Banner principal (agosto 2012)
Categorías: Declaración de grupos políticos  —  Komunikazio Zerbitzua / Servicio de Comunicación  —  31 enero 2019 12:16

El pasado fin de semana falleció el ex preso gasteiztarra Oier Gómez Mielgo, tras años de enfermedad. En el año 2012, estando en prisión, se le diagnosticó un linfoma de Hodking que evolucionó en una enfermedad grave e incurable.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en una moción aprobada en primavera del 2017, acordó solicitar a las autoridades francesas competentes tener en cuenta su situación como persona presa grave que sufría una enfermedad grave e incurable. En abril de 2017 el Tribunal de París suspendió su condena y, desde entonces, fue tratado en Lapurdi hasta sus últimos días.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz traslada su solidaridad y arrope a los familiares y allegadas y allegados de Oier Gómez.

Las y los presos gravemente enfermos deben recibir el tratamiento y cuidados necesarios. Como cualquier otra persona, tienen derecho a poder afrontar la enfermedad en las mejores condiciones posibles para poder superarla. Negar a la persona presa el derecho a la excarcelación hasta el momento en que la enfermedad es incurable equivale a la pena de muerte. A Oier se le negó la posibilidad de recibir el tratamiento y cuidados necesarios, y su estancia en prisión le imposibilitó recibir a tiempo un cuidado y asistencia adecuados, con el apoyo y la cercanía de familiares y amigos y asistido por médicos de confianza.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz trabajará activamente para que casos como el de Oier Gómez no se repitan. Hoy en día son 21 las presos y presas vascos que siguen en prisión en condiciones similares a las que padeció Oier Gómez antes de su puesta en libertad. El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz insta a las autoridades judiciales a que analicen estas situaciones y adopten las medidas oportunas, entre ellas su excarcelación, para evitar su deterioro físico o psíquico.

 

 

Share