Banner principal (agosto 2012)
Categorías: Notas de prensa  —  Komunikazio Zerbitzua / Servicio de Comunicación  —  18 noviembre 2015 19:36

El colectivo de mujeres sobrevivientes lleva trabajando con varios servicios municipales propuestas para mejorar la intervención pública

El Palacio de Montehemoso ha sido escenario esta tarde para la presentación de la asociación “Bizirik”, integrada por mujeres sobrevivientes, mujeres que en su día fueron víctimas de la violencia machista, pero que ya no lo son y que quieren dar apoyo a mujeres que están siendo o han sido víctimas de la violencia machista. A través de este acto la Asociación Bizirik se presenta por primera vez a la sociedad para acercar sus propuestas de trabajo y generar cauces de comunicación.

“Desde hace ya unos años el Ayuntamiento tiene el propósito de fomentar el empoderamiento y autonomía de las mujeres que están siendo o han sido víctimas de la violencia machista de forma que, desde su experiencia, reflexión y propuesta, puedan señalarnos los procesos de mejora necesarios en la intervención municipal con ellas. Mujeres que han dicho “no puedo ser la mujer de tu vida, porque ya soy la mujer de la mía”, porque de la violencia se puede salir, aunque muchas veces el camino es largo, nada fácil y duro”, ha recordado la concejala de Igualdad, Jaione Aguirre, durante la presentación de la nueva asociación.

Con ese objetivo, y teniendo conocimiento de que a algunas mujeres atendidas de forma independiente les gustaría formar parte de una asociación desde la que poder acompañar a otras mujeres en el proceso de salida de la violencia y poder aportar en el proceso de mejora de la intervención, se activaron hace un año una serie de reuniones. En total, 22 sesiones compartidas en las que tanto el equipo impulsor formado por Maitena Monroy (fisioterapeuta y especialista en violencia contra las mujeres) y por personal del Servicio de Policía Local y de Igualdad, han aprendido y compartido mucho unas con otras.

Su logo, una mariposa lila, como lo definieron ellas en su día, es el símbolo de una metáfora. Una mariposa que lleva tiempo con las alas “pegadas”, atrapadas, lleva tiempo sin poder salir de esa atadura, y por fin, saca fuerzas y rompe, despega sus alas para volar, para ser libre, para vivir.

“No existe un perfil concreto entre las mujeres que han sufrido o sufren violencia, podemos ser cualquiera de nosotras. Mujeres de todo tipo, mujeres que trabajan, en paro, jóvenes y no tan jóvenes, con hijos e hijas y también sin descendencia”, ha indicado la concejala de Igualdad, Jaione Aguirre, que ha defendido que “es posible otra vida sin violencia, hay que romper con el/los maltratadotes. Todas las personas, y en este caso concreto todas las mujeres, tenemos derecho a una vida sin violencia. Quien te maltrata no te quiere, porque detrás de la idea del amor en que nos hemos educado, ese amor romántico, pueden esconderse desigualdad y estrategias de control que propician relaciones desiguales, no satisfactorias y en ocasiones, situaciones de violencia”.

Share