bannerviajerofinla

Parque de Cabárceno

Hacía tiempo que mi familia y yo queríamos ir al Parque de Cabárceno y aprovechando esta Semana Santa fuimos a conocerlo, salimos de Vitoria y en una hora y tres cuartos de hora nos plantamos allí. El parque es inmenso es tan grande que impresiona, de hecho es necesario el coche para recorrerlo.

Los primeros animales que vimos fueron los leones marinos, después de contemplarlos nos desplazamos a ver los gorilas que se podían ver a través de unos cristales, volvimos a coger el coche para ir a ver a los hipopótamos que no los pudimos ver porque estaban sumergidos en un lago, después vimos la gran cantidad de osos pardos que hay en el parque, al lado de ellos estaban las avestruces y las jirafas.

Aunque no se puede dar de comer a los animales, mi padre intentó darle pan a una avestruz y le mordió un dedo. Me gustó mucho el espectáculo de las aves rapaces, con sus técnicas de vuelo,  me hice algunas fotos con una de las águilas.

Acabado el espectáculo aprovechamos para comer en un restaurante del parque, después seguimos con la visita y vimos los monos papiones seguidamente los leones que estaban tumbados echando la siesta, después vimos los linces que también estaban cansados a continuación vimos las cebras, los bisontes, los jabalíes. De seguido vimos las hienas, los lobos y los guepardos.

Resulta increíble todas las especies de animales que hay en el parque y el gran espacio de terreno que hay para cada una de ellas, se puede decir que cada especie de animal tiene su propio hábitat en el parque, no les falta de nada.

Seguimos con el recorrido y vimos watusis que es una vaca africana con grandes cuernos, y los camellos que estaban al lado. Aquí aprovechamos a parar un rato porque ya estábamos cansados, después de un poco fuimos a ver los dromedarios, y los rinocerontes que vistos de cerca parecen tanquetas, después de estos animales fuimos a ver los búfalos de agua y los elefantes los cuales había muchos, aproveche para hacerme unas fotos con ellos de  fondo.

Ya era la hora de cerrar el parque por lo que nos salimos fuera, también hay una demostración del comportamiento de los leones marinos, y no queriamos marcharnos sin ver la exposición de reptiles que hay, donde estaban recogidas las especies más peligrosas y venenosas de serpientes.

Mi recomendación es que si se tiene oportunidad, hay que ir a ver este parque por la gran cantidad de animales que hay, y así se convertirá en un viaje inolvidable para toda la familia, además con lo que se paga de entrada se contribuye al mantenimiento y la conservación del Parque de Cabárceno.

Ángel Municio (14 años)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *