Banner principal (agosto 2012)

Arrancan los trabajos de mantenimiento del arbolado del Paseo de la Senda

El Servicio de Paisaje Urbano del Ayuntamiento ha iniciado hoy los trabajos de mantenimiento del arbolado del Paseo de la Senda. Se trata de un conjunto de árboles compuesto por 62 plátanos de aproximadamente 140 años de edad, con perímetros medios de 250 centímetros y alturas superiores a los 30 metros. El del Paseo de la Senda es un conjunto de gran valor histórico, cultural y paisajístico y que el Ayuntamiento quiere mantener, garantizando siempre las condiciones de seguridad para la ciudadanía.

 

La presencia de hongos y cavidades, así como alguna caída de rama derivada por los fuertes vientos, motivó al Departamento de Movilidad y Espacio Público a realizar varios estudios con personal experto. Se hicieron inspecciones visuales, resistografías, tomografías para detectar pudriciones… Y, finalmente, un diagnóstico completo, junto a una propuesta para cada ejemplar.

El diagnóstico concluyó que el conjunto se compone de árboles maduros con un estado fisiológico y sanitario aceptable, aunque existen pudriciones en copa y tronco originadas por un hongo (inonotus hispidus). El estudio también preisaba que 39 árboles están afectados por estas ‘dolencias’. Las mediciones, en cualquier caso, indicaron las estructuras cuentan con madera suficiente para aportar la resistencia necesaria para mantener la estabilidad. Con lo que no es necesario eliminar ninguna unidad.

 

El informe proponía tres tipos de actuaciones: control anual y mantenimiento (en 39 ejemplares), reducción de copa (en 10) y acortar/eliminar ramas (en 13). Estos trabajos de podas han arrancado esta misma mañana. El objetivo de estas labores, unido a la retirada de ramas secas, es garantizar la seguridad y evitar roturas en épocas de fuertes vientos. Las podas serán menos drásticas de lo propuesto inicialmente, con el objetivo de minimizar el daño al árbol.

 

 

“La arboleda de la Senda, con sus 140 años aproximadamente (1880), es un autentico monumento natural de la categoría de las grandes avenidas arboladas de Versalles. Esta impresionante avenida destaca por el esmerado mantenimiento a los que son sometidos los ejemplares, donde se mima cada labor que se les realiza. Tras el detallado estudio de evaluación del estado de la alineación realizado, toca ahora emprender las labores propuestas para su correcto mantenimiento”, explican desde el Servicio de Paisaje Urbano del Departamento de Movilidad y Espacio Público. “Nunca antes se ha actuado en las partes altas de las copas”, añaden.

 

“El gran valor de estos ejemplares recae en que se han desarrollado de forma natural, en ausencia de intervenciones anteriores excepto la retirada anual de ramas muertas por parte de la plantilla de Paisaje Urbano para reducir el riesgo, por lo que han desarrollado la arquitectura natural que les corresponde. Ya que la forma tridimensional de los árboles puede ser compleja pero nunca es aleatoria. Cada árbol tiene su propio programa específico de crecimiento, controlado por los genes. Es lo que se conoce como modelos arquitecturales. Además su forma final puede sufrir modificaciones por sus condiciones externas como en nuestro caso, que al ser una alineación con marcos de plantaciones muy estrechos han condicionado en gran medida”.

 

Las actuaciones propuestas han sido analizadas y contrastadas por profesionales altamente cualificados. El personal que realiza estas labores cuenta con certificados europeos que garantizan la profesionalidad y el conocimiento en el cuidado de estos ejemplares como son: ETT (European tree technician) y ETW (European tree worker). “Los trabajos son en general ligeros y están influenciados en gran medida por una enfermedad producida por un hongo llamado Inonotus hispidus que sin ser excesivamente peligroso debemos adaptarnos a sus características de desarrollo interviniendo sobre el arbolado cuando menos riesgo de propagación del mismo tenemos. Es de destacar también, que en el pliego de condiciones se les obliga a cumplir una serie de condiciones técnicas de seguridad en los trabajos muy meticulosos, por ejemplo entre otros que desinfecten las herramientas en cada intervención para evitar el gran temido cáncer del plátano (Ceratocystis platani) que podría hacer peligrar la arboleda y se tramite por las herramientas de trabajo”, resumen desde el Servicio.

Share

El Ayuntamiento cerrará al paso zonas con árboles con riesgo de caída en caso de tormenta y analizará con tomografías y pruebas de resistógrafo el estado de salud de los árboles de La Senda

Además, todos puestos de artesanía de las fiestas de La Blanca se trasladarán este año por criterio de seguridad a la calle Carmelo Bernaola, donde ya se situaban habitualmente algunos de ellos.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha iniciado ya los trabajos de reducción del volumen de las copas de varios árboles en mal estado en el Parque de La Florida. Esta actuación de urgencia se realizó como consecuencia del riesgo de roturas detectado por personal técnico municipal ante las posibles tormentas previstas para estos días. Esta mañana, los Grupos políticos del Consistorio han mantenido una reunión en la que se ha informado sobre esta cuestión, de cara a estudiar, analizar y determinar de forma consensuada las siguientes acciones a realizar en el ámbito del arbolado urbano. Esta tarde, el tema se tratará en el Elkargune de Medio Ambiente en los mismos términos.

El Ayuntamiento, además, cuenta con un prediagnóstico de reciente elaboración confeccionado por un experto arborista. Dicho informe indica que existe un importante número de ejemplares en declive y con posible riesgo de caída en algunos puntos de Vitoria-Gasteiz como el Parque de la Florida, el Paseo de la Senda, el Parque de El Prado y el Paseo de la Universidad. En concreto, de los 113 árboles analizados, el informe recomienda eliminar al menos 66.

No obstante, antes de proceder a cualquier tala, el Ayuntamiento quiere contar con más información con el objetivo de preservar los árboles el máximo tiempo posible. De hecho, en primera instancia se están acometiendo las actuaciones catalogadas de ‘muy urgentes’ en este estudio, como es el caso del inicio de las podas de los árboles de mayor riesgo en La Florida. Después, se actuará en el resto de las zonas señaladas anteriormente con el objetivo de disminuir ese riesgo en situaciones de vientos fuertes. En una primera fase se retirarán ramas secas y se realizarán labores de reducción de las copas. Al mismo tiempo, se ha establecido un protocolo junto a la Policía Local y los Bomberos para cerrar el acceso a las zonas afectadas en  caso de tormentas, con el objetivo de que no exista riesgo para las personas en caso de desprendimientos o caídas. Por los mismos criterios de seguridad, este año todos los puestos de artesanía de las fiestas de La Blanca se trasladarán de La Senda a la calle Carmelo Bernaola, donde ya se situaban habitualmente algunos de ellos. En la reunión con los Grupos políticos, así como en el Elkargune, se pretende realizar un diagnóstico compartido sobre la situación y desarrollar una estrategia común de cara a que cualquier actuación en el arbolado urbano cuente con consenso.

De cara a tener todavía más información sobre los árboles en mal estado detectados en el informe, el Departamento de Medio Ambiente y Espacio Público encargará de forma inmediata un nuevo estudio en profundidad de todos los árboles de La Senda que analice su estado de salud de forma individualizada, mediante tomografías y pruebas de resistógrafo. El objetivo es conocer la peligrosidad de los mismos antes determinar las acciones a realizar. Teniendo en cuenta, sobre todo, que se trata de árboles muy significativos y arraigados en el imaginario colectivo de la ciudad. Contratar este análisis cuenta con un presupuesto de licitación de 16.500 euros.

El Departamento de Medio Ambiente y Espacio Público quiere recalcar que todas las decisiones tomadas son fruto de un profundo proceso de análisis técnico razonado. Hay que tener en cuenta que el arbolado tiene una esperanza de vida finita, que se trata de seres con un ciclo de vida largo, pero limitado y que en la ciudad existen aproximadamente 112.000 árboles y se renuevan 1.000 al año por muerte, ruina grave o riesgo de caída del árbol. El ciclo vital de los ejemplares, unido al entorno urbano en el que se encuentran, conlleva envejecimiento y ruina estructural progresiva de la copa, el tronco y su anclaje. Los embates del viento, los desperfectos derivados del trato humano, y en muchos casos, la contracción de hongos de pudrición, aceleran el deterioro de los mismos.

Share