bannerviajerofinla

Viaje al paraíso

Hace unos tres años que emprendí este viaje que tantísimo me gusto y quisiera compartirlo con vosotr@s. Mi destino elegido fue la Rivera Maya en Méjico.

Mi pareja y yo quisimos hacer este viaje por cambiar un poco los típicos viajes que solíamos hacer en el extranjero que eran más bien culturales.

Bueno, pues todo empezó con una recomendación a través de unos amigos para coger el viaje desde una página Web, en concreto dominicantours, que salía mucho más barato que cogerlo desde agencias de viajes.

Después de unas 9 horitas de vuelo ¡Cancún!

Un vez en el hotel, y recorriendo por el complejo, podías ver cantidad de animalitos sueltos rondando por ahí, como iguanas, aves, roedores…A mí que me gustan tanto los animales ya empezaba a emocionarme.

El primer día, lo primero que hicimos, fue ir a ver la playa que tanto habíamos visto en las típicas revistas o fotos de Internet. Así que fuimos, y nos quedamos totalmente impresionados… agua totalmente cristalina, arena blanca, palmeritas…

Para un primer día no estuvo nada mal llevarte esa buenísima impresión y de lo que nos esperaba.

Al día siguiente, fuimos al pueblo y miramos varios stands para coger excursiones. Regateando un poquito se puede sacar muy buenas ofertas, lo cual recomiendo coger las excursiones una vez estando allí. En nuestro caso, contratamos un pack donde incluía El templo Kukulkan, la visita a un pueblo mejicano llamado Valladolid y la visita al cenote Ik kil.

En mi caso lo que más me impresionó fue el cenote. Son como unas cuevas con la parte superior semiabierta o abierta y con un estanque de agua natural con pececitos. ¡Como no, chapuzón obligatorio!

En los días restantes visitamos la pirámide de Cobá… (Aquí te permiten subir a la pirámide y ver unas impresionantes vistas de la selva a tu alrededor. Además no vas a encontrar a muchos turistas.), las ruinas de una ciudad amurallada maya en Tulum junto al mar y un cenote que no era apenas turístico llamado Cenote Azul donde pudimos estar solos.

Para desplazarnos e ir a lo sitios, optamos por coger las vans, un medio de transporte súper asequible, aún más que las taxis, son unas furgonetas que suelen llevar a un máximo de 14 pasajeros por menos de un euro y que nos llevan a donde queramos dentro del recorrido de la carretera federal.

Por último, Nos hablaron también de la playa Akumal, donde podías nadar con tortugas, así que no dudamos y fuimos allí. Nos pusimos nuestro equipo de snorkel y nos adentramos al mar. Al cabo de cinco minutillos nadando, pudimos ver unas tortugas gigantes, realmente impresionante, fue una pasada verlas.

En definitiva, creo que es un viaje que merece sin duda la pena ir, sobre todo si os gustan los animales, la naturaleza y la historia, puedes encontrar de todo.

Gasteiztarra 27 (27 años)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *