Banner principal (agosto 2012)

El Ayuntamiento adapta las Ordenanzas Fiscales al lenguaje inclusivo

Esta acción se suma a los pasos dados como la inclusión de la perspectiva de género en el planeamiento urbano, los dos últimos proyectos presupuestarios, los tribunales de selección y otras normativas municipales

 

La Junta de Gobierno ha aprobado hoy adaptar las Ordenanzas Fiscales municipales  reguladoras de los impuestos, tasas y precios públicos municipales al lenguaje inclusivo. Así, a lo largo del 2021 se ha realizado un proceso de reflexión y de adaptación del lenguaje que ha dado como resultado una normativa municipal que visibiliza a las mujeres y que refleja la realidad social actual.

Esta acción se suma a los pasos dados por el Gobierno Urtaran como la inclusión de la perspectiva de género en el planeamiento urbano, en los dos últimos proyectos presupuestarios, en los tribunales de selección y otras normativas municipales.

Estos pasos se enmarcan en la legislación vigente y además en la “Instrucción para un uso no sexista del lenguaje, imágenes inclusivas, enfoque de género en estadísticas y estudios del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz del año 2020” que recoge la importancia del uso no sexista del lenguaje y el compromiso del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en el avance hacia la igualdad. Con ello, se pretende responder a la demanda social que existe, además de asumir el compromiso de aplicar la normativa que obliga a este respecto, tanto en el marco europeo, como estatal, así como el correspondiente a la CAPV.

“A través del lenguaje nombramos y representamos la realidad en la que vivimos. A medida que la sociedad va cambiando, también lo hace el lenguaje. De la misma manera, los cambios en la lengua inciden en la concepción que tenemos de la realidad. La lengua no sólo refleja la realidad sino que también la construye. Por ello, las relaciones de desigualdad que se dan entre los sexos en nuestra sociedad se muestran en el uso que hacemos del lenguaje. Incluir y visibilizar explícitamente a mujeres y hombres supone nombrarles por igual, darles el mismo protagonismo, el mismo tratamiento y reconocer y valorar de igual manera sus aportaciones en todos los ámbitos de la sociedad. Un uso del lenguaje que no nombra a las mujeres las invisibiliza y excluye de la sociedad”, ha valorado el acalde Gorka Urtaran.

Share