bannerviajerofinla

CAMBOYA

Ya hace casi medio año que volví de Camboya, pero todavía me acuerdo casi cada día. Estuve allí trabajando en una pequeña empresa local y en el tiempo libre y los fines de semana pude conocer este país que es mucho más que Angkor Wat.

Llegué a Siem Reap después de un largo vuelo Bilbao-París-Bangkok, y un todavía más largo viaje por carretera de Bangkok a Siem Reap, una mezcla entre furgonetas, taxis, autobuses y por supuesto, tuk tuks. Toda una aventura, ¡especialmente en la frontera entre Tailandia y Camboya!

Después de aclimatarme un poco (la temperatura rondaba los 32º, con una humedad altísima), acostumbrarme a los caminos embarrados, las lluvias torrenciales del mediodía, los niños de la calle, y los turistas haciendo de las suyas después de todo un día visitando los templos; empecé a conocer un poco la ciudad.

La mayoría de las personas se dejan caer en Siem Reap por los famosísimos templos de Angkor. Y su fama no les viene grande en absoluto. Más de 400 templos repartidos por la selva, algunos abarrotados de gente y otros lejos de las multitudes, cubiertos por la niebla. Lo mejor sin duda es verlos al amanecer y al atardecer.  Para recorrerlos, nada mejor que ir en tuktuk, y si estáis muy en forma y el calor no os lo impide, en bici. Recomiendo dedicar al menos dos días, uno para los templos más conocidos: Angkor Wat, Ta Prohm, Bayon, Angkor Thom, Banteay Srei… y otro día para otros menos conocidos: Preah Kan, Ta Keo, Banteay Kdei,… No olvidéis la cámara. Además dentro del complejo arqueológico (entrada $20 un día, $40 tres días), hay campos de arroz, tienditas y pueblos auténticos.

Pero en Siem Reap hay mucho más que ver: templos urbanos (entrada gratuita); los pueblos flotantes del lago Tonle Sap, muy recomendados –sobre todo Prek Toal- (desde $15 la excursión de un día); los mercados, la granja de seda, los paseos por los campos de arroz… Os recomiendo alquilar una bici y recorrerla, con o sin mapa…

En Phnom Pehn, la capital, también hay muchas cosas que ver. Lo mejor es recorrerlo con una bici o un tuktuk. Se llega después de 7 (o más) horas en autobús desde Siem Reap. Allí podréis visitar el mercado central, el Palacio Real y la Pagoda de Plata ($7), el templo Wat Phnom ($1); la prisión Tuol Sleng y los campos de exterminio Choueng Ek, lugares tristísimos que os transportarán a la triste historia jemer ($2 cada uno); y cómo no, el río Mekong.

Battambang es muy diferente de Phnom Penh y Siem Reap, pero tiene un encanto especial. Y aún más al salir de la ciudad. Allí encontraremos un tren de bambú, antiguamente utilizado por los locales, aunque ahora los disfrutan los turistas (5$). También es posible recorrer los alrededores con una moto (con conductor, pues es una zona minada y ellos saben por dónde ir). De esta forma podremos disfrutar de la migración diaria de murciélagos en el monte Phnom Sampeou ($2), disfrutar de sus vistas (de lo mejor de Camboya), de sus pequeños templos, ver la única bodega del país, . Recomiendo especialmente la escuela de circo: Phare Ponleu Selpak ($7). Es un lugar diferente a todo lo que podéis ver allí.

Mondulkiri está cerca de la frontera vietnamita, al norte de Camboya. Aquí el tiempo es algo más fresco y el paisaje montañoso. En Mondulkiri podréis montar y bañar a un elefante, sumergiros en la selva con un guía local, tomaros unas cervezas en el mítico Gecko Bar, ver a la tribu Phnong, bañaros en una cascada, ver búfalos de agua e incluso comer crepes camboyanos en una plantación de café.

En Kratie, a parte del precioso amanecer que se puede disfrutar en las orillas del río Mekong, podréis ver los delfines del Mekong ($7), muy diferentes a los de mar. Hoy en día son muy pocos (creo recordar que el guía nos dijo que habían unos 34). En Stung Treng, la frontera con Laos, hay un mercado muy auténtico y ausencia de turistas.

Por último, Sihanouk Ville, la playa por excelencia de Camboya, es un lugar excelente para acabar las vacaciones. Aquí la cerveza es aún más barata y hay fiesta cada noche. Podréis bucear, probar una barbacoa a pie de playa, visitar islas paradisiacas, y si os sobran unos miles de euros, alojaros en Song Saa.

En definitiva, Camboya es un país que lo tiene todo: selvas, playas, templos, coloridos mercados, pueblos flotantes y una comida muy buena (probad un arroz con curry, la ensalada de mango y pescado ahumado, lok lak, un plato de fideos, o el famoso amok. Y por supuesto, un batido de fruta natural o una cerveza Angkor!)

 

CONSEJOS:

Comida

-Los precios de los restaurantes para turistas y los de restaurantes locales son muy diferentes, y a veces esta diferencia solo se ve en la presentación de los platos. Si os alejáis un poco de la zona turística encontraréis restaurantes con platos por $1 y puestos callejeros por todavía menos.

-Probad un arroz con curry, la ensalada de mango y pescado ahumado, lok lak, un plato de fideos, o el famoso amok. Y por supuesto, un batido de fruta natural o una cerveza Angkor!

Transporte:

-Evitad las líneas de autobús nocturnas, y la compañía Virak Buntham. Es propensa a accidentes. La mejor compañía, Mekong Express.

-Un viaje en tuktuk en Siem Reap no debería superar los $2; un día por los templos de Angkor unos $15, y un viaje en moto del aeropuerto de Phnom Penh al centro, unos $7.

-Podéis alquilar bicis desde $1 al día.

Dinero

-En Camboya hay rieles (4000 = $1), pero los dólares se usan también.

-NO déis dinero a los niños. Si os dan pena, lo mejor que podéis hacer es regalarles algo para el colegio, algo de comer… pero no dinero. Los padres los obligan a estar en la calle porque saben que dan pena y consiguen más dinero, y dándoles lo único que se consigue es que permanezcan en la calle y no vayan al colegio.

-Para sacar dinero sin comisión, ir a una oficina bancaria con el pasaporte y la tarjeta. Quizá alguna os diga que lo tenéis que hacer en el cajero (con comisión). Probad en otra.

-Regatead. En casi todo. Especialmente en las tiendas (salvo que tengan un precio marcado). Normalmente os darán un precio mucho más alto (hasta 10 veces más del precio real). En los restaurantes y puestos de comida callejera por lo general, no se regatea.

Idioma

-Muchos camboyanos hablan inglés por el turismo, pero no todos.

-Os daréis cuenta de que a veces os responderán asintiendo a vuestras preguntas. Cuando asienten no significa que hayan entendido lo que dices.

-Algunas frases útiles en camboyano. Les hará gracia escucharos, se les dibujará una sonrisa y seguramente te ayuden con tu pronunciación y te bajen el precio al regatear.

Hola!: susadai.     Gracias: O’kun chram.     Buenos días: aron susadai    No gracias: O’tei o’kun.

¿Qué tal? Bien gracias: Neak soksabai chi te? Soksabai, o’kun.

Perdón: Som to      Sí: baa (hombres), tcha (mujeres)       ¿Cuánto cuesta?: tlai pon man?

Es muy caro: tlai na     Barato: kao.       Quiero: kñom Chong…

Números: 0 soum, 1 muy, 2 pi, 3 bay, 4 bun, 5 prahm, 6 prahm muy, 7 prahm pi, 8 prahm bay, 9 prahm bun, 10 dop, 11 dop muy, 12 dop pi, 13 dop bay, 14 dop bun, 15 dop prahm, 16, dop prahm muy, 20 ma pey, 21 ma pey muy, 30 samsap, 40 saepsap, 50 hapsap, 60 hopsap, 70 chetsap, 80 paetsap, 90 kaetsap, 100 muy roi, 101 muy roi muy, 500 prahm roi, 1000 muy puan, 5000 prahm puan, 1000000 muy lien.

Seguridad

-Los camboyanos son por lo general muy pacíficos. Pero como en cualquier sitio, tened cuidado con vuestras pertenencias, especialmente en Phnom Penh con los bolsos, y aún más si vais en moto.

-Andar en moto es una aventura pero puede ser peligroso. Llevad casco, por si las moscas.

-En Phnom Penh y Siem Reap hay dos buenos hospitales internacionales, pero con unos precios muy altos. Aseguraros de tener un seguro médico si vais, o podréis acabar en algún  pseudohospital del país con dudosos métodos.

Alojamiento

-Alojarse en Camboya es muy barato. Hay camas en habitaciones compartidas en albergues para mochileros desde $1 Siem Reap, $3 en Sihanouk Ville y $4 en Phnom Penh. Las habitaciones dobles suelen costar de $5 a $12, y por lo general no incluyen desayuno.

-También hay hoteles de lujo con precios desorbitados (hasta $1000 la noche) y hoteles muy agradables y con todas las comodidades a precios europeos.

Patricia Jiménez

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude