Banner principal (agosto 2012)

El CEA acometerá la recuperación de suelos contaminados del municipio con una ayuda del programa Europeo Interreg SUDOE que asciende a 104.461 euros

El Centro de Estudios Ambientales (CEA) del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz acometerá proyectos de recuperación de suelos contaminados en el municipio gracias a una ayuda europea que asciende a 104.461 euros en el caso gasteiztarra. “Se trata de una importante inyección económica que permitirá al Ayuntamiento seguir trabajando en materia de investigación y desarrollo. Una de las labores del CEA debe ser la de seguir convirtiéndose en esa agencia de innovación e investigación en materias punteras. Además, debe continuar aprovechando su trabajo de las dos últimas décadas y su capacidad de internacionalización para buscar financiación externa de la que se pueda aprovechar Vitoria-Gasteiz. Como en este caso, al obtener esta subvención europea”, ha celebrado el presidente del CEA, Iñaki Prusilla. “La colaboración con otros centros tecnológicos, como Neiker y la Universidad y los demás socios que participan en este proyecto, también vuelve a demostrarse como muy interesante”.

La capital alavesa es una de las 10 entidades que conforman el consorcio del proyecto PhytoSUDOE (“Demostración de la mejora en la biodiversidad edáfica, funcionalidad y servicios ecosistémicos en terrenos contaminados y degradados mediante fitogestión dentro de la región Interreg sudoe”) que ha resultado beneficiario de una ayuda de la convocatoria europea Interreg SUDOE 2016-2018.

Los fondos europeos asignados al proyecto  alcanzan en total los 947.910,39 € y cubren aproximadamente el 75% del montante total del mismo. De estos fondos el CEA recibe una cantidad sustancial (104.461,13 €) para acometer las tareas que le corresponden: la preparación, gestión de plantaciones y toma de muestras en parcelas degradadas de propiedad municipal en el polígono industrial de Júndiz. Se trata de parcelas originalmente planificadas como zonas verdes pero que se encuentran en estado degradado, entre los pueblos de Aríñez y Lermanda. El Centro de Estudios Ambientales también asume el liderazgo del Grupo de Trabajo de Comunicación del proyecto. El consorcio está liderado por el Instituto de Investigaciones Agrobiológicas del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas (IIAG-CSIC) y además del CEA incluye otros 8 centros de investigación además de 7 socios asociados de Francia, España y Portugal.

El objetivo general de PhytoSUDOE es la gestión de espacios degradados y su restauración a través de técnicas novedosas de fito-remediación («fitogestión») que promueven la biodiversidad, mejoran la funcionalidad integral de los ecosistemas y permiten el uso sostenible de los recursos. Mediante las actuaciones previstas en una red de 11 emplazamientos contaminados/degradados (que incluyen áreas de la red Natura 2000 y que en el caso de Vitoria-Gasteiz corresponden a dos parcelas del polígono industrial de Jundiz) el proyecto demostrará el potencial de las fitotecnologías para la restauración ecológica.

Dentro de las acciones de formación previstas en el proyecto el CEA y la UPV/EHU organizarán la próxima semana (14 y 15 de Julio) el curso de verano titulado “Nuevas tendencias en restauración de suelos degradados: tecnosuelos y fitorremediación” que se celebrará en la Casa de la Dehesa de Olárizu. El curso se celebrará anualmente hasta la finalización del proyecto en Octubre de 2018

 

Mejora ambiental

En el consejo del CEA celebrado esta mañana en el Consistorio también se ha abordado el proyecto Mendebaldea, que plantea una mejora ambiental de la zona oeste de la ciudad, en el encuentro de los núcleos rurales de Lermanda, Margarita y Aríñez con el polígono industrial de Júndiz y la Autovía del Norte A-1. En el entorno de la autovía existen varias parcelas públicas en estado de abandono que trasladan una imagen degradada del municipio (por la A-1 circulan entre 30.000 y 50.000 vehículos al día) pero por otro lado ofrecen oportunidades para mejorar la infraestructura verde y el paisaje de la ciudad.

La “Fase I: entorno de Lermanda” que se aborda desde el CEA se centra en la restauración del entorno de este núcleo rural, proponiendo una serie de actuaciones de carácter multifuncional que atiende a varias necesidades:

– Barrera de tierras y vegetación para mitigar el impacto visual y sónico de la A-1.
– Plantación de cultivos energéticos, agrícolas (colza para biocombustible) o forestales (plantaciones para biomasa), que potencien el uso de energías renovables.
– Paso a agricultura ecológica en parcelas aptas para la agricultura
– Recuperación de la vegetación natural en los ríos, arroyos y acequias del ámbito
– Construcción de sendas peatonales y agrícolas que enlacen con las vías verdes municipales

Las actuaciones se acompañarán de un seguimiento que evalúe la mejora de la calidad el suelo y el almacenamiento de carbono en paralelo al avance del proyecto. El proyecto está financiado por el Gobierno Vasco con una dotación de hasta 80.000 euros (para cubrir el 50% de los gastos de ejecución sin IVA) mediante la convocatoria de subvenciones a Ayuntamientos que realicen acciones que promuevan el desarrollo sostenible, en la línea Cambio Climático y Atmósfera.

 

 

Share