Banner principal (agosto 2012)

Vitoria-Gasteiz, de la mano de Osakidetza y Bioaraba, acogerá un proyecto pionero a nivel mundial para el desarrollo de una aplicación que ayude a mejorar la calidad del sueño

  • Supondrá dos años de trabajo, de los que doce meses se dedicarán a estudiar la eficiencia del sueño en un grupo de 202 personas, emitiendo recomendaciones personalizadas para mejorar su calidad

El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, y la directora científica del Instituto de Investigación Sanitaria Bioaraba, María Ángeles García Fidalgo, han suscrito el convenio de colaboración para el desarrollo del proyecto de investigación Sleep Smart City Vitoria-Gasteiz, por el que la capital de Euskadi acogerá un ensayo pionero a nivel mundial para el desarrollo de un asistente virtual que ayude a mejorar la calidad del sueño. El acto, que ha contado también con la participación del jefe de la Unidad Funcional de Sueño de la OSI Araba e investigador del IIS Bioaraba, Carlos Egea, supone el punto de partida de un trabajo que se desarrollará a lo largo de dos años y que contempla, entre otros aspectos, la realización de un estudio sobre una muestra de 202 personas que será monitorizada durante un año.

“Con este proyecto, Vitoria-Gasteiz vuelve a situarse a la cabeza de las ciudades saludables, innovando en un campo fundamental de las políticas de salud urbana como el de la calidad del sueño de la ciudadanía. Y esto es posible gracias al conocimiento, el liderazgo y la dedicación de las y los profesionales de Bioaraba, uno de los institutos de investigación e innovación de Osakidetza. El proyecto conjunto que ahora iniciamos nos va a permitir dar un paso muy importante en el diseño de una herramienta de valor en la mejora de nuestra calidad de vida y nuestra ciudad estará asociada a ese avance”, ha subrayado Gorka Urtaran, destacando la colaboración que hoy se inicia como una de las acciones integradas en el Vitoria-Gasteiz Green Deal.

María Ángeles García Fidalgo, por su parte, ha señalado que “las soluciones a los grandes retos sociales deben venir de la mano de la investigación y de la innovación, contando con la participación de la sociedad como elemento guía. El modelo de aproximación ciencia-sociedad nunca ha tenido tanto sentido como este año. El proyecto Sleep Smart City es un ejemplo de colaboración entre la comunidad investigadora, el sector empresarial y la ciudadanía y lo podemos poner en marcha gracias al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz”.

El estudio previsto se realizará sobre voluntarias y voluntarios de la plantilla municipal. Se pretende seleccionar dos grupos de trabajo diferentes, cada uno de 101 personas, para lo que previamente se informará de las características de la investigación a realizar. Las dos muestras, compuestas de mujeres y hombres entre 18 y 65 años, no deberán presentar patologías de sueño diagnosticadas o tratadas previamente.

Posteriormente, se suministrará a las personas voluntarias un nuevo modelo de pulsera de actividad que recogerá datos de movimiento durante el sueño, tiempo total durante el que se duerme o permanece en vigilia y eficiencia del sueño. Serán datos que se sumen a otros relacionados con gasto energético, frecuencia cardiaca y actividad diaria, para lo que la pulsera, sincronizada con una app móvil de nueva creación, tendrá que portarse las 24 horas del día.

De manera semanal se llevará a cabo la recogida de datos de actividad de la pulsera en las dos muestras de trabajo. A uno de los grupos, tras un análisis basal de los datos recogidos, se le transmitirán recomendaciones personalizadas, generadas por personal médico, para mejorar la calidad del sueño. Al otro grupo no se le generarán estas recomendaciones.

La recogida de datos y el envío de recomendaciones se prolongarán durante un año. Luego se procederá a una medición final y el análisis comparativo de los resultados obtenidos, dando forma al estudio definitivo. Con todo ello, el objetivo principal es desarrollar un asistente de sueño virtual que oferte recomendaciones individualizadas que permitan aumentar el tiempo total de sueño y su eficiencia.

La recogida y procesado de datos respetará en todo momento la privacidad de toda la información que se genere. Existirá, a su vez, la posibilidad de contactar con el equipo médico por parte de las personas integradas en el grupo que reciba pautas para la mejora de su sueño, de manera que puedan aclarar las dudas que puedan generarse al respecto.

“Si el proyecto alcanza los objetivos previstos, podría aplicarse su uso a la población en general, como una herramienta de valor en la práctica de la telemedicina y un recurso que permitiría abordar los problemas de sueño de la ciudadanía desde una perspectiva más amplia que la conocida hasta ahora”, destaca Carlos Egea.

Así mismo, Bioaraba colaborará en los programas de sensibilización y formación a la ciudadanía que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz organice en relación al fomento de una vida saludable y la adquisición de hábitos y comportamientos que mejoren la calidad de vida a través de la mejora en la calidad del sueño.

La deficiencia de sueño nocturno está considerada como un problema de salud pública a nivel mundial. Según los datos de la Encuesta de Salud de la CAPV, el porcentaje de población alavesa que duerme menos de 7 horas (tiempo mínimo de sueño recomendado) alcanza cifras del 23,2 % de hombres y 29,5 % de mujeres (datos de 2018), con una tendencia al aumento de este problema.

Una mala calidad del sueño tiene un papel determinante en el rendimiento cognitivo y la productividad en el trabajo. Igualmente, el riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria, hipertensión arterial, obesidad, diabetes tipo 2 e incluso mortalidad, sube hasta en un 10 % en el caso de personas con insuficiencia de sueño.

Share