bannerviajerofinla

California Dreamin’

En 2010 tuve la suerte de ser beneficiaria de una beca para irme a estudiar inglés al extranjero. Aprovechando la oportunidad y después de mucho buscar cual sería el mejor destino, decidí irme a San Diego, siempre había soñado visitar California y esta ciudad no era demasiado grande, lo que me parecía importante.

Me iba sola y tenía un poco de miedo para organizarlo todo, así que mediante un foro me puse en contacto con un montón de gente que estaba en mi misma situación. Conocí a Elsa, una chica de Madrid, y las dos juntas conseguimos encontrar todo lo que necesitábamos.

El alojamiento, Vantaggio Suites, una especie de albergue/residencia de estudiantes que estaba lleno de gente de todo el mundo. Además de tener habitación con baño individual y microondas, había muchas zonas comunes con cocinas, salones, terrazas… El lugar perfecto para conocer a un montón de gente.

Foto 1. Ubicación Vantaggio Suites en San Diego

Además del alojamiento, otra cosa indispensable, era la escuela de ingles, ya que mi beca era precisamente para eso. Elegimos Converse International School of Languages, que tiene dos sedes en las que distribuyen a los estudiantes en función de su nivel. Cualquiera de las dos muy cerca de Vantaggio. Allí me asignaron a una clase con koreanos, brasileñas, italianas y suizos; además de una maravillosa profesora, Whitney, con la que aprendí un montón en mi estancia en San Diego.

Foto 2. Mi clase en Converse International School of Languages

 

 

 

 

 

 

 

Los días entre semana transcurrieron entre las clases de la mañana y las tardes descubriendo playas y los rincones de la parte más meridional de California: la propia ciudad de San Diego con sus playas como Ocean Beach o un precioso parque llamado Balboa Park. La conocidísima playa de La Joya.

Foto 3. Balboa Park

Foto 4. La Joya

Algún que otro intento de practicar surf, California es conocida mundialmente por su enorme tradición surfera y en cualquiera de sus playas puedes alquilar el equipo e incluso contratar clases. Además de hacer muchos amigos y organizar cenas de temática internacional en las que cada uno aportábamos algo típico de nuestro país. Mi estancia allí coincidió con la celebración de COMIC-CON, un congreso internacional de cómics donde estaban los mejores cosplays.

Foto 5. Comic-Con

 

 

 

 

 

 

 Y como no, ¡un partido de baseball!

Foto 6. Petco Park, estadio de San Diego Padres

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante mi estancia allí aproveché para viajar y visitar todos los sitios que pude.

Un sábado desde San Diego fuimos a Los Ángeles. En bus, con la compañía Greyhound el precio rondaba los 30$ y el viaje, 3 horas. El sábado lo dedicamos a visitar los sitios más famosos de LA como el paseo de la fama; el teatro Kodak, famoso por ser el lugar donde se entregan los premios Oscar; Beverly Hills; la playa de Santa Monica y Venice Beach, lugar pintoresco donde los halla… repleto de tribus urbanas, gente con muy buen rollo.

Foto 7. Beverly Hills

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y el domingo fue para visitar Universal Studios Hollywood, recomendadísimo a todos aquellos cinéfilos y que además disfruten en parques de atracciones.

Foto 8. Universal Studios Hollywood

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos 9, 10 y 11. Las Vegas

Las Vegas fue otra de las ciudades que visité. En este caso la mejor opción era alquilar un coche y hacer el viaje desde el viernes hasta el domingo ya que el viaje rondaba las 5 horas. El propio trayecto en sí merece la pena, viajando por el desierto y, además llegar a Las Vegas de noche es espectacular… vas en coche por el medio de ningún lugar y de pronto te topas con todo un esperpento de luces, música y descontrol.

El sábado además visité el Parque del Cañon del Colorado, ¡experiencia que te deja sin palabras! Creo que nunca en mi vida había visto ningún lugar más impresionante.

Foto 12. Grand Canyon Skywalk

 

Foto 13. Grand Canyon

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La noche del sábado la aprovechamos en Las Vegas, el espectáculo de las fuentes del hotel Bellagio, los casinos (debéis tener en cuenta que en EEUU la mayoría de edad son los 21, y por lo tanto no se podría entrar en los casinos si no los has cumplido). Yo personalmente, no los tenía y me arriesgué a entrar aunque en ninguno de ellos jugué. Las Vegas durante el día no tiene mucho que ver ya que es todo vida nocturna además del calor insoportable que hace, llegando por el día a los 45ºC y no bajando de los 30ºC por las noches. Queda totalmente claro que Las Vegas es una ciudad de extremos en todos los sentidos.

Volví a San Diego a terminar mi curso de inglés y el viaje llegó a su fin… volví a casa muy triste por dejar aquel lugar tan maravilloso y muy feliz a la vez por todo lo que había vivido allí y la experiencia que me llevaba en la mochila.

Mónica Cerezales (25 años)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude