ceagreenlab

Los beneficios del arbolado del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz

El CEA Green Lab elaboró un estudio en 2019 sobre los múltiples beneficios del arbolado urbano de la ciudad de Vitoria-Gasteiz empleando los datos del inventario municipal y la aplicación del software libre i-Tree. Posteriormente, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, se decidió abordar dicho análisis para el arbolado del Anillo Verde, por lo que fue necesario realizar previamente un inventario del mismo en colaboración con el centro de formación forestal I.E.S. de Murguía y planes de empleo municipales.

Obtenidos los resultados, a continuación se comentan las principales conclusiones.

i-Tree Eco

El programa i-Tree Eco es un software desarrollado por Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) que permite la utilización de datos de inventarios forestales para cuantificar la estructura forestal, los efectos medioambientales y el valor que poseen para las ciudades. Se trata, por tanto, de una aplicación ideal para estudiar la estructura, función y valor de la vegetación del Anillo Verdedel municipio de Vitoria-Gasteiz. Una vez lanzada la aplicación a partir de los datos inventariados, se emite un informe con los resultados obtenidos. Para este estudio se inventariaron los árboles incluidos en 200 parcelas aleatorias distribuidas por todo el Anillo Verde.

Características del arbolado urbano del Anillo Verde

El inventario del Anillo Verde recoge un total de 267.900 árboles, siendo las tres especies más comunes el quejigo, la encina y el arce campestre. La gran mayoría de especies encontradas en el Anillo Verde son nativas de Europa, y autóctonas de la región de Álava.

La cobertura arbórea del Anillo Verde es de más del 19%, cubriendo un total de 12,11 km2 de su superficie. La densidad de árboles que presenta es muy elevada, de hasta 431 árboles/hectárea.

Cobertura del arbolado del Anillo Verde

Los árboles del Anillo Verde proporcionan aproximadamente 12,11 km2 de área foliar. El arce campestre, el falso plátano y el tilo común son los que mayor superficie foliar presentan, a pesar de no ser las especies más abundantes. Esto supone grandes áreas de masa verde donde se puede dar intercambio de gases, como puede ser el CO2, así como una mayor superficie foliar para eliminar ciertos contaminantes.

Almacenamiento y secuestro de carbono

Es sabido que uno de los principales motivos del cambio climático es el aumento de los gases de efecto invernadero. Aunque muchos de estos gases se emiten a la atmósfera de forma natural, su aumento en concentración en los últimos años es principalmente antropogénico. El CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero que se encuentran en la atmósfera, y su gran acumulación en los últimos años es el resultado de la quema de combustibles fósiles.

Los árboles utilizan el CO2 para su crecimiento, fijando el C en sus tejidos. En este importante papel de reducción de CO2 atmosférico se denomina secuestro a la tasa de fijación anual (toneladas de C al año) y almacenamiento a la acumulación del C en el árbol a lo largo de los años (toneladas de C). El arbolado del Anillo Verde de Vitoria es capaz de secuestrar 775,7 toneladas netas de C anualmente –con la encina con mayor capacidad de secuestro-, y se estima que almacena hasta 116.00 toneladas de carbono –siendo el chopo el que mayor cantidad de carbono almacena-. El carbono almacenado en el árbol permanece ahí durante la vida del mismo, pudiendo liberarse de nuevo a la atmósfera tras su muerto, por ello su mantenimiento permitirá que siga almacenado y en función del uso que se de finalmente a la madera determinará que se libere en mayor o menor medida.

Eliminación de la contaminación del aire

Los árboles no solo ayudan a reducir el CO2 atmosférico, sino que también limpian el aire eliminando gases contaminantes y partículas perjudiciales para la salud humana, el funcionamiento de los ecosistemas y los elementos que lo albergan. En este aspecto, el Anillo Verde es capaz de eliminar anualmente un total de 9.564 toneladas de contaminación del aire, en especial la correspondiente a material particulado menor a 2,5 micras y al ozono. Compuestos como el ozono son capaces de resultar dañinos si se encuentran en el aire a altas concentraciones.

Escorrentía

La escorrentía es la consecuencia de precipitaciones intensas, que acumulan una gran cantidad de agua que el suelo no es capaz de filtrar. Esto puede tener como consecuencia la contaminación de aguas continentales y oceánicas debido al arrastre de sólidos en suspensión por parte de las aguas de escorrentía.

Las plantas son capaces de captar parte del agua precipitada, de forma que pueden reducir el escurrimiento superficial. De acuerdo al informe, los árboles y matorrales del Anillo Verde reducen la escorrentía en casi 25.700 m3 al año, lo cual pone en valor la función del Anillo Verde para evitar este tipo de fenómenos.

El valor del Anillo Verde

El Anillo Verde alberga un bosque que presenta tanto valores estructurales como valores funcionales, que pueden resultar en grandes beneficios económicos. El valor estructural se corresponde con el valor propio de la composición y la biomasa arbórea de Anillo Verde, mientras que el valor funcional hace referencia al valor de las funciones que realiza el arbolado (como pueden ser la eliminación de contaminantes, el secuestro de carbono o la reducción de escorrentía).

Aunque resulta muy complejo y arriesgado asociar valores económicos a sistemas naturales, el software iTree-ECO estima un importe para el valor estructural por la múltiples funciones del arbolado del Anillo Verde de 83,5 millones de euros. El valor como almacén de carbono es de 1,87 millones de euros, con un valor anual de fijación de carbono de la atmósfera de 140.000 €/año. Otros valores anuales que se estiman son 48.900 €/año de ahorro por escurrimiento evitado y hasta los 1,3 millones de euros por la eliminación de contaminación.

Esto evidencia que el Anillo Verde no solo posee un valor recreativo, de conservación de la biodiversidad y de mejora del paisaje, sino que también realiza funciones activas que ayudan a mejorar la calidad ambiental urbano, con grandes beneficios económicos para la ciudad.

En resumen, el arbolado del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz contribuye de forma notable a mejorar la calidad del aire mitigando los efectos del cambio climático, eliminando la contaminación del aire y secuestrando gases de efecto invernadero. Se trata pues, de un patrimonio natural cuya preservación y buen mantenimiento es sinónimo de calidad de vida para los ciudadanos y visitantes del municipio.

Enlace al informe completo.

Resumen de la Jornada: Gestión del arbolado ante el cambio climático. “Presentación de proyectos Canopée + Acclimafor y experiencias en Vitoria-Gasteiz”

Finalizada la Jornada de Arbolado y Cambio Climático celebrada el 20 de diciembre de 2019 en Ataria, se presenta a continuación un resumen. Haciendo click en el título de cada charla, puede descargarse el PDF correspondiente a cada una.

Enlaces para descarga

10:00 PROYECTOS POCTEFA: RESULTADOS DE CANOPÉE Y PERSPECTIVAS DEL NUEVO ACCLIMAFOR. Alejandro Cantero. Fundación Hazi

10:45 GESTIÓN DEL ARBOLADO FORESTAL EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE VITORIA-GASTEIZ. Ekhi Mandiola. Zona Rural, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

11:45 EL ARBOLADO DEL ANILLO VERDE: UNA ESTRATEGIA RESILIENTE. Txusto González. Anillo Verde y Biodiversidad, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

12:15 EJEMPLOS DE GESTIÓN DEL ARBOLADO URBANO ADAPTADA AL CAMBIO CLIMÁTICO. Emilio López. Oficina de Paisaje Urbano, Ayto. de Vitoria-Gasteiz

12:45 CÁLCULOS Y PROYECTOS DE FIJACIÓN DE CARBONO EN VITORIA-GASTEIZ. USO DE LA HERRAMIENTA I-TREE. Juan Vilela. Green Lab, Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz

Resumen

El pasado 20 de Diciembre, con motivo de la celebración de la Jornada «Gestión del arbolado ante el cambio climático» en Ataria (Vitoria-Gasteiz) se explicaron diferentes proyectos, estudios y casos prácticos que se están realizando a nivel municipal e internacional para dar a conocer la importancia que tienen los árboles a la hora de hacer frente a las consecuencias negativas del cada vez más creciente cambio climático.

«Proyectos POCTEFA: resultados de Canopée y perspectivas del nuevo Acclimafor»

El primer ponente fue Alejandro Cantero, de la Fundación HAZI, quien explicó el proyecto POCTEFA Canopée llevado a cabo entre el año 2016-2019 y finalizado recientemente. El objetivo principal del proyecto era garantizar los bienes y servicios que los bosques del macizo pirenaico aportan tanto a la sociedad como a los ecosistemas. Los bosques del Pirineo abarcan los territorios de España, Andorra y Francia, por lo que en las tres zonas se realizan protocolos comunes de seguimiento.

Para describir el papel de los bosques pirenaicos ante el cambio climático y alcanzar los objetivos específicos, se llevaron a cabo 3 acciones:

  • Observar los efectos del cambio climático sobre los bosques pirenaicos.
  • Diagnosticar la vulnerabilidad de los bosques pirenaicos frente al cambio climático.
  • Actuar, proponer e implementar medidas de adaptación en zonas vulnerables.

Actualmente el proyecto POCTEFA CANOPÉE ha finalizado, sin embargo, entre los años 2019-2022 se va a realizar el proyecto POCTEFA ACCLIMAFOR que dará continuidad a este trabajo.

Estos proyectos se pueden consultar en los siguientes enlaces:

  1. Canopée OPCC
  2. HAZI Poctefa Canopée
  3. HAZI Poctefa Acclimafor

«Gestión del arbolado en el término Municipal de Vitoria-Gasteiz»

A continuación, Ekhi Mandiola, de Zona Rural del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz relató cómo desde 1950 el paisaje forestal del Término Municipal de Vitoria-Gasteiz ha ido evolucionando. Actualmente, las masas forestales son más abundantes debido al abandono del uso del monte, se han concentrado las parcelas agrícolas y se ha uniformado el paisaje.

Además, por encontrarse Vitoria-Gasteiz en una región biogeográfica atlántica-eurosiberiana con influencia mediterránea, la diversidad de hábitats en el Municipio es excepcional. Sin embargo, en la estación estival, la sequía temporal se está acentuando cada vez más con el cambio climático y si no se actúa para revertir esta situación, la temperatura local puede llegar a subir más de 2ºC. Ante esta situación de sequía y temperaturas más elevadas, el monte pierde vigor, es más propenso a sufrir incendios forestales, y se ve afectado por plagas y enfermedades.

Por otro lado, el 77% del Municipio es monte público, y las pautas de gestión que se prevén para un futuro son:

  • Intervenir y evitar el decaimiento de los bosques.
  • La regeneración de los bosques por semilla natural.
  • Sustitución de las coníferas destinadas a la producción de madera.
  • Fortalecer la conexión ecológica del término municipal.

«El arbolado del Anillo Verde: Una estrategia resiliente»

De acuerdo a Txusto González, el siguiente de los ponentes y gestor del Anillo Verde, es importante tener en consideración lo heredado, lo creado y poseer una visión de la gestión del Anillo hacia su exterior. Partiendo de esta premisa, la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad se encarga del desarrollo, mantenimiento y mejora de este sistema y los elementos naturales con los que enlaza en su entorno.

Una de las misiones a la hora de intervenir sobre los espacios del Anillo Verde es procurar que sean lo más autónomos posible (sostenibles, perdurables en el tiempo, diversos, etc.). La biodiversidad es el elemento más esencial a la hora de afrontar la crisis climática actual, pues gracias a ella las posibilidades de resolver esta crisis aumentan (resiliencia).

La gestión del Anillo se realiza de acuerdo a estas dos ideas: gestión del bosque y gestión hacia el bosque. En el caso de las masas forestales heredadas, se busca que evolucionen hacia bosques maduros y diversos, generando una diversificación de ambientes. En cuanto a las masas que se quiere que sean en un futuro, se gestionan a partir de una mirada hacia la vegetación potencial.

«Ejemplos de gestión del arbolado urbano adaptada al cambio climático»

La principal función de la Unidad de Paisaje Urbano, a la que pertenece el ponente Emilio López, es la de planificar, mantener y gestionar las zonas y espacios verdes en la zona urbana de Vitoria-Gasteiz; además de mejorar el aspecto estético de la ciudad. Dentro del contexto del cambio climático, se pretende que estos espacios urbanos presenten una gran biodiversidad puesto que una mayor biodiversidad implican una mayor resiliencia de los parques frente a las consecuencias del cambio climático.

A la hora de gestionar el arbolado urbano de acuerdo a los efectos del cambio climático se tienen en consideración el control de las densidades de los árboles y la presencia especies inadecuadas (sauces y chopos), la diversidad de las especies, el número de platas xerófilas, además de favorecer árboles más compactos que sean más resistentes a climas intempestivos.

Otra de las grandes misiones de la Unidad de Paisaje Urbano es la de hacer constar el valor del arbolado urbano al público general mediante divulgación, pues se trata de un importante elemento captador de CO2 emitido en las ciudades, por lo que periódicamente se dan a conocer datos relevantes a la ciudadanía a través de publicaciones o noticias.

«Cálculos y proyectos de fijación de carbono en Vitoria-Gasteiz. Uso de la herramienta i-Tree»

En la siguiente exposición, Juan Vilela, coordinador del CEA-GreenLab, recalcó la importancia de la recuperación de suelos degradados y el potencial de la restauración de parcelas abandonadas como sumideros de carbono frente al cambio climático. Por otro lado, quiso incidir en la importancia que tiene el arbolado urbano en cuanto a los beneficios ecológicos que repercute sobre nuestra ciudad: mayor biodiversidad y riqueza ecológica, mayor disponibilidad de agua en el terreno y reducción de los niveles de CO2 del aire.

En cuanto a la promoción de sumideros de carbono, entre otras actuaciones, se ha llevado a cabo el proyecto Mendebaldea, cuyo objetivo era prolongar el Anillo Verde que rodea la ciudad en torno al polígono industrial de Júndiz. Para ello, se desarrollaron trabajos de mejora de suelos para crear un paisaje de transición urbano-rural y una regeneración ambiental con énfasis en prácticas que almacenan carbono. Entre las medidas llevadas a cabo, se acondicionó el suelo y se realizaron técnicas de fitorremediación (siembras y plantaciones) destinadas a la recuperación de zonas degradadas y fijación de CO2.

En los siguientes enlaces se pueden consultar:

  1. Proyecto Mendebaldea FASE I
  2. Proyecto Mendebaldea FASE II

En lo que respecta a los estudios realizados, mediante el software libre i-Tree se han hecho mediciones del arbolado tanto urbano como del Anillo Verde para ver su contribución a la mejora del aire. Mediante esta herramienta se han obtenido datos que constatan la importancia del arbolado urbano y del Anillo Verde tanto en la limpieza de aire como siendo sumideros de CO2.

A continuación se pueden consultar el informe relativo a los resultados obtenidos tras haber aplicado iTree a la ciudad de Vitoria-Gasteiz.