Banner principal (agosto 2012)

(actualizada con audio) Terminan las obras del entorno del Memorial y Los Arquillos, una intervención fruto de la colaboración interinstitucional  

Audio Gorka Urtaran

Las obras de mejora del entorno del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y Los Arquillos están terminadas desde el pasado mes de diciembre. Esta misma mañana, las instituciones impulsoras del proyecto han visitado la zona, que se ha reformado para reordenar y mejorar el espacio público, garantizar la accesibilidad, renovar las instalaciones y, en definitiva, revitalizar todo el entorno.

Los trabajos que se han desarrollado durante más de un año han tenido una inversión de 2,1 millones de euros, de los que 1,7 han sido financiados por el Ministerio del Interior y el resto por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. En la visita han participado el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran y la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea.

Además, a la cita ha acudido la diputada de Cultura y Deportes de la Diputación Foral de Álava, Ana del Val, ya que su departamento ha invertido 84.055 euros en labores de musealización de los restos arqueológicos descubiertos en la zona y que también se han puesto en valor. En el acto también han participado representantes de la empresa adjudicataria, Opacua S.A., junto a personal técnico municipal.

“Esta intervención supone una mejora para Vitoria-Gasteiz en diferentes ámbitos como la accesibilidad, la modernización de las calles, la recuperación de nuestro patrimonio… Y la hemos hecho posible gracias a la colaboración y al buen entendimiento entre las diferentes instituciones. Durante este año, además, vamos a iniciar los trabajos para acometer la segunda fase de las obras, que nos permitirá generar una nueva plaza y un novedoso aparcabicis cubierto», ha explicado el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran.

“Estos trabajos de mejora y reforma son un magnífico ejemplo de colaboración y cooperación entre administraciones en beneficio de los ciudadanos. Además son el mejor punto de partida para la próxima inauguración de la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, que está llamado a convertirse en un referente internacional en el ámbito de la cultura de la paz y que contribuirá a seguir impulsando la actividad de Vitoria-Gazteiz como polo de atracción social y cultural”, ha explicado la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea.

Para la diputada foral, Ana del Val “en una nueva muestra de la importancia que tiene la colaboración interinstitucional, desde la Diputación Foral hemos realizado una serie de trabajos arqueológicos, de restauración y cuidado arquitectónico, porque estamos comprometidos con la conservación de nuestro patrimonio”. “Pero además, con esta labor que ha sabido dar respuesta a la demanda de una parte de la ciudadanía sensible con la memoria histórica –ha insistido-, se repara de alguna manera un agravio histórico que existía en la memoria de alaveses y alavesas”

La reforma

Los trabajos realizados han permitido reordenar el espacio público en un total de cinco calles cambiando el actual pavimento (envejecido y deteriorado en muchos puntos), renovando instalaciones y servicios como los de alumbrado y saneamiento, ganando espacio para el uso peatonal y mejorando la accesibilidad al Casco Medieval mediante un nuevo ascensor y unas escaleras mecánicas.

El proyecto ideado por el Departamento de Movilidad y Espacio Público ha conllevado la eliminación del tráfico que anteriormente discurría junto a Los Arquillos. Este espacio ha quedado ahora completamente peatonalizado, realzándose el conjunto monumental obra del arquitecto Justo Antonio de Olaguíbel y creándose allí un espacio de terrazas para la hostelería. Como alternativa para el tráfico se ha generado un nuevo vial rodado entre la subdelegación del Gobierno y el Centro Memorial, por la calle Estatuto de Gernika.

La calle San Francisco también ha sido objeto de una importante intervención, con la modificación total del trazado de calzada existente y la eliminación de los aparcamientos en todo este tramo. La acera sur se ha ampliado y en la acera norte, debido a su elevada pendiente trasversal, se ha creado una terraza longitudinal de anchura variable con gradas laterales. Los buzones de la recogida neumática también se han modernizado. Se ha modificado el trazado de la red de recogida neumática y se han soterrado los contenedores de vidrio, cartón y envases, que hasta ahora estaban en superficie generando impacto visual. En toda la zona, además, se ha plantado nuevo arbolado y se ha instalado dos bancos corridos.

Otro gran cambio ha afectado a la calle Estatuto de Gernika donde, además del nuevo vial rodado, se han incorporado dos elementos de mejora en la accesibilidad al Casco Medieval. Por un lado, un ascensor panorámico de alta capacidad que permite salvar los 5,45 m. de desnivel existentes. Por otro, junto al ascensor se han ubicado también unas escaleras mecánicas con tramos diferenciados de subida y bajada, cada uno de un metro de ancho y con una capacidad de transporte de 6.000 personas a la hora.

En el caso de la calle Mateo de Moraza también se ha alargado la calzada hasta conectar con el nuevo vial. Esta prolongación es fundamental de cara a acometer la segunda fase de la reforma, que incorporará la creación de una plaza entre Correos y el Memorial.

El cambio de trazado del vial que descendía por la Cuesta de San Vicente ha permitido liberar el tráfico de la calle Olaguíbel, entre Lehendakari Agirre y Estatuto de Gernika. En este espacio se ejecutará la futura plaza. Y bajo esa plaza, el aparcamiento subterráneo de bicis. Hasta entonces, en la calle Olaguíbel se ha instalado un gran número de aparcabicis.

La renovación también es visible en el parterre central que forma el triángulo entre el Centro Memorial, la cuesta de San Francisco y la calle Estatuto de Gernika. De la misma forma, la movilidad ciclista  se ha visto mejorada, gracias a los nuevos carriles para bicicleta en la calle Estatuto de Gernika (ancho de 1,10 metros) y la prolongación de Mateo de Moraza junto al Centro Memorial (ancho de 1,40 metros). De este modo, la continuidad del bidegorri proveniente de la calle Olaguíbel queda sensiblemente mejorada. También se ha ejecutado un carril-bici en la calle San Francisco, de 1,5 de anchura.

Segunda fase, este año

Habiendo terminado la intervención, el Ayuntamiento ya trabaja para lanzar a contratación la segunda fase de la reforma de esta zona, que tendrá un presupuesto de 2,2 millones de euros (de los que 800.000 también estarán financiados por el Gobierno del Estado). Este proyecto incluye la creación de una nueva plaza entre Correos y el Memorial (un espacio diáfano, renovado, amable con el peatón, con zona verde, que se denominará ‘Plaza de la Memoria’) y un aparcabicis cubierto de más de medio millar de plazas.

Restos arqueológicos

Durante el transcurso de las obras aparecieron restos arqueológicos correspondientes al antiguo Convento de San Francisco y a diversas estructuras arquitectónicas y sepulturas anteriores incluso a él, lo que exigió una excavación arqueológica de todos los restos que iban a verse afectados por las obras. Además y a la vista del interés histórico que presentaban algunas de las estructuras descubiertas, se consideró necesario iniciar acciones para proceder a garantizar su conservación in situ, de tal forma que pudieran convertirse en testimonio visible del pasado medieval de la ciudad. El Ayuntamiento y la Diputación acordaron colaborar para la puesta en valor de todo el entorno, generando un espacio atractivo y de divulgación.

Los servicios forales de Museos y Arqueología, Patrimonio Histórico Arquitectónico y de Restauración, dependientes del departamento de Cultura y Deporte de la Diputación Foral, asumieron la ejecución directa de parte de los trabajos de investigación, documentación y conservación de las ruinas del Convento de San Francisco, realizando una inversión por sus actuaciones, de 84.055,78 euros. El resto de la financiación necesaria ha corrido a cargo del contrato principal de la obra.

Los restos conservados de forma genérica, corresponden a las ruinas de lo que fue la zona de entrada principal al Convento de San Francisco. Aunque su origen se remonta al siglo XIII, los restos aparecidos parecen corresponder al pórtico de acceso a la iglesia que se construyó en el siglo XVI y que en el siglo XIX sufrió ligeras modificaciones cuando el edificio se desamortizó y fue convertido en cuartel.

Los elementos constructivos más relevantes son las bases de dos grandes pilares que enmarcaban la fachada y de un fragmento de pavimento de encachado que constituía el suelo original del pórtico. El pavimento, de aproximadamente 17 metros cuadrados, se trata de un fragmento, realizado con canto rodado y material cerámico con formas geométricas y flores de seis pétalos.

Además, por el resto de la plaza, se ha recreado en el suelo, con un pavimento diferenciado (más oscuro), el trazado de los muros descubiertos en la excavación y que corresponden a otros elementos del edificio conservados a una cota mucho más baja, sólo a nivel de cimentación.

En la cartelería colocada se explican los resultados obtenidos en la excavación arqueológica realizada (destacando especialmente los enterramientos aparecidos que corresponden a una cronología también medieval, pero previa a la construcción del convento, y las ruinas de las estructuras del propio edificio), así como los principales avatares históricos del edificio, desde sus orígenes hasta su demolición en 1930.

Share