Banner principal (agosto 2012)

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz cumplió todos los requisitos de estabilidad presupuestaria en 2020

Audio Iñaki Gurtubai

El Interventor General del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha presentado ante la Comisión de Hacienda el informe de estabilidad presupuestaria y el informe anual de control interno relativos al ejercicio 2020, dos documentos que fiscalizan la gestión económica municipal a lo largo del pasado año. La principal conclusión del balance conocido esta mañana es que en 2020 el Ayuntamiento cumplió las normas de estabilidad presupuestaria, la regla de gasto, el nivel de deuda viva y el periodo medio de pago a proveedores.

“En el año más extraordinario que ha tocado gestionar, este Ayuntamiento ha cumplido todas las normas recomendables para una buena gestión económica. Es un mérito de su buena estructura administrativa y funcionarial. Hemos cumplido todas estas normas porque es bueno para el Ayuntamiento y porque hemos tenido un equipo de profesionales que ha trabajado muy seriamente en un año muy complicado”, ha señalado el concejal de Hacienda, Iñaki Gurtubai.

El máximo responsable de la gestión económica del Gabinete Urtaran ha remarcado que, pese a no existir obligación legal de cumplir las normas fiscalizadas por el Interventor, “un Ayuntamiento como el de Vitoria-Gasteiz necesita una gestión económica seria y responsable, y no puede permitirse el lujo de incumplir unas normas que son necesarias para la estabilidad de la institución”, afirma Gurtubai.

En lo tocante a la regla de gasto, que el Ayuntamiento rebasó en 2019 (un año especialmente inversor), en 2020 se ha saldado con el cumplimiento de sus parámetros. El periodo medio de pago a proveedores fue el año pasado de 20,71 días, mejorando sensiblemente los 23,45 días de 2019 y muy por debajo de los 30 días exigidos por la normativa. “Todas aquellas empresas con las que el Ayuntamiento contrata obras y servicios cobran en un plazo eficiente y eso es bueno para el conjunto de la sociedad”, ha remarcado el concejal de Hacienda.

El límite de deuda viva (no puede superar un porcentaje de los ingresos no financieros ni de los ingresos corrientes liquidados) también se cumplió, cifrándose a finales del año pasado en 83,7 millones de euros para el Ayuntamiento (106,2 si se tienen en cuenta también las sociedades municipales).

Por último el Interventor General constata que, finalizado 2020, el Ayuntamiento contaba con una capacidad de financiación en el ejercicio liquidado de un 1,61% respecto a los ingresos no financieros, por lo que presenta estabilidad presupuestaria. El año pasado esta magnitud alcanzaba el 2,83%.

Como compromiso derivado de las recomendaciones emitidas por el Interventor, el concejal de Hacienda ha planteado, entre otros aspectos, realizar mejoras en la contratación para que la factura electrónica se convierta en el procedimiento común de las empresas proveedoras.

Share