Banner principal (agosto 2012)

El alcalde anuncia que se han superado las inseguridades jurídicas que había sobre Aldaialde y espera que sea el “paso definitivo” para que se liciten las obras

 

Declaraciones alcalde Gorka Urtaran

DOSSIER EVOLUCIÓN PROYECTO CEIP ALDAIALDE (1)

El alcalde Gorka Urtaran ha anunciado hoy el desbloqueo de la última complicación jurídica surgida en el expediente para la construcción del colegio Aldaialde. En fechas recientes, el consejero de Educación había confirmado la existencia de un nuevo obstáculo en el proyecto, pero hoy el alcalde ha confirmado que se ha encontrado la solución técnica. 

Espero y deseo que sea el paso definitivo para poder ver la licitación de las obras. Hemos recibido un proyecto y hemos dado la licencia y creemos sinceramente que el expediente puede seguir adelante”, ha expresado Gorka Urtaran que se ha comprometido a seguir “trabajando y no parar hasta que veamos que Aldaialde es una realidad”.  

 “Este proyecto ha tenido muchos problemas y es cierto que está tardando demasiado. Comprendo el estado de ánimo, el cabreo y la desconfianza de padres y madres”, ha trasladado el alcalde a las y los representantes de la comunidad educativa presentes en comisión, a quienes les ha asegurado que “hemos llevado toda la tramitación con un principio: buscar soluciones, desde la sinceridad. A cada problema surgido, hemos propuesto una solución”.

Gorka Urtaran ha ido explicando las distintas fases del proyecto, desde que en marzo de 2015 la anterior corporación seleccionara la parcela donde se quiere construir el colegio, tarea que no fue sencilla por la falta de parcelas en aquella zona con los requerimientos necesarios para el proyecto.

El alcalde ha recordado además cómo el siguiente problema que surgió en este expediente fue en el año 2016, al detectarse que la parcela estaba condicionada por un uso residencial. No se podía intervenir, por lo que el Gabinete Urtaran inició la modificación urbanística necesaria para solucionar ese condicionante.  Y se solucionó.

El siguiente obstáculo surgió cuando se detectó que el proyecto presentado al Ayuntamiento en 2018 invadía la traza ferroviaria de ADIF. En la primavera de 2019, ante ese problema había dos escenarios posibles, ha recordado el alcalde: o ADIF daba permiso para “pisar” la traza, cuestión que se solicitó y que ADIF rechazó, o se buscaba una alternativa. Para ello el Ayuntamiento planteó la licencia condicionada. Un nuevo problema, una nueva solución. En octubre de 2019 el Ayuntamiento concedió la licencia “convencidos de que habíamos dado con la tecla adecuada. El gobierno reconfiguró el proyecto y dimos la licencia ajustándonos solo al edificio”.

Recientemente, Gobierno vasco detectó posibles inseguridades jurídicas para sacar a licitación ese proyecto ya que la línea de servidumbre que figura en el proyecto redactado por Gobierno vasco y tomada del Estudio Informativo del ferrocarril no coincide, por poco más de 3 metros, con la distancia permitida por el planeamiento urbano de Vitoria-Gasteiz. Nuevo problema y nueva solución. El Gobierno ha adecuado el proyecto a ese condicionante y ya ha recibido la nueva licencia.

 

 

 

Dossier (pdf)

Share