bannerviajerofinla

Descubriendo Marruecos

El verano pasado, después de pasar unos días disfrutando de las fiestas de Gasteiz, cuatro amigas cogimos un avión con destino Tanger. Pasamos allí todo el día y nos fuimos a dormir a Assilah, un pueblo pesquero a pocos kilómetros de donde nos encontrábamos.

De allí nos fuimos a Chefchaouen, también conocido como la ciudad azul por el color de las fachadas de sus casas. Es una ciudad pequeña pero con muchísimo encanto.

Chefchaouen y sus casas azules

Con muchas ganas de seguir explorando este país nos dirigimos a Fez.

De un lugar a otro nos movíamos en transporte público, sobre todo en autobús que salen muy rentables, aunque alguna vez por falta de tiempo o de plazas tuvimos que coger taxis que aunque están un poco viejos funcionan muy bien y son baratos.

Foto de la medina de Fez con dos mezquitas al fondo

Rabat fue nuestra cuarta parada. Es la ciudad que menos nos ha gustado de todo Marruecos. Es el único sitio que no recomendaría, está muy poco cuidada y en comparación con otras ciudades, no ofrece tantas cosas que visitar.

Marrakech es uno de mis sitios favoritos de Marruecos, a veces llega a ser un poco cargante por la cantidad de gente que hay y por la insistencia de los comerciantes para que compres de todo. Es una ciudad que de noche se transforma, sobre todo su plaza principal conocida como Jemaa el-fna. Allí puedes encontrar espectáculos, un montón de sitios que ofrecen comida y todo tipo de artículos, monos, serpientes,… (Si quieres hacer fotos a los animales te pedirán dinero por ello)

Desde allí fuimos con una excursión al desierto que duró tres días. De camino íbamos haciendo distintas paradas, una de ellas en las Gargantas de Dades y Todra. Lugares naturales muy bonitos que muestras el Atlas en su mayor esplendor.

También nos detuvimos en Ouarzazate, pueblo conocido por haber sido escenario de muchas películas.

Tras unas cuantas horas de autobús, nos adentramos en el desierto de Merzouga, un lugar mágico. Fuimos en camello hasta unas Jaimas donde pasamos la noche. Con esta excursión terminó nuestro viaje.

Paseo en camello por el desierto del Sahara

Fue una experiencia increíble, Marruecos nos encantó.

Es un destino muy económico, puedes encontrar sin problemas albergues a 5 euros y de buena calidad.

Es un país con unos paisajes y unos contrastes que merecen la pena ser vistos de primera mano.

Tamara Barrio (22 años)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *