bannerviajerofinla

600km de aventura improvisada. Bulgaria y Macedonia

Ahí estaba yo, comiendo helado en la furgoneta de aquel ¿hippie? En realidad era un tío con el pelo lleno de rastas que me había recogido en una gasolinera, porque decía que se le había estropeado la radio de su furgoneta que era como la del Equipo A, pero pintada con colores verde, amarillo y rojo y bastante más destartalada. Decía que tenía que conducir todo el día, y que sin radio el viaje se le iba a hacer eterno, la verdad es que si no hubiese llevado 1 hora esperando a 40ºC al sol en aquella estación de servicio a las afueras Burgas, me habría pensado dos veces lo de subirme a aquella furgoneta.

Yo venía de las “vacaciones” de mi viaje, llevaba trotando por los Balcanes unas 3-4 semanas y había parado en Burgas, en una ciudad del Mar Negro en Bulgaria a descansar unos días. Me despedí para siempre de mi amigo Chris (con el que había estado 8 días de viaje) y había salido a la carretera a hacer autoestop, ahora quería ir a las montañas, a Plovdiv y alrededores.

Me bajé de la furgoneta en Plovdiv y el curioso tipo siguió su camino con su furgoneta. Llegué al albergue, ducha, lavar ropa, vuelta por la ciudad y al volver me senté en una mesa con los otros huéspedes. 5 minutos después tenía plan para el día siguiente, un chico de Finlandia, estaba por allí porque le gustaba buscar bases militares abandonadas y había visto algo que podía ser una desde Google Earth al sur de Plovdiv en una montaña, así que allí que nos íbamos juntos.

Madrugar, desayunar, y cogimos un autobús a las afueras. 15 minutos y un amable señor nos recogió de la carretera. Le dijimos al hombre que queríamos ir a Sitovo. Bueno, pues el señor en cuestión pasó de todo, paramos en un tienda y nos compró pan, fuimos a ver la casa que se estaba construyendo y a pasear a su perro, nos llevo a un desfiladero oculto con unas vistas alucinantes (uno de esos Sitios que sólo la gente de pueblo mayor conoce) y por último nos llevó a su casa del pueblo, nos presentó a su mujer y nos hizo una invitación a comer con su familia. Aceptamos una cerveza y rechazamos amablemente la invitación a comer, así que nos acercó a un cruce cerca de Sitovo, pero nos dijo que no sería nada fácil encontrar vehículos ahí. Fue marcharse él, y apareció un monovolumen con un padre y sus dos hijos, ¡de Nueva York! Iban a Sitovo. Era un pueblo enano, que era difícil encontrarlo hasta en Google, de ahí nuestra cara de incredulidad. Ese día no conseguimos llegar a la base, se nos hizo muy tarde e iba a ser complicado volver desde aquel pueblo, porque no pasó ni un coche en horas. Así que nos enganchamos al primer camión que pasó y fuimos de vuelta a Plovdiv.

En el albergue, charlando en la cena, comenté a ver en qué dirección tenía que salir con el cartelito de Sofia para hacer dedo, y unos americanos que iban allí al día siguiente en coche se ofrecieron a llevarme. Pero antes de salir de camino a Sofia íbamos a pasar por el Museo de la Aviación de Plovdiv.

Salir del museo, dirección Sofia.

Ya estaba cenando en Sofia y me llega en mensaje al móvil. ¡Chris! “Salí a la carretera, y después de dos horas no me recogió nadie, así que he cogido un autobús y acabo de llegar a Sofia, ¿dónde estás?” recogí todo y salí a buscarle, Chris era mi amigo de Texas con el que había estado los últimos días en Rumanía y los días de la playa en Bulgaria, era profesor de inglés en Kiev. Salimos a tomar algo y después cada uno se fue a su albergue.

Al día siguiente dimos vueltas por Sofia toda la mañana, y ya habíamos hecho otra vez cada uno los planes por separado, él se iba poco a poco hasta Albania, y mi plan era llegar en dos días a Belgrado, un grupo de música de Vitoria tocaba allí, y mi intención era aparecer en el concierto.

En albergue conocí un grupillo de gente y salí con ellos a cenar, llamé a Chris para que viniera y despedirnos ya del todo. Total que se lió la noche y volvimos bastante tarde, una de las chicas tenía su autobús a Skoje a la mañana, a eso de las 7. Pues a las 8 cuando me desperté yo, ella seguía dormida en su cama. Desayuné tranquilamente, metí todo en la mochila y cuando ya me iba, se despertó. –¡Te has dormido! Le dije. Ella quería llegar a Bosnia y tampoco tenía demasiado tiempo, así que como yo tenía más días, le propuse acompañarla hasta Skopje haciendo autoestop, y luego ya me buscaría la vida para llegar a Belgrado en 1 día.

Salimos muy tarde para hacer autoestop, cartelito con Skopje. – Hay una cosa que pasa en pocos sitios del mundo, bueno, pues Bulgaria es uno de ellos, y es que los gestos de asentir y disentir con la cabeza, son al revés, lo cual es muy desconcertante, porque igual que cuando aquí hablas con una persona, ella asiente diciendo aham, claro, sí sí, etc.. allí lo hacen girando la cabeza de un lado a otro.- Nos recogió un camionero y si al tema de idiomas le sumas esa curiosa manera de afirmar y negar con la cabeza, pues al final acabamos más cerca de Grecia que de Macedonia. De ahí nos recogió un hombre que nos invitó a café en la gasolinera más cercana y nos explicó cómo llegar a la frontera con Macedonia desde allí. Y de la gasolinera el amable señor que nos pidió sacarnos una foto con él al llegar a Kyustendil.

Ya casi cerca de la frontera una pareja anciana nos recogió y nos dejó justo antes de cruzar a Macedonia, cruzamos andando la frontera y tratamos de coger otro coche que nos llevase a Skopje. Cuando un chico joven, bien vestido y con un sorprendente buen nivel de inglés se nos acercó.

     -Hola, veo que vais a Skopje, mi amigo viene a buscarme en 25-30 minutos, os podemos acercar hasta allí si queréis.

                 -Oh! Genial!- dijimos nosotros.

Pero necesito sacar una foto a vuestros pasaportes, al fin y al cabo no sé quiénes sois y no tengo por qué fiarme de vosotros.- nos dijo.

No nos gusto un pelo su propuesta, así que le dijimos que no, que seguiríamos buscando otro coche, a lo que nos contestó que lo íbamos a tener muy difícil, y que se iba a tomar un café y en 25 minutos volvía a ver si habíamos cambiado de opinión. Tuvimos suerte y a los 5 minutos nos paró un coche, ¡genial! Nos pareció muy extraño, aquel tipo anterior: muy bien vestido, decía venir de trabajar en Londres, en la frontera, ofreciéndose a llevarnos, pero pidiendo una foto de nuestros pasaportes…

Fuimos hasta Kumanovo en este último coche y cogimos un autobús de allí a Skopje, pasábamos de complicarnos más, eran casi las 8 de la tarde.

Conseguimos llegar a Skopje, y nos pegamos una merecida cena.

 

Yo estuve de viaje dos o tres semanas más, así que si os animáis a hacer un viaje del estilo, mi consejo es que vayáis ligeros, la mochila conviene no solo que quepa en un avión como equipaje de mano, sino que al hacer autoestop, pueda caber siempre con vosotros, no hay por qué desconfiar de la gente, pero siempre hay que contar con ese factor.

Desde mi experiencia, puede hacer dedo una persona sola sin problemas, pero es mucho más divertido con un o una compi de carreta, hay veces que se vuelve frustrante, y con alguien más siempre hay risas y el tiempo pasa más rápido.

Si os gusta dormir en albergues, esos países no son caros ni excesivamente turísticos, así que es sencillo encontrar plaza en albergues incluso el mismo día a muy buen precio, a mí me gusta improvisar y nunca sé dónde voy a dormir al día siguiente.

Un Smartphone siempre viene bien (reservar albergues, Couchsurfing…), aunque no tengas Internet, es sencillo encontrar WiFis y el GPS viene de perlas muchas veces.

Sed siempre amables con la gente que os recoge, recordad que no es la obligación de nadie recoger a gente de la carretera, así que una invitación a tomar algo o un detalle siempre viene bien como gesto de agradecimiento.

hitchwiki.org <- web muy recomendada para autoestopistas: consejos, lugares adecuados en cada ciudad, etc.

Último amanecer en el Mar Negro

Sitovo

Con los americanos de camino a Sofia, era un coche escocés.

Con Chris en Sofia

En un camión bulgaro, intentando llegar a Skoje

De camino a Skoje con el simpático señor que se quiso sacar una foto con nosotros

Skopje

David Boo (24 años)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *