Banner principal (agosto 2012)

(actualización con audio) El alcalde defiende la extensión del tranvía al Sur y el progreso de la ciudad a pesar de los intentos de la oposición de frenarlo

  • Anuncia que no solicitará una consulta ciudadana sobre la ampliación hasta la Universidad, que ya está en marcha
  • Gorka Urtaran señala que “la ciudadanía puede estar tranquila porque seguiré defendiendo el interés general, tanto al evitar perjuicios económicos para el Ayuntamiento como al avanzar en la movilidad sostenible”

 Audio Gorka Urtaran

El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, ha reiterado hoy su apuesta por el progreso de la ciudad y, en concreto, por la ampliación del tranvía al Sur, y a todos los barrios en que sea posible, pese  a los intentos de la oposición por evitarlo. En esa línea, ha anunciado que no convocará una consulta ciudadana sobre la ampliación, como solicitaron los grupos de la oposición el pasado 23 de octubre.

Los servicios jurídicos municipales han recibido un auto, que no sentencia, del titular del Juzgado de lo contencioso-administrativo nº 1 de Vitoria-Gasteiz en el que se deniega la medida cautelar de suspensión del acuerdo plenario que aprobó la realización de una consulta. Este acuerdo fue recurrido por los concejales del Gobierno municipal, teniendo en cuenta el informe de la Asesoría jurídica municipal de 20 de octubre de 2017 que concluye que “la consulta propuesta no se ajusta a lo establecido en los artículos 5 y 13 del Reglamento Orgánico de Consultas Ciudadanas al tratarse de una cuestión que no versa sobre asuntos de competencia municipal propia.

Según la legislación vigente, la realización de una consulta ciudadana debe reunir tres requisitos: acuerdo plenario por mayoría absoluta, autorización del Gobierno del Estado y  decisión del alcalde al respecto. A juicio del Gobierno municipal, no es de recibo que después de elaborarse el estudio informativo de la ampliación del tranvía al Sur, redactarse el proyecto constructivo e incluso adjudicarse la obra a una empresa, algunos grupos políticos planteasen realizar una consulta. Su hipotética paralización comportaría indemnizaciones que deberían pagar todos los vitorianos y vitorianas. 

“Desde mi responsabilidad como alcalde, no debo ni voy a impulsar una consulta sobre la ampliación del tranvía al Sur ya que se trata de una obra que en octubre ya estaba adjudicada y, a día de hoy, empezada y con las máquinas a pleno funcionamiento. En caso de que el resultado de la consulta fuera contrario y hubiera que paralizar la adjudicación de los trabajos, los daños económicos para la ciudad serían gravosos y muy elevados”, ha señalado el alcalde. 

A juicio del Gabinete Urtaran, la hipotética consulta resulta extemporánea. “El sentido común nos dice que es ilógico e irresponsable plantear a la ciudadanía que opine sobre una obra que ya se está ejecutando. A pesar de los intentos de la oposición de boicotear proyectos estratégicos, Vitoria-Gasteiz no se va a parar. Prefiero recibir fuertes críticas de la oposición a que la ciudad se pare y pierda oportunidades de gran calado que le permitan seguir progresando. La ciudadanía puede estar tranquila porque seguiré defendiendo el interés general, tanto evitando perjuicios económicos para el Ayuntamiento como avanzando en la movilidad sostenible. Seguiré defendiendo las extensiones del tranvía al Sur, a Salburua y a Zabalgana a pesar de las trabas que a toda costa quiere poner la oposición.”

El equipo de gobierno municipal es absolutamente favorable al tranvía por ser un modo de transporte de alta capacidad, moderno y sostenible, muy bien valorado por las personas usuarias. “La ampliación del tranvía al Sur ha concitado durante años el apoyo mayoritario de los grupos políticos municipales. El problema está en que ahora el PP ha cambiado de opinión, simplemente porque está en la oposición y en una clave electoral que solo pasa por poner palos en las ruedas a este Gobierno y, por extensión, a toda la ciudad; y Bildu, que en este caso ha demostrado actuar con un complejo inusitado y sin capacidad de liderazgo, siguiendo la estela de Podemos. Ambos están pervirtiendo la participación ciudadana por intereses meramente partidistas”. 

Los grupos políticos podrían haber planteado la consulta en todo el periodo anterior. Ha habido tres momentos clave en los que no hicieron ninguna propuesta en ese sentido: p primero en la definición del proyecto; después, tras la presentación del estudio informativo y durante el correspondiente proceso de alegaciones; y, por último, en la modificación del Plan General.

Lo que el Gobierno municipal tiene claro es que no va a renunciar a la obra de ampliación del tranvía, cuya inversión es sufragada en más del 80% por el Gobierno Vasco y la Diputación. Además, los déficits de explotación los asumirá el Ejecutivo autónomo y no el Ayuntamiento. 

El alcalde se ha mostrado favorable a la participación ciudadana como un elemento para construir ciudad entre todos, no para frenar ni paralizar. “La defensa de la participación ciudadana por parte del Gobierno formado el PNV y el Partido Socialista está fuera de toda duda. Así se demuestra en los importantes pasos que en ese sentido hemos dado y seguiremos dando esta legislatura, pero siempre en clave positiva y pensando en el avance de Vitoria-Gasteiz, no como un instrumento que solo genera parálisis y elevados costes económicos”, ha concluido.

 

Share