Banner principal (agosto 2012)
Categorías: Notas de prensa  —  Etiquetas: , , , ,   —  Komunikazio Zerbitzua / Servicio de Comunicación  —  11 febrero 2019 13:37

La Coordinadora de ONGD de Euskadi y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz celebran con un mural en Ariznabarra el 30 aniversario de su compromiso con la Cooperación al Desarrollo.

 

El alcalde Gorka Urtaran, la presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi, Sofía Marroquín y el ex alcalde José Angel Cuerda, además de diversos representantes políticos, institucionales y del tejido asociativo de la ciudad han inaugurado el nuevo mural que recuerda en el Polideportivo de Ariznabarra el compromiso de la ciudad de Vitoria-Gasteiz con la cooperación al desarrollo, ciudad pionera en esta iniciativa. Y es que en 2018 cumplieron 30 años tanto la Coordinadora de ONGD de Euskadi como la cooperación del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, que en 1988 aprobó por primera vez destinar el 0,7% de su presupuesto a la cooperación al desarrollo.

El mural para celebrar ese doble aniversario ha sido realizado por el colectivo Fill in Culture.

A través de muchos programas y proyectos, esos 30 años han dejado huella, tanto en las personas y comunidades que han mejorado sus condiciones de vida y sus capacidades, en la defensa de los Derechos Humanos y en el espíritu solidario de la sociedad vasca. “El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz sigue concibiendo como una prolongación de sus políticas de solidaridad en la ciudad y considera que su cometido en cooperación sigue siendo el que definía el alcalde José Ángel Cuerda: fomentar una cultura de la solidaridad, destinar recursos económicos a la cooperación y movilizar capacidades de la propia institución y del municipio en proyectos y programas de cooperación. En 30 años tanto instituciones como ONGD nos hemos esforzado en mejorar nuestra manera de trabajar en cooperación. El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz hemos considerado importante pasar de proyectos puntuales a proyectos de continuidad, recurrir a la evaluación como medio de aprendizaje,  lograr una implicación real de personas  y  colectivos   de la ciudad en los proyectos y colaborar con instituciones locales del sur, ya sea en el marco de Euskal Fondoa, ya sea en una relación directa. Y también nos sentimos satisfechos de la implicación técnica de departamentos  municipales   en   la   cooperación   desarrollada,   especialmente   en   el   caso   de AMVISA en materia de agua, así como de los programas de educación al desarrollo llevados a cabo con otros servicios municipales”, ha destacado el alcalde. 

Por su parte, Sofía Marroquín, presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi, que agrupa a 79 ONG vascas que trabajan en cooperación internacional –31 de ellas con presencia en Araba– ha manifestado: “Esta ciudad ha sido desde entonces uno de los mejores ejemplos de cómo desde lo local, con compromiso y visión política de largo alcance, se puede contribuir a generar cambios en nuestra sociedad; y al mismo tiempo apoyar iniciativas para la defensa de los derechos humanos y el desarrollo sostenible en otras realidades no tan próximas de África, América Latina o Asia, por ejemplo, en situaciones de gran vulnerabilidad”.

La presidenta ha añadido también que “vivimos en mundo interconectado en el que los actos y decisiones que llevamos a cabo en un lugar tienen efecto directo a miles de kilómetros de distancia. Un mundo global en el que todavía hoy millones de personas no pueden disfrutar de una vida digna. Un mundo que nos interpela continuamente para no dejar a nadie atrás. Un mundo en el que hoy más que nunca necesitamos personas e iniciativas como las que han hecho posible estos treinta años de cooperación vasca. Por todo esto, siguen siendo hoy necesarias unas políticas de cooperación comprometidas, solidarias y coherentes”, ha señalado. Estos 30 años de solidaridad vasca son una muestra de que con voluntad de colaboración y consenso entre instituciones, ONG de desarrollo y sociedad se puede estar a la cabeza en el Estado en cooperación. “Gracias a las organizaciones, a la ciudadanía y a las instituciones por vuestro compromiso con la cooperación y con los derechos humanos de todas las personas”, ha finalizado Marroquín.

 

 

Cooperación vasca, más que euros

La cooperación vasca tiene su propia seña de identidad y goza de una gran consideración en el Estado por lo pronto que nació y su evolución, por la cantidad de recursos destinados, y por el tipo de intervenciones, su calidad e impacto. Es un referente en la promoción de la equidad de género y ha huido del asistencialismo, apostando por una cooperación basada en los derechos humanos, y siempre desde el desinterés y la gratuidad, no como simple transferencia económica. Actúa a largo plazo, fruto del trabajo entre Euskadi y los países empobrecidos para eliminar los obstáculos que impiden el desarrollo humano sostenible. La pobreza y las desigualdades no surgen de manera espontánea, existen causas que hay que denunciar y a las que desde la cooperación se trata de hacer frente. Pero además, sensibiliza a la ciudadanía vasca para incrementar su conciencia crítica y contribuir a lograr cambios globales transformando nuestro entorno más cercano.

La cooperación es más que euros y presupuestos porque contribuye a garantizar derechos fundamentales (educación, salud, equidad entre mujeres y hombres, acceso al agua y saneamiento, lucha contra el hambre…) de miles de personas en situación de pobreza y desigualdades en los países empobrecidos. Pero también a transformar nuestro entorno más cercano para poder contrinuir a lograr cambios a escala mayor.

Share