ceagreenlab

Presentado el avance de las Directrices de Ordenación del Territorio de la CAPV (Congreso Euskal Hiria 2017) – 27-28.11.17 [Palacio Europa]

El pasado 27 y 28 de Noviembre el Gobierno Vasco presentó en Vitoria-Gasteiz el avance de la Revisión de las Directrices de Ordenación del Territorio del País Vasco, en el marco de Euskal Hiria, el foro donde son debatidas las tendencias y propuestas para la construcción de la ciudad que queremos, siendo el lema de este año Euskadi Territorio Vivo.

Resulta de interés especial analizar los nuevos paradigmas en los que se sustentará en los próximos años la ordenación del territorio:

Recuperar la mezcla de usos y la ciudad mediterránea compacta

El actual urbanismo, basado en las teorías de ciudad de Le Corbusier, ha creado espacios monofuncionales para la vida: zonas de trabajo, zonas de residencia, zonas de consumo, (…) conectándolas mediante grandes avenidas y vías de comunicación para el movimiento en vehículo. Las tendencias de generar espacios abiertos y el espacio ocupado por las vías de comunicación ha supuesto un consumo desmesurado de suelo que se adivina fácilmente en las ampliaciones urbanas de los años 90 y 2000 (Zabalgana y Salburua son dos ejemplos locales).

zabalgana y salburua

La multifuncionalidad de espacios pretende revitalizar áreas urbanas así diseñadas, mejorando la calidad de vida de sus habitantes. La ciudad compacta es más eficiente en el uso de recursos limitados y en el consumo de energía, tan importante en escenarios de cambio climático y agotamiento de recursos.

¿Puede la sostenibilidad estar relacionada con la rurización de ciudades?

Las ciudades han sido la expresión más sofisticada de lo que entendemos por civilización. El hábitat urbano y el paisaje son siempre la expresión de la forma de gestión del territorio de la sociedad que lo ocupa (Enric Tello). Sin embargo, el aislamiento de la ciudad con respecto a su entorno, el intento de desligarnos por completo de la capacidad de carga, ha supuesto un balance territorial negativo (en forma de recursos disponibles) en favor de las expansiones urbanas descontextualizadas.

La mirada contraria, desde el exterior de la ciudad, nos muestra núcleos rurales construidos y sostenidos en el tiempo por la relación estrecha que mantienen con el territorio que les abastece. La pregunta ¿Qué cantidad de territorio necesita una ciudad para mantenerse y reproducirse? nos obliga a cuestionarnos el modelo de desarrollo de éstas y la eficiencia en el modo en el que consumimos recursos (mediante análisis de huella de carbono, hídrica o ciclo de vida,…).

Las soluciones basadas en la naturaleza, la agroecología, la integración paisajística y la bioingeniería, generalmente se basan en técnicas largamente aplicadas por las civilizaciones, que tras un periodo de inadaptación de las ciudades toman de nuevo fuerza para permitir nuestra adaptación al ecosistema de una manera sostenible.

El hábitat urbano como hábitat reciclado

Recogiendo las ideas anteriores, la intención de las DOT es comprender la finitud del territorio de la CAPV como limitante, reflexión a aplicar en todas las escalas de intervención. Hemos de incidir en la idea de perímetro urbano y coser hacia adentro de él, densificando y regenerando la ciudad como actuación preferente.

Se suprime la categoría del suelo sin vocación de uso definido.

Esta categoría es significativa del período anterior en la ordenación, en el que ciertos suelos eran catalogados así cuando no encajaban en alguna función considerada como productiva.

La transición energética en Euskadi ya es una realidad.

Dentro de las DOT  se recoge la necesidad de aumentar en el territorio la incorporación de infraestructuras destinadas a la generación de energías renovables, que han sido integradas en la clasificación de Sistemas Generales como Infraestructuras técnicas no lineales Tipo B.

En el Bloque Agua, Energía y Territorio, la consultora de energía Laura Martín Murillo presentó la necesidad, cada vez más acuciante, de tomar medidas para la descarbonización de la economía en Euskadi con el fin de dar cumplimiento a los objetivos europeos (Europa 20/20/20, Horizonte 2050 y Horizonte 2030), mitigar y adaptar la sociedad a los efectos del cambio climático.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *