ceagreenlab

Avances en la investigación sobre urbanismo y ordenación del territorio – Otoño 2017

Durante estos meses, nos hemos centrado en la evaluación minuciosa del territorio, sus agentes y las relaciones entre ellos, junto con una revisión exhaustiva de la normativa supramunicipal (Directrices de Ordenación del Territorio (DOT), Planes Territoriales Sectoriales y Ley del Suelo, entre otras) y el estudio del actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) actual, fundamentalmente el régimen de Suelo No Urbano del mismo (SNU) y otra documentación aprobada o en trámite (Estrategia Agroalimentaria, Estrategia para la Protección y Mejora de la Biodiversidad,…) con el fin de detectar deficiencias, recopilar y compatibilizar demandas de distintos grupos de interés y conseguir un encaje normativo de las necesidades del territorio sobre el planeamiento y definir propuestas (teóricas y de aplicación práctica) para mejorar la adaptabilidad de esta norma sobre el medio ambiente, social y económico.

En función de lo anterior, nuestra intención es continuar en el desarrollo de las siguientes líneas:

Vocación del uso del suelo y asociaciones de usos

El PGOU actual peca de urbanocentrista al infravalorar la potencialidad de un territorio vertebrado y el marco de acción y de límite que supone un planeamiento municipal. Contemplando el SNU como eso que no es urbano o urbanizable, y por tanto clasificando suelo en función de pocas variables -de las cuales la mayoría responden a un modelo económico y social en vías de extinción- desestima el medio edificable como carente de función o de valor, al no trasladarlo adecuadamente al régimen del suelo correspondiente.

Distintas visuales en el sector sur municipal

Mientras que la vocación agronómica sí es una rama del conocimiento desarrollada, la vocación global de un suelo no se ha aplicado correctamente dentro del planeamiento, resultando en pérdidas de oportunidad, degradación de suelo fértil, inconsistencia territorial del sistema social, ambiental y económico y comprometiendo las expectativas de futuro, con miras a la soberanía alimentaria, la diversificación de usos y, posiblemente lo menos sostenible, constriñendo la actividad dentro del mundo rural al infravalorar su capacidad.

Además, la indefinición de muchos usos y su nula correspondencia con la vocación del suelo se superponen con usos que llegan hasta al detalle, dentro de la misma categoría, generando disonancia en el sentido jurídico del régimen.

Nuestro objetivo es construir territorio.

Mediante una clasificación del SNU coherente con la realidad territorial (social-ambiental-económica), que genere resiliencia en un sistema complejo. ¿Cómo conseguirlo?

  • A través de una fase previa de diagnosis de los factores clave del territorio, de la simbiosis entre ellos, en documentos de consulta denominados Criterios de Inclusión de Condicionantes Superpuestos en el PGOU. Actualmente se encuentra completo el referente a la integración de la protección y mejora de la biodiversidad en Vitoria-Gasteiz (que a su vez enlaza con otros elementos significativos como puntos de agua, superficies y especies protegidas, y a niveles supramunicipales, la Red de Conectores de la CAPV).
  • Desarrollo de metodología de clasificación del suelo sinecológica en función del mismo y de su alrededor. Incluir los perfiles metabólicos del territorio y la posibilidad de simular escenarios de asignación de usos, y evaluar su impacto sobre el conjunto del territorio. ¿Qué cambios suponen sobre el sistema social, ambiental y económico los cambios en el uso del suelo y su clasificación? Esta metodología se pretende que sirva tanto para evitar la arbitrariedad, como para elaborar un discurso argumental sobre el territorio, y su aplicabilidad se estima necesaria dentro de la clasificación del suelo en el PGOU, los estudios previos del mismo (poblacionales, de crecimiento económico), así como para evaluar los cambios que supongan los planes parciales sobre el municipio.

La metodología se encuentra actualmente en adaptación, se trata de una síntesis ponderada de factores humanos, económicos y ambientales que inciden sobre el territorio, basados en la metdología MusiASEM (Multiscale integrated analysis of societal and ecosystem metabolism), ya aplicada para otras ciudades y regiones del mundo.

  • Esbozar rutas metabólicas de asociaciones de usos que maximicen los efectos llamada, compensen perturbaciones en el entorno inmediato y fomenten el cierre de ciclos (ecosistémicos y socioeconómicos) en el entorno municipal. En conclusión; la aplicación de la lógica ecológica y los principios de la economía circular a la asignación de usos del suelo.
  • Borrador de custodia del territorio: con el fin de fomentar la implicación de los agentes y facilitar las asociaciones de usos.

Compensación para la construcción de territorio, en el medio rural

Nuestro objetivo es facilitar usos y evitar la rururbanización.

Esta figura, que aparece en el SU para equilibrar beneficio privado con la construcción de ciudad, podría aplicarse para construir territorio comunitariamente. El objetivo es facilitar usos (por ejemplo, los agrogranaderos) en el medio rural, acorde con su naturaleza, y evitar la rururbanización (cualitativa y cuantitativa, y sociológica y paisajística) del medio rural. Cómo lo vamos a desarrollar:

  • Propuesta de régimen en el planeamiento (al estilo de las juntas de compensación en lo urbano, pero aplicado a lo rural).
  • Propuesta de acondicionamiento y refuerzo de canales vertebradores de la ecología e identidad cultural rural, como son: setos, ribazos, muros, vestigios agroganaderos, etc.
  • Propuestas de acondicionamientos concretos para ciertas infraestructuras (viales) o áreas, en las que se apliquen directrices propias a ese medio y no plagien o trasladen lo urbano al medio rural.

 Espacio periurbano

Considerado dentro de esta propuesta global como un espacio de oportunidad y síntesis de la coherencia territorial. Supone desafíos abordables de escala espacial y normativa, de asignación de usos y de elaboración de propuestas acordes a su naturaleza de permanente cambio.

Vistas del espacio periurbano gasteiztarra

Nuestro objetivo es conseguir la puesta en valor del espacio peirubano y generar una transición armónica campo-ciudad, aprovechar el margen como membrana y no como límite.

En consonancia con la dimensión de la periurbanización en el municipio, y con las DOT, la tendencia actual del planeamiento debe ser propiciar una redensificación o crecimiento hacia adentro de la ciudad, siendo el espacio periurbano una franja sujeta a intereses especulativos y a servir como puente hacia nuevas exurbanizaciones.

¿Cuál es nuestro plan de trabajo?

  • Concretar espacialmente el espacio periurbano. Definición susceptible de incluirse en la normativa de espacio periurbano.
  • Propuesta de valores de redensificación óptimos que suturen el espacio periurbano y a su vez, sean susceptibles de incluirse como condicionado en el próximo PGOU para el inicio de nuevos procesos de exurbanización.
  • Inclusión en el PGOU del espacio periurbano, evaluando y analizando las distintas posibilidades y el marco existente (categoría, condicionante y condicionado), calibrando flexibilidad con puesta en valor y coherencia con la naturaleza del espacio periurbano.
  • Identificación de usos óptimos permanentes en suelo periurbano, que no encajan en suelo urbano ni lo hacen en suelo rural (estrategia agroalimentaria). Así como propuestas concretas de usos transitorios en el espacio periurbano, que materialicen esta transición y aprendizaje entre la ciudad y el medio rural.

A medida que vayamos completando los anteriores puntos, continuaremos publicando los resultados. La documentación del PGOU actual la puedes consultar aquí. Y el avance de las DOT aquí.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *