ceagreenlab

«Ecología o catástrofe. Crisis ecosocial y alternativas» – 08.02.18 [Traficantes de Sueños, Madrid]

El espacio madrileño «Traficantes de sueños» acogió el día 8 de febrero la jornada de debate «Ecología o catástrofe. Crisis ecosocial y alternativas», basada en la presentación de los libros «El desierto que viene», de Mike Davis, y «Ecología o catástrofe. La vida de Murray Bookchin», de Janet Biehl. El debate posterior estuvo moderado por la investigadora y activista de Ecologistas en Acción Yayo Herrero, así como por «Contra el diluvio», un colectivo de trabajo sobre el cambio climático y sus consecuencias sociales.

La jornada comenzó precisamente con la presentación de este colectivo de reciente nacimiento. Sus tres ejes principales son los siguientes:

  • Tratar el tema del cambio climático alejándose del catastrofismo y del tecno-optimismo.
  • Posicionarse de manera no neutral en cuanto a la evidente relación entre cambio climático y capitalismo.
  • Conseguir que el cambio climático sea una cuestión central en los movimientos sociales.

Entre sus muchas tesis políticas, destaca el apoyo explícito a la teoría del origen antropogénico del cambio climático (principalmente ligada a las dinámicas de crecimiento ilimitado propias del capitalismo, que hace que el actual cambio climático sea más rápido que los cambios asociados a los ciclos naturales). En su opinión, la solución pasa en términos generales por la superación del capitalismo en todos sus ámbitos, a través de acciones inmediatas que reflejen la preocupación por una problemática presente y el esfuerzo colectivo y global, todo ello apoyado en una necesaria transformación profunda de las actuales formas de vida. Debido a que otra de las características del cambio climático es su extrema injusticia, el colectivo defiende de manera consensuada la importancia de las perspectivas de clase, de género y de tono internacionalista, ya que los efectos afectan y afectarán con mayor virulencia a los países que menos han contribuido a la crisis ecológica de origen humano.

En cuanto al libro «El desierto que viene», se presentaron ciertos estudios climáticos y geográficos de Kropotkin como eje de la discusión, entendidos en un contexto en el que se creía que los cambios climáticos ocurrían a escala suprahumana. Kropotkin describió un cambio climático con consecuencias más veloces, como una desertificación del interior de Asia. Si bien es cierto que sus teorías de aridificación supuestamente ocurridas en el siglo XIX no coinciden con los resultados de los análisis científicos, en la actualidad suponen un preludio de la más que previsible expansión de los desiertos hacia el norte. Además, Kropotkin y algunos de sus contemporáneos defendían que las soluciones a estas crisis debían revertir la degradación ambiental de manera colectiva, distribuyendo hacia abajo la capacidad de decisión política, desarticulando la concentración de poder político y económico y articulando formas de autonomia social y política.

Seguidamente, Yayo Herrero presentó el libro «Ecología o catástrofe», escrito por la que fue la pareja de Murray Bookchin durante muchos años, un hombre conocido, entre otros muchos logros, por ser el fundador de la ecología social y el ecoanarquismo. Bookchin (New York, 1921), que fue educado por una abuela que había sido una auténtica revolucionaria bolchevique a la que perdió muy pronto, creció en un entorno de extrema pobreza. Encontrando refugio en un Partido Comunista muy potente en los Estados Unidos de la década de 1930, sufrió un desengaño con el mismo a medida que éste se fue institucionalizando, lo que le llevó a abrazar el anarquismo. También ocurrió aquí su despertar a la dimensión ecológica, cuando pudo intuir a través de ciertos estudios agrarios que la agricultura industrial avanzaba por caminos insostenibles.

Todo ello llevó a Bookchin a teorizar sobre un movimiento que resulta especialmente relevante en la actualidad, que es el municipalismo. Basado en la eco-descentralización, que es una forma de organizar la producción ligada a espacios locales para fomentar una gestión sostenible de los recursos, el municipalismo es una vía para facilitar la toma de decisiones en una comunidad y conectar con la materialidad del territorio. Una de las grandes ventajas de este movimiento es que logra acercar el lugar donde se toman las decisiones al lugar donde éstas tienen efecto, al contrario que las actuales dinámicas propias de la deslocalización y la globalización.

Para finalizar, dentro de todas las intervenciones del público que fomentaron un extenso debate con lxs ponentes, resultó especialmente interesante una reflexión conjunta que realizaron Yayo Herrero y uno de los integrantes de Contra el Diluvio, en base a la pregunta de qué es lo que está en nuestras manos para mitigar y adaptarnos a los efectos del cambio climático. Ante la imposibilidad de dar una única respuesta correcta, se quisieron destacar ciertos aspectos positivos que se están dando en la sociedad actual, sobre todo en lo referente al interés y la concienciación por cuestiones ambientales que hace una década eran impensables. Con respecto a una pregunta acerca de si algunas posturas que tomamos son demasiado catastrofistas, Yayo Herrero quiso diferenciar el catastrofismo más propio de determinados medios de comunicación, que se relacionaría más con el sensacionalismo, de un catastrofismo más ligado a la objetividad de hechos actuales y del rigor científico de los estudios climáticos que se están llevando a cabo, que si bien presentan escenarios muy alarmantes, es muy necesario que se tengan en cuenta para poder adaptarnos debidamente, sabiendo a lo que podemos llegar a estar expuestas.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *