados así como en las parcelas experimentales de fitorremediación (descontaminación con plantas), incluyendo trabajos de mantenimiento (reposición de marras, desbroces, escardas, riegos) en dichas plantaciones, colocación de estacas delimitadoras , protectores de plantas y plantación de especies junto a charcas artificiales.

 

Inserción socio-laboral.

Por su parte, la educadora social ha continuado realizando el seguimiento individual de las personas operarias, centrándose en actividades de apoyo laboral (elaborar un currículum, crear un correo electrónico y registrarse en las diferentes ETT entre otras) para facilitar la inserción socio laboral de las personas tras la finalización del plan. Se recibió formación sobre el uso de la maquinaria y medidas de seguridad laboral, y debido a las medidas de seguridad impuestas por la crisis del COVID-19, algunas formaciones complementarias previstas no pudieron desarrollarse.

Está previsto, si hubiese financiación, el lanzamiento de un nuevo plan similar para diciembre de 2020.

 

 

Los beneficios del arbolado del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz

El CEA Green Lab elaboró un estudio en 2019 sobre los múltiples beneficios del arbolado urbano de la ciudad de Vitoria-Gasteiz empleando los datos del inventario municipal y la aplicación del software libre i-Tree. Posteriormente, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, se decidió abordar dicho análisis para el arbolado del Anillo Verde, por lo que fue necesario realizar previamente un inventario del mismo en colaboración con el centro de formación forestal I.E.S. de Murguía y planes de empleo municipales.

Obtenidos los resultados, a continuación se comentan las principales conclusiones.

i-Tree Eco

El programa i-Tree Eco es un software desarrollado por Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) que permite la utilización de datos de inventarios forestales para cuantificar la estructura forestal, los efectos medioambientales y el valor que poseen para las ciudades. Se trata, por tanto, de una aplicación ideal para estudiar la estructura, función y valor de la vegetación del Anillo Verdedel municipio de Vitoria-Gasteiz. Una vez lanzada la aplicación a partir de los datos inventariados, se emite un informe con los resultados obtenidos. Para este estudio se inventariaron los árboles incluidos en 200 parcelas aleatorias distribuidas por todo el Anillo Verde.

Características del arbolado urbano del Anillo Verde

El inventario del Anillo Verde recoge un total de 267.900 árboles, siendo las tres especies más comunes el quejigo, la encina y el arce campestre. La gran mayoría de especies encontradas en el Anillo Verde son nativas de Europa, y autóctonas de la región de Álava.

La cobertura arbórea del Anillo Verde es de más del 19%, cubriendo un total de 12,11 km2 de su superficie. La densidad de árboles que presenta es muy elevada, de hasta 431 árboles/hectárea.

Cobertura del arbolado del Anillo Verde

Los árboles del Anillo Verde proporcionan aproximadamente 12,11 km2 de área foliar. El arce campestre, el falso plátano y el tilo común son los que mayor superficie foliar presentan, a pesar de no ser las especies más abundantes. Esto supone grandes áreas de masa verde donde se puede dar intercambio de gases, como puede ser el CO2, así como una mayor superficie foliar para eliminar ciertos contaminantes.

Almacenamiento y secuestro de carbono

Es sabido que uno de los principales motivos del cambio climático es el aumento de los gases de efecto invernadero. Aunque muchos de estos gases se emiten a la atmósfera de forma natural, su aumento en concentración en los últimos años es principalmente antropogénico. El CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero que se encuentran en la atmósfera, y su gran acumulación en los últimos años es el resultado de la quema de combustibles fósiles.

Los árboles utilizan el CO2 para su crecimiento, fijando el C en sus tejidos. En este importante papel de reducción de CO2 atmosférico se denomina secuestro a la tasa de fijación anual (toneladas de C al año) y almacenamiento a la acumulación del C en el árbol a lo largo de los años (toneladas de C). El arbolado del Anillo Verde de Vitoria es capaz de secuestrar 775,7 toneladas netas de C anualmente –con la encina con mayor capacidad de secuestro-, y se estima que almacena hasta 116.00 toneladas de carbono –siendo el chopo el que mayor cantidad de carbono almacena-. El carbono almacenado en el árbol permanece ahí durante la vida del mismo, pudiendo liberarse de nuevo a la atmósfera tras su muerto, por ello su mantenimiento permitirá que siga almacenado y en función del uso que se de finalmente a la madera determinará que se libere en mayor o menor medida.

Eliminación de la contaminación del aire

Los árboles no solo ayudan a reducir el CO2 atmosférico, sino que también limpian el aire eliminando gases contaminantes y partículas perjudiciales para la salud humana, el funcionamiento de los ecosistemas y los elementos que lo albergan. En este aspecto, el Anillo Verde es capaz de eliminar anualmente un total de 9.564 toneladas de contaminación del aire, en especial la correspondiente a material particulado menor a 2,5 micras y al ozono. Compuestos como el ozono son capaces de resultar dañinos si se encuentran en el aire a altas concentraciones.

Escorrentía

La escorrentía es la consecuencia de precipitaciones intensas, que acumulan una gran cantidad de agua que el suelo no es capaz de filtrar. Esto puede tener como consecuencia la contaminación de aguas continentales y oceánicas debido al arrastre de sólidos en suspensión por parte de las aguas de escorrentía.

Las plantas son capaces de captar parte del agua precipitada, de forma que pueden reducir el escurrimiento superficial. De acuerdo al informe, los árboles y matorrales del Anillo Verde reducen la escorrentía en casi 25.700 m3 al año, lo cual pone en valor la función del Anillo Verde para evitar este tipo de fenómenos.

El valor del Anillo Verde

El Anillo Verde alberga un bosque que presenta tanto valores estructurales como valores funcionales, que pueden resultar en grandes beneficios económicos. El valor estructural se corresponde con el valor propio de la composición y la biomasa arbórea de Anillo Verde, mientras que el valor funcional hace referencia al valor de las funciones que realiza el arbolado (como pueden ser la eliminación de contaminantes, el secuestro de carbono o la reducción de escorrentía).

Aunque resulta muy complejo y arriesgado asociar valores económicos a sistemas naturales, el software iTree-ECO estima un importe para el valor estructural por la múltiples funciones del arbolado del Anillo Verde de 83,5 millones de euros. El valor como almacén de carbono es de 1,87 millones de euros, con un valor anual de fijación de carbono de la atmósfera de 140.000 €/año. Otros valores anuales que se estiman son 48.900 €/año de ahorro por escurrimiento evitado y hasta los 1,3 millones de euros por la eliminación de contaminación.

Esto evidencia que el Anillo Verde no solo posee un valor recreativo, de conservación de la biodiversidad y de mejora del paisaje, sino que también realiza funciones activas que ayudan a mejorar la calidad ambiental urbano, con grandes beneficios económicos para la ciudad.

En resumen, el arbolado del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz contribuye de forma notable a mejorar la calidad del aire mitigando los efectos del cambio climático, eliminando la contaminación del aire y secuestrando gases de efecto invernadero. Se trata pues, de un patrimonio natural cuya preservación y buen mantenimiento es sinónimo de calidad de vida para los ciudadanos y visitantes del municipio.

Enlace al informe completo.

Muestreo de suelo en las Graveras de Lasarte.

En el marco del convenio de investigación Green Lab sobre restauración de suelos y fitorremediación, en el que participan el Instituto Vasco de Investigaciones Agrarias NEIKER -para el análisis del suelo-, la Universidad del País Vasco -en el caso de la fitorremediación- y propio el CEA; se ha procedido a coger muestras de suelo contaminado en la zona de estudio (Graveras de Lasarte) con la intención de ensayar en laboratorio algunas técnicas para su descontaminación mediante plantas.

La idea es ensayar un modelo a escala de laboratorio de técnicas de fitorremediación para la restauración del suelo contaminado que luego pueda aplicarse en campo. El objetivo principal de la recogida de estas muestras es, tras analizar el suelo, de elaborar un diseño experimental y montar el ensayo a nivel de microcosmos.

Para ello el pasado mes de febrero se tomaron una serie de muestras de 3 puntos distintos de la zona de Graveras de Lasarte en una zona de suelo contaminado. Estos fueron los criterios de selección:

  • Punto 1. Tierra muy oscura con RCDs. Posiblemente se han quemado residuos en la zona. Zona llana.
  • Punto 2. Tierra con RSU y RCDs. Zona llana con algún vertido visible.
  • Punto 3. Tierra a primera vista con menos residuos, salvo algún RSU. El suelo en esta zona parece llegar a una mayor profundidad que en el resto. Zona llana.

Estas muestras se enviaron al laboratorio AGRUPALAB con el objetivo de ser analizadas. Después de su análisis, se determinó que existía contaminación en el punto 1 debido a la presencia de ciertas sustancias en concentraciones algo elevadas. Por este motivo se seleccionó este punto para la recogida de muestras de suelos con lo que montar el ensayo en laboratorio, que su vez deberán ser también analizadas posteriormente.

Recogida de tierra de suelo en el Punto 1 de la región de Graveras de Lasarte.

El muestreo de recigo se realizó el pasado miércoles 20 de mayo. Se tamizó in situ el suelo recogido para evitar roca y restos de residuos. El suelo se recogió alcanzando un total de 115 kg. Estas muestras se enviaron nuevamente a AGRULAB para su análisis quedando a la espera de resultados.

Apuntes sobre el COVID-19 y medioambiente: consecuencias sobre la contaminación atmosférica

La situación de emergencia sanitaria ocasionada por la COVID-19, elevada a pandemia internacional por la OMS, ha provocado amplias restricciones en la movilidad y actividad económica. Entre las medidas adoptadas, se ha limitado la libertad de circulación de las personas que ha derivado en una reducción drástica y generalizada del transporte, y en menor medida, de la actividad industrial y la generación de electricidad.

Por lo tanto, billones de personas se han tenido que quedar en casa. En China, las autoridades han mantenido confinadas a casi medio billón de personas, el equivalente a casi el 7% de la población mundial. Sin embargo, otros muchos países han tomado medidas similares, como Italia, España y más recientemente EE.UU e India.

Debido a las restricciones, los residentes de algunas de las ciudades más contaminadas del mundo han experimentado algo que no sucedía en años: respirar aire limpio. Este cambio es bienvenido por una gran mayoría, ya que la contaminación del aire mata alrededor de 4.2 millones de personas a lo largo del planeta cada año.

Las visualizaciones basadas en datos de los Modelos Globales de la NASA muestran cómo las concentraciones de algunos contaminantes han caído drásticamente después de que comenzara el confinamiento. Por otro lado, los satélites recogen información de los aerosoles presentes en la atmósfera, mientras que los modelos de la NASA estiman la distribución de estos en relación con la distancia a la superficie terrestre.

El dióxido de nitrógeno compuesto por partículas finas PM2,5 y el ozono se encuentran en el aire que respiramos y son muy reactivos. Al inhalarse, penetran en los pulmones y en el torrente sanguíneo, afectando a los tramos más profundos de los pulmones, inhibiendo algunas funciones de los mismos, como la respuesta inmunológica, produciendo un descenso de la resistencia a las infecciones, y provocando enfermedades cardiovasculares o cáncer. Los aerosoles formados por compuestos nitrogenados pueden ser emitidos por las actividades humanas, principalmente debido a la combustión de combustibles fósiles como son la gasolina o el diésel. Las principales fuentes de dióxido de nitrógeno son las emisiones de los vehículos, las plantas de energía y las plantas de tratamiento de agua. En España la exposición a corto plazo a dichas partículas causaría una media de 10.000 muertes anuales por causas naturales, respiratorias y circulatorias. Por lo que pequeñas reducciones en los niveles de estos contaminantes pueden ser determinantes para salvar vidas.

En China, los mapas muestran como los niveles de dióxido de nitrógeno en la provincia de Hubei han descendido tras las restricciones de movimiento impuestas por el gobierno. Aunque es cierto que durante los últimos años la contaminación debido al dióxido de nitrógeno ha ido cayendo, a raíz del confinamiento se ha producido un descenso mucho mayor.

En Corea del Sur, donde los casos de COVID-19 aumentaron en marzo, se han detectados los niveles más bajos de contaminación de los últimos siete años. Aunque en este país no se impusieron grandes restricciones a los ciudadanos, los cambios del día a día han contribuido a este descenso.

Por otro lado, en la India cada invierno sobre Nueva Delhi, Mumbai y otras grandes ciudades se desarrolla un espeso manto de niebla debido a la quema de residuos agrícolas. Sin embargo, este año el aire tiende a estar un poco más limpio en primavera, debido a que el confinamiento ha dejado a 1.3 billones de personas en casa.

Finalmente, en Europa, los niveles de dióxido de nitrógeno han disminuido hasta un 40% de media en el último mes y en el caso de las partículas contaminantes han caído hasta un 10%, según un análisis del Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA), con sede en Helsinki. Las medidas de confinamiento por el coronavirus han supuesto en Europa un respiro para la calidad del aire y, según un estudio del CREA, la reducción de la polución ha permitido evitar alrededor de 11.000 muertes prematuras en los 21 países europeos analizados. En el caso de España, los fallecimientos prematuros evitados superarían los 1.900.

La caída de la demanda energética y de la movilidad ha hecho que la generación de electricidad con carbón haya disminuido un 37% y el consumo de petróleo un tercio. El carbón y el petróleo son las principales fuentes de contaminación por dióxido de nitrógeno y partículas. Debido a esto, las mayores reducciones de dióxido de nitrógeno se han registrado en Portugal, España, Noruega, Croacia, Francia, Italia y Finlandia. Y las caídas de partículas más acentuadas se han dado en Portugal, Grecia, Noruega, Suecia, Polonia, Finlandia y España.

En España durante el confinamiento se ha reducido a la mitad la contaminación en las 80 ciudades más pobladas al comparar los datos del periodo marzo-abril del año 2019 con los de este año. En las grandes ciudades, la reducción del tráfico ha alcanzado porcentajes de hasta el 77% de media en Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla y Valladolid, con máximas de hasta el 90% durante el fin de semana. Como consecuencia directa, han caído notablemente los niveles de contaminación, principalmente en el óxido de nitrógeno.

Otro ejemplo europeo es Italia, donde el confinamiento se decretó el 9 de marzo, aunque en algunas regiones del norte las restricciones comenzaron a finales de febrero. La zona industrial del norte de Italia suele experimentar altos niveles de contaminación, pero se estima que este año serán diferentes. En general, ha habido una mejora en la calidad del aire, principalmente en los niveles de óxido de nitrógeno. A pesar de esto, la mayoría de las muertes se han centrado en Lombardía y Emilia Romagna, donde se observa una correlación positiva entre la tasa de contaminación y la incidencia del COVID-19.

Como ya se sabe, el COVID-19 afecta principalmente a la salud respiratoria que a su vez está estrechamente relacionada con la contaminación del aire. Por lo que, en recientes estudios, se sugiere que en zonas donde la calidad del aire es baja el impacto en los pacientes con coronavirus ha sido más agresivo, dejando más muertes que en áreas con cielos libres de contaminación. Es de tal modo, que investigadores de EE.UU. han comparado los datos de exposición a partículas finas PM2.5 en 3.080 condados de EE UU entre 2000 y 2016 y las tasas de mortandad por COVID-19 en los mismos lugares durante las primeras semanas de la pandemia. La conclusión a la que llegan es que se han dado mayores tasas de fallecimientos por coronavirus en las zonas que han estado en los últimos años más expuestas a esas partículas nocivas. Un incremento de un microgramo por metro cúbico de óxido de nitrógeno se corresponde con un 15% de las muertes por COVID-19.

Por último, como ya se ha observado la reducción del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de la movilidad son las mejores herramientas para mejorar la calidad del aire en las ciudades. Por lo tanto, sería deseable mantener algunas “buenas prácticas” durante la desescalada:

  • Reducir la necesidad de transporte fomentando el teletrabajo voluntario, la compra de proximidad y la administración electrónica más eficiente.
  • Reducir al máximo las horas punta, para ello, flexibilizar horarios y el escalonamiento de los horarios laborales.
  • Campañas a favor de los desplazamientos caminando y en bicicleta en trayectos de menos de 6 kilómetros.
  • Crear zonas verdes para evitar aglomeraciones en parques y jardines.
  • Reducir los límites de velocidad de circulación en las ciudades, generalizando las calles a 30, 20 y 10km/h para facilitar la movilidad activa.
  • Potenciar el transporte público y facilitar sistemas de protección frente al COVID-19 a las personas que viajen en el transporte colectivo.

Algunas ciudades, como Vitoria-Gasteiz, ya han comenzado a aplicar algunas de estas medidas. De momento se han ampliado numerosas aceras para el tránsito de los peatones; se han finalizado las obras de nuevos bici carriles para conectar la ciudad con la periferia; y por último, se implantará el calmado de tráfico y actuará en el 30% de las supermanzanas planteadas, donde la prioridad será el peatón y el tráfico estará limitado a 20km/h.

 

Bibliografía:

 

María Arenas Pérez, Plan de Empleo 2019

Plan de Empleo Comarcal 2020: tres meses de actuaciones

Transcurridos prácticamente 3 meses desde el comienzo del Plan de Empleo (finales de diciembre de 2019) resumimos a continuación las actuaciones llevadas a cabo por los equipos encargados del Jardín Botánico de Olarizu y de las Vías Verdes del municipio de Vitoria-Gasteiz. Asimismo, se incluye la evolución del grupo de trabajo en cuanto a su futura inserción socio-laboral.

 

Jardín Botánico de Olárizu (JBO):

Por un lado, en el Jardín Botánico de Olárizu  se realizó el replanteo, laboreo y colocación de aros para la posterior plantación popular de 150 unidades de la especie Digitalis purpurea. Además, se retiraron tutores obsoletos, algunos tejos muertos y bolsones de procesionaria en todo el perímetro del botánico. Respecto a las plantaciones realizadas, hay que reseñar las llevadas a cabo junto al lago donde se plantaron diferentes especies de sauces (Salix purpurea, Salix atrocinerea y Salix fragilis); y las realizadas en el antiguo acceso al JBO de endrinos, espinos y rosas entre otras.

Por otro lado, en el Jardín de Plantas Útiles del JBO las actuaciones principales han sido la limpieza y el desbroce de huertas abandonadas; la escarda y ordenación de los umbráculos; la poda, recorte y escarda de plantas aromáticas como lavandas, salvias y santolinas; el acondicionamiento del Hortus conclusus: la nueva colección ubicada en los Viveros de Olárizu; repicado de Juniperus communis y Fagus sylvatica; preparación de sustrato para macetas de nenúfares; siembra de semillas de Allium provenientes de jardines botánicos de todo el mundo y de especies condimentarias; retirar restos de vegetación en vallas y apilar restos de poda.

En el patio y en el camino de acceso a la Casa de Dehesa se ha realizado una plantación de una serie de Ulmus minor resistentes a la grafiosis cedidos por el Ministerio de Medio Ambiente; también se ha realizado la poda, recorte, escarda y limpieza de los jardines de plantas vivaces en el patio.

Por último, en el antiguo caserío situado en la entrada del Jardín Botánico por Campo de los Palacios se está acondicionando un nuevo acceso al JBO donde se han llevado a cabo labores de limpieza de enseres, y acopio de material vegetal para su posterior trituración.

 

Vías Verdes:

En el itinerario del Cerro de Jundiz se ha procedido a la retirada de bolsones de procesionaria (25 ha aproximadamente). Del mismo modo, en los caminos de acceso al cerro se ha acondicionado el terreno para realizar una posterior plantación de 55 unidades de Ulmus minor.

Por otro lado, en la parcela situada en el sur de Ariñez se han plantado 616 unidades  de especies arbóreas de arces, encinas, quejigos, serbales y cerezos, todos ellos sobre un acolchado de yute, para continuar con la revegetación del área de Júndiz (Proyecto Mendebaldea).

A su vez, en la parcela de la Fase II del Proyecto Mendebaldea, “Mendigurentxo”, que se encuentra situada en Jundiz se han entutorado 300 unidades de la especie Pinus pinea; se han repuesto 7 unidades de marras de Ulmus minor; se ha limpiado, desbrozado, replantado, laboreado e iniciado la  plantación de estaquillas (de 15 cm y 30 cm) y microestaquillas de sauce y chopo, previamente confeccionadas en invernadero; y por último, se han repuesto las marras de la parcela S5a del Proyecto Europeo PhytoSUDOE de regeneración de suelos contaminados.

Mientras tanto, en los alrededores de Abetxuko se ha llevado a cabo el astillado de ramas de poda. Y alejándonos un poco del centro urbano, en los Robledales Isla de Kalzazarra y Gobeo se procedió a la limpieza y retirada de enseres del interior de estos enclaves que deben ser preservados por su fragilidad ecológica y ser tan escasos en nuestro municipio.

Asimismo, en el Cerro de Olárizu se ha realizado la limpieza de las escalas que dan acceso a la cruz de Olárizu, acondicionándolas para facilitar el acceso al público.

Por último, en las parcelas del entorno de Lermanda que pertenecen a la Fase I del Proyecto Mendebaldea, se ha desbrozado el camino para posibilitar la posterior plantación.

 

Inserción Socio-Laboral:

Por su parte, la educadora social ha llevado a cabo una serie de reuniones individuales con las personas operarias del Plan de Empleo. En ellas, se han realizado actividades de apoyo laboral tales como elaborar el currículum, crear un correo electrónico y registrarse en diferentes ETT entre otras, con el objetivo de facilitar la inserción socio laboral de los trabajadores. A la vez, también ha mantenido reuniones con los capataces para resolver cuestiones diarias que necesitan de un apoyo o supervisión.

En esta primera etapa, se ha ofrecido a las personas operarias del plan de empleo formación sobre el uso de la maquinaria que más utilizan en su día a día. A la vez, se esta preparando un curso basado en la fruticultura agroecologica, con el objetivo de que les ayude a conocer y aprender diferentes técnicas que les permitan desarrollar su trabajo de manera más eficiente.

Pacto Verde Europeo: Europa como el primer continente climáticamente neutro

La estrategia del Pacto Verde Europeo, presentada por la Comisión Europea, ha sido aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 15 de enero de 2020. Se trata de una propuesta cuyo principal objetivo es el de combatir contra el cambio climático, siempre desde el punto de vista ecológico, económico y social. Para ello se prevé limitar las emisiones netas de CO 2 en su totalidad “para 2050 a más tardar”.

Se trata de un documento que supone un gran avance en materia medioambiental a nivel Europeo, pues persigue un crecimiento sostenible y una economía circular, compatible con un planeta sano de recursos finitos, que tenga en consideración a las sucesivas generaciones; además de la posibilidad de aprovechar las estrategias establecidas como una oportunidad para el desarrollo y crecimiento económico, teniendo siempre en consideración las distintas limitaciones de los países miembros y sin dejar a nadie atrás.

Teniendo en cuenta las líneas de investigación seguidas por el CEA Green Lab, consideramos que el documento tiene gran relevancia, sobretodo en relación una serie de ideas se resumen a continuación. El Pacto:

  • Exige que la resistencia, resiliencia, prevención y preparación dentro del contexto del cambio climático sean criterios obligatorios para toda financiación proveniente de la Unión Europea.
  • Pretende reemplazar de forma progresiva y en su totalidad los combustibles fósiles por energías renovables.
  • Tiene como objetivo un sistema de alimentación saludable con el medio ambiente, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y protegiendo la salud del suelo (limitando los plaguicidas, antibióticos, el uso de abono, etc.); que además incluye una gestión sostenible de los bosques.
  • Señala la necesidad de proteger, recuperar y aumentar el número de ecosistemas verdes que alberguen naturaleza, y da valor a las infraestructuras verdes urbanas como zonas que presentan biodiversidad y que contribuyen a luchar contra el cambio climático. Señala la importancia de acciones como la repoblación forestal, reforestación y restauración de boques como medidas de cuidado de la biodiversidad y como lugares de almacenamiento de CO2.
  • Además del aire, también considera la protección del agua y el suelo, de modo que se consiga “un entorno sin sustancia tóxicas”.
  • Resalta también la importancia de la investigación y la innovación a la hora de alcanzar los distintos objetivos en materia medioambiental y la necesidad de apoyar y financiar la excelencia científica en este ámbito, pues para el cumplimiento de los objetivos establecidos es primordial establecer una mirada científica. Desde el Centro de Estudios Ambientales y el Green Lab se impulsan proyectos de restauración de suelos degradados –página CEA Green Lab– (tales como el Proyecto Mendebaldea) que siguen la filosofía del Pacto Verde Europeo incluyendo acciones de conservación, reforestación y reducción de contaminantes y gases de efecto invernadero, así como incorporan la colaboración con centros de investigación que aportan una garantía científica e innovadora a los proyectos.

 

Publicado el informe de resultados del programa Ciencia Ciudadana de Suelos 2019

El pasado 25 de enero, con motivo del programa de Ciencia Ciudadana de Suelos organizada por el Centro de Estudio Ambientales, se presentaron los resultados de las medidas realizadas de los participantes del ejercicio del 2019, además de impartirse un pequeño curso para aquellos participantes que se incorporarán al programa en 2020.

Foto del curso impartido a los nuevos participantes y de la presentación de resultados

Foto de las mediciones realizadas en el suelo de Ataria a modo de ejemplo

Los resultados vienen recogidos en un informe publicado en la página, en el que se detallan cómo se ven afectados los distintos parámetros del suelo y la manera en la que se relacionan tanto entre ellos mismos como con las variables climáticas y el uso, concluyendo un buen diagnóstico en los parámetros físico-químicos de suelo y la diversidad de plantas, pero con un diagnóstico negativo en cuanto a los parámetros relacionados con la biodiversidad del suelo y el contenido en materia orgánica. El informe de resultados se encuentra disponible en el siguiente link: https://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/was/contenidoAction.do?idioma=es&uid=u_2498e010_162d6fd8d27__7e82

Cabe destacar la diferencia entre las notas en función del uso del suelo, dato que no viene recogido en el informe. De acuerdo a las medidas realizadas, los suelos destinados a cultivos hortícolas se encuentran en mejor estado. Esta información viene recogida en la siguiente tabla:

UsoNota media
Cultivo5,4
Huerta6,5
Zona Verde5,4

Informe especial del IPCC sobre el cambio climático y los gases de efecto invernadero en los ecosistemas terrestres

INTRODUCCIÓN

En este informe especial realizado por el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) se abordan varios temas del cambio climático y su relación con el suelo, analizando desde los gases de efecto invernadero, los flujos en ecosistemas terrestres, los usos del suelo y la gestión sostenible del mismo (adaptación y mitigación), hasta la desertificación, la degradación del suelo o la seguridad alimentaria.

A continuación hemos extraído algunas de las conclusiones que nos han parecido más relevantes de cara a la lucha contra el cambio climático desde la gestión del suelo. El documento original se puede consultar aquí.

El suelo provee al ser humano de comida, agua y otros servicios ecosistémicos tales como la biodiversidad. Juega un papel muy importante en la regulación del clima, siendo usado entre un cuarto y un tercio de su superficie para la producción primaria. Desde un enfoque económico, los servicios ecosistémicos del suelo a nivel mundial se han valorado como equivalentes al Producto Interior Bruto (PIB ) global anual. Por otro lado, la actividad del ser humano afecta a más del 70% de la superficie terrestre no cubierta de hielo.

 

SECUESTRO DE CARBONO EN EL SUELO

El suelo es tanto una fuente de gases de efecto invernadero como un sumidero y en él se produce un intercambio de energía, agua y gases entre la superficie de la tierra y la atmósfera. Se estima que un 23% de los gases de efecto invernadero de origen antropogénico, son derivados de la agricultura, silvicultura y otros usos del suelo. Estas actividades producen aproximadamente el 13% de emisiones de CO2, 44% de emisiones de metano y el 82% de emisiones de óxido nitroso (N2O). La respuesta natural del suelo a este cambio medioambiental inducido por el ser humano, ha sido secuestrar alrededor de 11.2 Gt de CO2/año durante el periodo de tiempo 2007-2016. Sin embargo, es incierto el futuro del suelo como secuestrador de carbono debido al cambio climático, ya que se espera que con el deshielo del permafrost se liberen grandes cantidades de carbono a la atmósfera. Por otro lado, las emisiones antropogénicas de N2O se deben principalmente a la aplicación ineficiente de nitrógeno en los suelos de cultivo. Asimismo, el 25-30% del total de comida producida se pierde o se tira, de este modo se produce un aumento de los gases de efecto invernadero. Además, desde 1961, la producción total de comida se ha incrementado un 240%.

LA DEGRADACIÓN DEL SUELO 

Los ecosistemas terrestres y la biodiversidad son vulnerables al cambio climático y al tiempo extremo, por lo que una gestión sostenible del suelo puede contribuir a reducir el impacto negativo de numerosas actividades. Un cuarto de la superficie terrestre no cubierta por hielo, está sujeta a la degradación humana, tanto que se ha estimado que la erosión del suelo agrícola es de entre 10-20 (suelo no labrado) a más de 100 veces (labranza convencional) mayor que la formación de suelo. Esto está influenciado por el cambio climático que exacerba la degradación del suelo, de modo que el área anual de tierra sometida a sequía se incrementa en más de 1% al año. En 2015, el número de personas que vivían en áreas que experimentaban desertificación ascendía a los 500 millones.

 

CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Los cambios en el uso y condiciones del suelo pueden reducir o acentuar el calentamiento global, así como afectar a la intensidad, frecuencia y duración de eventos extremos. De este modo, los cambios en la cobertura del suelo han contribuido a liberar CO2 a la atmósfera produciendo un incremento de la temperatura global y del albedo. Se espera que el cambio climático altere las condiciones del suelo y esto tenga repercusión en el clima regional:

  • En las regiones boreales la línea arbórea migraría hacia el norte y la estación de crecimiento se alargaría. La subida de temperaturas durante el invierno disminuiría la cobertura de nieve y por lo tanto, el albedo. La temperatura se reduciría en la época de crecimiento debido a la evapotranspiración de la vegetación.
  • En las regiones tropicales se incrementarían los patrones de lluvias, de modo que el crecimiento de la vegetación reduciría el calentamiento global.
  • En las zonas áridas, se incrementaría la gravedad de las olas de calor mientras que en las zonas de suelos más húmedos el efecto sería el contrario.
  • Las áreas urbanizadas y sus alrededores sufrirían un aumento de la temperatura, principalmente la temperatura nocturna sería la que se vería más afectada.

 

ACCIONES PARA FRENAR LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Los riesgos del cambio climático relacionados con la degradación del suelo son mayores en aquellas zonas de mayor densidad poblacional, mayor uso del suelo y menor capacidad adaptativa. Estos escenarios exponen a la población a ecosistemas degradados, incendios forestales, e inundaciones en las zonas costeras. Desde una perspectiva propositiva, existen varias acciones relacionadas con el manejo de los suelos que tienen como objetivo reducir los efectos del cambio climático: producir alimentos de manera sostenible, desarrollar un manejo de los bosques más sostenible, el manejo del carbono orgánico del suelo, conservar los ecosistemas y reforestar, reducir la deforestación y degradación, y reducir la pérdida de comida. Algunas respuestas son más inmediatas como la conservación de ecosistemas con alta tasa de carbono, mientras que otras pueden llevar décadas como la reforestación y la restauración de ecosistemas.

La restauración natural de la vegetación y la reforestación de suelos degradados enriquece a largo plazo la capa superficial y el subsuelo, que aumentarán su tasa de secuestro de carbono. Así como reducir la conversión del uso del suelo de forestal a no forestal (agrícola o urbanizable).

 

SE NECESITA FINANCIACIÓN

Se calcula que la inversión inicial para poner en marcha modelos de gestión sostenible del suelo puede oscilar desde 20 $/ha hasta 5.000 $/ha. Por ello, si los gobiernos facilitan las ayudas económicas se pueden superar las barreras para la adopción de estas medidas, especialmente para los pequeños agricultores. A corto plazo, el cambio de dieta a una más equilibrada puede ayudar a reducir la presión sobre los suelos y a su vez, proporcionar importantes beneficios a la salud humana a través de una mejoría en la nutrición. Aplazar la puesta en marcha de algunas acciones podría dar lugar a algunos impactos irreversibles en algunos ecosistemas, lo que a largo plazo se traduce en un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero las cuales acelerarían el calentamiento global.

 

EJEMPLOS EN VITORIA-GASTEIZ

En Vitoria-Gasteiz el Ayuntamiento y el Centro de Estudios Ambientales promueven desde hace años una línea de recuperación de suelos degradados con varios proyectos piloto en marcha donde se maximiza la fijación de Carbono, la reforestación de zonas verdes y la reducción de la contaminación del suelo. Pueden consultarse algunos de estos proyectos en

www.vitoria-gasteiz.org/suelosdegradados

Referencia:

IPCC, 2019: Climate Change and Land: an IPCC special report on climate change, desertification, land degradation, sustainable land management, food security, and greenhouse gas fluxes in terrestrial ecosystems [P.R. Shukla, J. Skea, E. Calvo Buendia, V. Masson-Delmotte, H.-O. Pörtner, D. C. Roberts, P. Zhai, R. Slade, S. Connors, R. van Diemen, M. Ferrat, E. Haughey, S. Luz, S. Neogi, M. Pathak, J. Petzold, J. Portugal Pereira, P. Vyas, E. Huntley, K. Kissick, M. Belkacemi, J. Malley, (eds.)]. In press.

Las imágenes que se muestran se han extraído de dicho documento.

 

Resumen de la sesión: «Vacas y suelos contra el Cambio Climático»

El jueves 16 de enero David González, técnico de Sustraiak Habitat Design impartió la charla «Vacas y suelos contra el Cambio Climático» en Ataria , Vitoria-Gasteiz. El CEA Green Lab asistió a esta ponencia entre el numeroso público y por su relación con la línea de investigación de suelos dejamos un resumen de los puntos tratados más destacados:

Nuestros suelos son el reservorio de carbono más importante de nuestro planeta, debido a que los océanos se encuentran saturados de CO2 y ya no son capaces de secuestrar más carbono atmosférico.

Según el último informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) para que a finales de esta década no se produzca un incremento de la temperatura global de más de 1.5ºC, las emisiones de CO2 se deben reducir en al menos un 55%. Sin embargo, debido al modelo de producción que poseemos actualmente, para producir 2 Kcal de alimento es necesario consumir 10 Kcal de combustibles fósiles. Por ello, es necesario desarrollar una agricultura y una ganadería más sostenible que se aleje del modelo actual intensivo.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los suelos es a la pérdida de materia orgánica debido a la erosión que produce dejar el suelo al descubierto por arar en exceso (pérdida por escorrentía) y el uso de fertilizantes químicos. Se estima que se han perdido más de un 70% de las reservas de carbono en forma de fertilidad, las cuales se destruyen y se liberan a la atmósfera en forma de CO2. A su vez, esto provoca la pérdida de los microorganismos del suelo, como los hongos, encargados de fijar el nitrógeno atmosférico en formas utilizables por las plantas. Por ello, la relación agricultura-ganadería es tan importante, debido a que la ganadería cierra el ciclo fertilizando el suelo de forma natural.

El carbono que es fijado en el suelo deriva de la descomposición de la materia orgánica y se conoce con el nombre de humus, el cual tiene la función de fijar contaminantes, mantener la humedad del suelo y alimentar a la red trófica que habita en él. Se sabe que entre el 20-40% de los azúcares que genera la planta se liberan a través de las raíces y son aprovechados por los microorganismos. Dichos microorganismos van a producir minerales que serán de nuevo utilizados por la planta. Esta relación de intercambio de materias se conoce como simbiosis.

Por otro lado, la ganadería no estabulada tiene un gran valor a la hora de mantener los paisajes, como es el caso de las dehesas, fruto de la combinación de pastos, cultivos y ganado. En la gestión de pastos tiene gran importancia el metano derivado de la fermentación anaeróbica de la digestión de los rumiantes, que es liberado en la naturaleza y es aprovechado posteriormente por la microbiota metanótrofa que se encarga de recuperar el metano atmosférico y absorberlo. Es cierto  que existe un problema en el modelo industrial ganadero, ya que hay que alimentar y albergar a un gran número de vacas, sin embargo, el metano liberado a la atmósfera por estos animales, tan solo representa un 5% del total de emisiones de nuestro planeta.

Frente a los modelos industriales, la agricultura regenerativa tiene como objetivos:

  • Mantener los suelos cubiertos sin arar, para no perder materia orgánica y evitar romper los ciclos naturales de los microorganismos. Por lo tanto, se deja el suelo en reposo el máximo tiempo posible.
  • Potenciar la diversidad de plantas y alejarse de los monocultivos.
  • Partir de la premisa de que hay que dar de “comer” al suelo, no a las plantas.
  • Incorporar la ganadería en este proceso, la cual remueve y estercola el suelo en sus procesos de migración.

La agricultura regenerativa tiene en cuenta que los ecosistemas como los pastizales están adaptados a cargas muy fuertes de ganadería y a tiempos muy largos de descanso. Para ello, se realiza un pastoreo rotacional que se basa en la restauración de hectáreas a través del ganado. El ganado rota a través de parcelas previamente delimitadas, por lo que al volver el ganado a la primera parcela ésta ya se ha recuperado del impacto producido por los animales.

Por último, el diseño hidrológico de la agricultura regenerativa consiste en el uso de maquinaria que no voltea la tierra, sino que la ahueca para permitir la infiltración del agua y la aireación del suelo. Esto favorece a que haya una mayor proporción de raíces y por lo tanto una mayor concentración de materia orgánica, es decir, en agricultura regenerativa el almacenamiento hídrico aumenta al igual que la acumulación de materia orgánica.

Según estudios más recientes, para compensar las emisiones de CO2 atmosférico anuales habría que fijar un 0.4% de carbono en el suelo con todos los beneficios que ello conlleva. Y para volver a valores preindustriales de carbono atmosférico, habría que pasar 57 años llevando a cabo manejos sostenibles de agricultura. Sin embargo, dependiendo del tipo de modelo agrícola utilizado se han estimado valores de recuperación de hasta 7 años, aun así, no todos los suelos de nuestro planeta tienen la misma capacidad de absorción y estos valores tan solo son una estimación.

El fitomanejo in situ con Brassica napus y deshechos sólidos urbanos bioestabilizados es una estrategia sostenible para la restauración de suelo urbano en desuso

Un ensayo de fitogestión realizado en una zona degradada de Júndiz de 1 ha de extensión (resumen de las acciones aquí) aplicando material bioestabilizado y colza se ha mostrado como una solución viable según recoge un artículo científico publicado en la revista Urban Forestry and Urban Greening.

El trabajo, realizado en 2015, es fruto de la colaboración entre el Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz, el grupo de investigación Ekofisko de la Universidad del País Vasco y el Departamento de Recursos Naturales de Neiker. El ensayo comenzó como proyecto piloto para la restauración de una parcela municipal muy degradada mediante una enmienda orgánica (aporte de biocompost) seguido de una rotación de diferentes cultivos anuales con fines agroenergéticos (colza, habines, girasol).

De los datos recopilados el primer año tras la cosecha de la colza, se concluyeron unos resultados prometedores que recientemente han sido publicados como artículo científico en la revista Urban Forestry and Urban Greening, consultable en el siguiente enlace:
https://doi.org/10.1016/j.ufug.2019.126550

En este link se puede acceder a la versión previa (pre-proof) y libre del artículo.

 

Foto 1. Esquema gráfico conceptual

Resumen:

El declive de la producción industrial ha provocado que en la periferia de muchas ciudades Europeas existan grandes parcelas industriales en desuso, convirtiéndose en una preocupación económica, social y medioambiental. Al mismo tiempo, se sobreexplotan los suelos fértiles disponibles para producir cultivos energéticos y se acumulan residuos en vertederos municipales, acciones que obstaculizan el desarrollo de una sociedad del bienestar sostenible. En esta situación la fitogestión surge como una estrategia in situ muy valiosa para el manejo de los espacios periurbanos abandonados permitiendo la restauración de los servicios ecosistémicos fundamentales. El ensayo de campo descrito se llevó a cabo para estudiar el potencial del Material Bioestabilizado (MB) obtenido a partir de una mezcla de deshechos municipales para, por un lado, observar la producción de Brassica napus (colza) y, por otro lado, mejorar la salud/funcionamiento de los suelos periurbanos vacantes como un primer paso hacia la creación de una infraestructura verde urbana. Tres meses antes de sembrar, los suelos fueron modificados con 0, 50 y 100 t en peso fresco de MB ha-1. Se recopilaron datos sobre la fisiología y el crecimiento de B. napus en los estados fisiológicos BBCH-16-17 (57 días) y BBCH-89 (260 días). La actividad, biomasa y diversidad funcional de las comunidades microbianas del suelo fueron medidas de manera conjunta. En general, los resultados mostraron que los suelos a los que se les agregó MB fueron más productivos y funcionales que aquellos a los que no se les añadió MB. En cuanto a las plantas, el área de las hojas de B. napus aumentó significativamente en el estado BBCH-16-17, lo que se tradujo posteriormente, en el estado BBCH-89, en un mayor rendimiento. A nivel del suelo, principalmente, aumentaron aquellas actividades microbianas relacionadas con el C y el N tras la adición de MB. Esto fue clave para satisfacer los requerimientos nutricionales de las semillas bajo las condiciones de nuestro experimento. Este estudio innovador aboga por una economía circular y muestra que la combinación de la adición de MB y B. napus puede ser una solución eficaz para una restauración de los suelos periurbanos vacantes.

 

En caso de citar el artículo rogamos usen la siguiente referencia: Míguez F, Gómez-Sagasti MT, Hernández A, Artetxe U, Blanco F, Hidalgo Castañeda J, Vilela Lozano J, Garbisu C, Becerril JM, In situ phytomanagement with Brassica napus and bio-stabilised municipal solid wastes is a suitable strategy for redevelopment of vacant urban land, Urban Forestry and Urban Greening (2019). doi: https://doi.org/10.1016/j.ufug.2019.126550

 

Resumen de la Jornada: Gestión del arbolado ante el cambio climático. “Presentación de proyectos Canopée + Acclimafor y experiencias en Vitoria-Gasteiz”

Finalizada la Jornada de Arbolado y Cambio Climático celebrada el 20 de diciembre de 2019 en Ataria, se presenta a continuación un resumen. Haciendo click en el título de cada charla, puede descargarse el PDF correspondiente a cada una.

Enlaces para descarga

10:00 PROYECTOS POCTEFA: RESULTADOS DE CANOPÉE Y PERSPECTIVAS DEL NUEVO ACCLIMAFOR. Alejandro Cantero. Fundación Hazi

10:45 GESTIÓN DEL ARBOLADO FORESTAL EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE VITORIA-GASTEIZ. Ekhi Mandiola. Zona Rural, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

11:45 EL ARBOLADO DEL ANILLO VERDE: UNA ESTRATEGIA RESILIENTE. Txusto González. Anillo Verde y Biodiversidad, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

12:15 EJEMPLOS DE GESTIÓN DEL ARBOLADO URBANO ADAPTADA AL CAMBIO CLIMÁTICO. Emilio López. Oficina de Paisaje Urbano, Ayto. de Vitoria-Gasteiz

12:45 CÁLCULOS Y PROYECTOS DE FIJACIÓN DE CARBONO EN VITORIA-GASTEIZ. USO DE LA HERRAMIENTA I-TREE. Juan Vilela. Green Lab, Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz

Resumen

El pasado 20 de Diciembre, con motivo de la celebración de la Jornada «Gestión del arbolado ante el cambio climático» en Ataria (Vitoria-Gasteiz) se explicaron diferentes proyectos, estudios y casos prácticos que se están realizando a nivel municipal e internacional para dar a conocer la importancia que tienen los árboles a la hora de hacer frente a las consecuencias negativas del cada vez más creciente cambio climático.

«Proyectos POCTEFA: resultados de Canopée y perspectivas del nuevo Acclimafor»

El primer ponente fue Alejandro Cantero, de la Fundación HAZI, quien explicó el proyecto POCTEFA Canopée llevado a cabo entre el año 2016-2019 y finalizado recientemente. El objetivo principal del proyecto era garantizar los bienes y servicios que los bosques del macizo pirenaico aportan tanto a la sociedad como a los ecosistemas. Los bosques del Pirineo abarcan los territorios de España, Andorra y Francia, por lo que en las tres zonas se realizan protocolos comunes de seguimiento.

Para describir el papel de los bosques pirenaicos ante el cambio climático y alcanzar los objetivos específicos, se llevaron a cabo 3 acciones:

  • Observar los efectos del cambio climático sobre los bosques pirenaicos.
  • Diagnosticar la vulnerabilidad de los bosques pirenaicos frente al cambio climático.
  • Actuar, proponer e implementar medidas de adaptación en zonas vulnerables.

Actualmente el proyecto POCTEFA CANOPÉE ha finalizado, sin embargo, entre los años 2019-2022 se va a realizar el proyecto POCTEFA ACCLIMAFOR que dará continuidad a este trabajo.

Estos proyectos se pueden consultar en los siguientes enlaces:

  1. Canopée OPCC
  2. HAZI Poctefa Canopée
  3. HAZI Poctefa Acclimafor

«Gestión del arbolado en el término Municipal de Vitoria-Gasteiz»

A continuación, Ekhi Mandiola, de Zona Rural del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz relató cómo desde 1950 el paisaje forestal del Término Municipal de Vitoria-Gasteiz ha ido evolucionando. Actualmente, las masas forestales son más abundantes debido al abandono del uso del monte, se han concentrado las parcelas agrícolas y se ha uniformado el paisaje.

Además, por encontrarse Vitoria-Gasteiz en una región biogeográfica atlántica-eurosiberiana con influencia mediterránea, la diversidad de hábitats en el Municipio es excepcional. Sin embargo, en la estación estival, la sequía temporal se está acentuando cada vez más con el cambio climático y si no se actúa para revertir esta situación, la temperatura local puede llegar a subir más de 2ºC. Ante esta situación de sequía y temperaturas más elevadas, el monte pierde vigor, es más propenso a sufrir incendios forestales, y se ve afectado por plagas y enfermedades.

Por otro lado, el 77% del Municipio es monte público, y las pautas de gestión que se prevén para un futuro son:

  • Intervenir y evitar el decaimiento de los bosques.
  • La regeneración de los bosques por semilla natural.
  • Sustitución de las coníferas destinadas a la producción de madera.
  • Fortalecer la conexión ecológica del término municipal.

«El arbolado del Anillo Verde: Una estrategia resiliente»

De acuerdo a Txusto González, el siguiente de los ponentes y gestor del Anillo Verde, es importante tener en consideración lo heredado, lo creado y poseer una visión de la gestión del Anillo hacia su exterior. Partiendo de esta premisa, la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad se encarga del desarrollo, mantenimiento y mejora de este sistema y los elementos naturales con los que enlaza en su entorno.

Una de las misiones a la hora de intervenir sobre los espacios del Anillo Verde es procurar que sean lo más autónomos posible (sostenibles, perdurables en el tiempo, diversos, etc.). La biodiversidad es el elemento más esencial a la hora de afrontar la crisis climática actual, pues gracias a ella las posibilidades de resolver esta crisis aumentan (resiliencia).

La gestión del Anillo se realiza de acuerdo a estas dos ideas: gestión del bosque y gestión hacia el bosque. En el caso de las masas forestales heredadas, se busca que evolucionen hacia bosques maduros y diversos, generando una diversificación de ambientes. En cuanto a las masas que se quiere que sean en un futuro, se gestionan a partir de una mirada hacia la vegetación potencial.

«Ejemplos de gestión del arbolado urbano adaptada al cambio climático»

La principal función de la Unidad de Paisaje Urbano, a la que pertenece el ponente Emilio López, es la de planificar, mantener y gestionar las zonas y espacios verdes en la zona urbana de Vitoria-Gasteiz; además de mejorar el aspecto estético de la ciudad. Dentro del contexto del cambio climático, se pretende que estos espacios urbanos presenten una gran biodiversidad puesto que una mayor biodiversidad implican una mayor resiliencia de los parques frente a las consecuencias del cambio climático.

A la hora de gestionar el arbolado urbano de acuerdo a los efectos del cambio climático se tienen en consideración el control de las densidades de los árboles y la presencia especies inadecuadas (sauces y chopos), la diversidad de las especies, el número de platas xerófilas, además de favorecer árboles más compactos que sean más resistentes a climas intempestivos.

Otra de las grandes misiones de la Unidad de Paisaje Urbano es la de hacer constar el valor del arbolado urbano al público general mediante divulgación, pues se trata de un importante elemento captador de CO2 emitido en las ciudades, por lo que periódicamente se dan a conocer datos relevantes a la ciudadanía a través de publicaciones o noticias.

«Cálculos y proyectos de fijación de carbono en Vitoria-Gasteiz. Uso de la herramienta i-Tree»

En la siguiente exposición, Juan Vilela, coordinador del CEA-GreenLab, recalcó la importancia de la recuperación de suelos degradados y el potencial de la restauración de parcelas abandonadas como sumideros de carbono frente al cambio climático. Por otro lado, quiso incidir en la importancia que tiene el arbolado urbano en cuanto a los beneficios ecológicos que repercute sobre nuestra ciudad: mayor biodiversidad y riqueza ecológica, mayor disponibilidad de agua en el terreno y reducción de los niveles de CO2 del aire.

En cuanto a la promoción de sumideros de carbono, entre otras actuaciones, se ha llevado a cabo el proyecto Mendebaldea, cuyo objetivo era prolongar el Anillo Verde que rodea la ciudad en torno al polígono industrial de Júndiz. Para ello, se desarrollaron trabajos de mejora de suelos para crear un paisaje de transición urbano-rural y una regeneración ambiental con énfasis en prácticas que almacenan carbono. Entre las medidas llevadas a cabo, se acondicionó el suelo y se realizaron técnicas de fitorremediación (siembras y plantaciones) destinadas a la recuperación de zonas degradadas y fijación de CO2.

En los siguientes enlaces se pueden consultar:

  1. Proyecto Mendebaldea FASE I
  2. Proyecto Mendebaldea FASE II

En lo que respecta a los estudios realizados, mediante el software libre i-Tree se han hecho mediciones del arbolado tanto urbano como del Anillo Verde para ver su contribución a la mejora del aire. Mediante esta herramienta se han obtenido datos que constatan la importancia del arbolado urbano y del Anillo Verde tanto en la limpieza de aire como siendo sumideros de CO2.

A continuación se pueden consultar el informe relativo a los resultados obtenidos tras haber aplicado iTree a la ciudad de Vitoria-Gasteiz.

 

 

Instalación de nuevos piezómetros en el entorno del Anillo Verde

En 2018, a raíz de una colaboración con la Cátedra de Hidrogeología de la Universidad del País Vasco EHU/UPV para investigar la calidad de las aguas subterráneas en el entorno de las Graveras de Lasarte, se propuso ampliar y mejorar la red de piezómetros existentes en el ámbito para un mejor control de la “infraestructura azul” y un mayor conocimiento de su relación con la infraestructura verde (Figura 1). En ese año se construyeron dos nidos de piezómetros en dicha zona y se comenzó su seguimiento.

Figura 1. Red de piezómetros en torno a Graveras de Lasarte

El pasado diciembre, continuando con la creación de dicha red de control piezométirca , se puso en marcha la construcción de 2 nuevos nidos de piezómetros en la zona sur (Graveras de Lasarte) y en el oeste (Parque de Zabalgana) de Vitoria-Gasteiz, ampliando así la monitorización del estado de las aguas subterráneas en el entorno del Anillo Verde.

Foto: Ejecución del sondeo en Lasarte

Los nuevos nidos de piezómetros se encuentran localizados en las inmediaciones de la calle Félix González Petite, aguas abajo de las Graveras de Lasarte y en la entrada norte del Parque de Zabalgana (desde la calle Las Arenas).

Para cada una de las zonas de interés delimitadas se ha planteado la construcción de dos piezómetros (Figura 3) separados por una distancia aproximada de 1 m y abiertos a diferentes profundidades de modo que posibiliten la obtención de información de dos unidades hidrogeológicas distintas. Cada nido de piezómetros deberá constar de un piezómetro somero de unos 6-7 m de profundidad, abierto únicamente en la unidad cuaternaria, y otro de 30 m de profundidad, abierto en la unidad relativa a las margas. Los piezómetros permitirán conocer las diferencias entre las aguas de la capa relacionada con las margas (más contaminadas) y el acuífero cuaternario, además de comprobar la presencia de flujos verticales entre estos dos medios.

Figura 3: Esquema de un nido de piezómetro

La red de piezómetros en torno al Anillo Verde posibilitará analizar en detalle la relación entre este sistema verde, incluyendo los suelos potencialmente contaminados en su entorno, y la calidad y comportamiento de las aguas subterráneas.

En el caso de las Graveras de Lasarte, la información recogida por los piezómetros contribuirá a mejorar el diseño de su futura restauración (Parque Larragorri) y facilitará el posterior monitoreo de la evolución de esos suelos y el funcionamiento del sistema de aguas subterráneas de la región.

Avances en las líneas de investigación Green Lab 2019-2020

Tras la firma en mayo de 2019 de varios convenios bilaterales entre el CEA y grupos de investigación de la CAPV se acaban de presentar los informes semestrales de los trabajos desarrollados. A continuación se resumen los avances en cada línea de investigación y se incluye un enlace para acceder a un resumen más amplio con los informes completos, que también estarán disponibles para descarga en la sección “publicaciones” del blog CEA Green Lab.

Foto: muestreos de ADN ambiental en agua

 

SALUD DEL SUELO

Los suelos sanos nos proveen de múltiples servicios fundamentales en una situación de emergencia climática, como son la regulación del ciclo del agua o del carbono. Desde el Departamento de Conservación de Recursos Naturales de Neiker-Tecnalia, dirigido por el Dr. Carlos Garbisu, se investiga cómo recuperar la salud del suelo en proyectos de restauración del municipio, bien en ejecución (Júndiz) o en proyecto (Graveras de Lasarte)

Para ello se ha analizado en profundidad un ensayo de fitogestión previo concluyendo que el cultivo mixto de álamo y una variedad autóctona de alfalfa (Melilotus albus) son una buena opción de fitogestión para suelos contaminados. Por otra parte, se ha iniciado otro ensayo en laboratorio para la recuperación de suelos afectados por contaminación mixta (contaminantes orgánicos e inorgánicos) en Vitoria-Gasteiz. Además, se está trabajando con un suelo contaminado con plomo y lindano al cual se le ha añadido sustrato del cultivo de hongos (Agaricus bisporus y Pleurotus ostreatus) para estimular la degradación del lindano (micorremediación) y cultivo de plantas (fitorremediación) de Festuca rubra y Brassica sp. para estabilizar y extraer el plomo, respectivamente.

Paralelamente, se trabaja en análisis de estudios de contaminación del suelo de las Graveras de Lasarte y la eficacia de los tratamientos aplicados, para proseguir los próximos meses con el diseño y desarrollo de un ensayo de remediación biológica para esa localización.

Para mayor información consultar aquí.

 

FITORREMEDIACIÓN

La contaminación del suelo es un problema a escala mundial y una de las principales causas de su degradación. En la actualidad, se están buscando soluciones basadas en la naturaleza que puedan regenerar los suelos y que recuperen sus funciones. Es el caso de la fitorremediación: el empleo de las plantas y los microorganismos asociados a ellas para la recuperación de la calidad y salud del suelo.

El grupo Ekofisko del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad del País Vasco, dirigido por el Dr. Txema Becerril, investiga sobre la potencialidad y el empleo de plantas para la fitorremediación de suelos contaminados en el municipio de Vitoria-Gasteiz, concretamente en las Graveras de Lasarte.

En estos primeros seis meses y tras visitas técnicas al lugar, se ha generado una base de datos para todas las especies vegetales identificadas en campo. Estos datos incluyen su potencial para la extracción y estabilización de contaminantes inorgánicos (metales como Pb, Cd o As) así como para la biodegradación y biotransformación de compuestos orgánicos (hidrocarburos totales de petróleo, THPs) presentes en la zona de estudio. Esto permitirá en los siguientes meses, coordinadamente con el equipo de suelos, diseñar y delimitar in situ un ensayo experimental de fitorremediación y/o fitogestión en campo.

Para mayor información consultar aquí.

 

HIDROGEOLOGÍA

En Vitoria-Gasteiz se está trabajando en clave de adaptación al cambio climático en la regulación de los arroyos torrenciales al sur del municipio, así como sobre los flujos y calidad de las aguas subterráneas que forman parte del acuífero de cuaternario existente bajo gran parte de la ciudad y que es de vital importancia para el abastecimiento de agua.

Esta línea de investigación, convenida con el Departamento de Geodinámica (Hidrogeología) de la Universidad del País Vasco y liderada por el Dr. Iñaki Antigüedad, trabaja en un modelo hidrogeológico de la cuenca vertiente a las Graveras de Lasarte para conocer mejor su funcionamiento. Para ello se establece una red de piezómetros de control de la calidad y cantidad del agua subterránea en dicha zona. Esta información es de suma importancia para los diseños de futuras intervenciones (como el proyecto de parque Larragorri) para que sean acordes al funcionamiento hidrogeológico o incluso mitiguen los posibles impactos detectados.

En estos meses se ha trabajado en la ampliación de la red de control consolidando un una sistema de 14 piezómetros, en la recogida de información piezométrica e hidroquímica en diferentes campañas de muestreo (en coordinación con el seguimiento ambiental del vertedero de Gardelegi) y en la definición de un modelo conceptual de base que pone en relación el agua del acuífero con el agua subterránea a gran profundidad. Habiéndose detectado síntomas de contaminación, el siguiente esfuerzo se dirigirá a detectar su posible origen.

Para mayor información consultar aquí.

 

ADN AMBIENTAL

En plena crisis de biodiversidad, esta iniciativa promueve la aplicación de la herramienta ADN ambiental (eDNA) para investigar en los humedales del municipio -incluyendo  Salburua- las especies de anfibios presentes, con especial interés en la rana ágil (Rana damaltina) o el sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) en aras de su mejor gestión y conservación.

El grupo de investigación Sistemática, Biogeografía, Ecología del comportamiento y Evolución (SBEcE) de la Universidad del País Vasco, con el Dr. B.J. Gómez-Moliner como investigador responsable, está poniendo a punto la metodología y se han muestreado 41 masas de agua del municipio de Vitoria-Gasteiz. Dichas muestras se han procesado extraer su ADN y están a la espera de ser secuenciadas a través del Servicio de Genómica de la UPV. Además, se ha creado una base de datos de tejidos de referencia para 16 especies de anfibios de la península ibérica sobre la que comparar las secuencias de ADN obtenidas en las muestras ambientales analizadas.

Para mayor información consultar aquí.