Banner principal (agosto 2012)

Los centros de acogida adaptan espacios y servicios para los usuarios que van a cumplir con el Ramadán

El departamento de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia ha adaptado espacios y servicios en sus centros de acogida para que las personas usuarias que profesan la religión musulmana puedan cumplir con los preceptos del Ramadán que comienza mañana y se prolongará durante un mes.

Esta celebración cobra especial relevancia al coincidir con el estado de alarma y la necesaria aplicación de las medidas de restricción de la movilidad y seguridad sanitaria. Para hacerlos compatibles, en todos los centros de acogida municipales se ha procedido a:

  • Reorganizar espacios comunes para garantizar las distancias de seguridad.
  • Planificar el suministro y aprovisionamiento de alimentos adecuados al culto musulman.
  • Planificar horarios que permitan el ayuno, la oración, el descanso y la ingesta de alimentos entre la puesta del sol y el amanecer.
  • Dotar de materiales para la conservación de alimentos en formatos unipersonales; preservando las medidas de higiene y prevención de contagios, su desecho, así como la limpieza de superficies.

Todas estas medidas se aplicarán en los centros Aterpe, Casa Abierta y Arquillos, así como en el albergue municipal (CMAS). En cuanto al centro de acogida habilitado en el frontón de Lakua, las 15 personas usuarias que han mostrado su voluntad de cumplir con el Ramadán se trasladan hoy al gimnasio del antiguo colegio Pío Baroja, que de esta manera reabre sus puertas.

En todos estos recursos se insistirá en la práctica del lavado e higiene de manos, en la indicación de no compartir superficies ni materiales y en el cumplimiento de las distancias de seguridad. Así mismo, habrá una persona representante de los usuarios musulmanes que actuará de interlocutor con los responsables municipales por si surgen cuestiones que se deben revisar o cambiar.

Según las consultas realizadas por el personal técnico que atiende los centros de acogida, 52 de las 142 personas usuarias cumplirán con el Ramadán. A lo largo de los 30 próximos días, estas personas verán respetado su derecho al culto aunque, como era obligatorio hasta ahora, deberán cumplir las medidas de prevención y control encaminadas a evitar la infección y propiciar una buena convivencia con el resto de personas con las compartan los espacios residenciales.

 

Share