bannerviajerofinla

De pueblo en pueblo

No es necesario irse fuera de España para descubrir y conocer lugares con encanto, como los pueblitos de Cantabria.

En junio mi pareja y yo decidimos irnos un fin de semana a Cantabria, concretamente a Comillas al Hostal “El Tejo” (muy recomendable por la comodidad del hostal y la facilidad de encontrar aparcamiento). El pueblo nos encantó, además tuvimos la suerte de llegar cuando se celebraba el festival de “folkomillas” con un ambiente medieval. Por lo que pudimos disfrutar de varios conciertos.

Imagen 1: Ambiente Folkomillas

Imagen 2: Festival

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El primer día decidimos bajar a los puestos del festival para comprar algún recuerdo, vimos el Palacio de Sobrellano y recorrimos las calles del pueblo y lugares como la fuente de los tres caños, el capricho de Gaudí, la plaza de la Constitución… Es un pueblo con mucha vida e historia, además la temperatura fue bastante buena.

Imagen 3: San Vicente de la Barquera

Imagen 4: Iglesia de Snt María de los Ángeles

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El segundo día cogimos el coche y nos acercamos a San Vicente de la Barquera, un pueblo con una fuerte tradición pesquera. Otra vez el tiempo nos acompañó y pudimos acercarnos a la playa del Merón, una playa muy bonita, extensa y con las montañas al lado, además contaba con acceso para minusválidos. También vimos la iglesia de Santa María de los Ángeles y el puerto. A la tarde volvimos a Comillas y visitamos los lugares que nos faltaron: La universidad Pontífica de Comillas(la entrada es imponente), el Parque Güell y Martos, que es un jardín público con elementos arquitectónicos y el cementerio, que es de estilo gótico.

Imagen 5: Parque Güell y Martos

Imagen 6: Festival: Playa del Merón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El último día decidimos hacer una excursión a un sitio que nos recomendaron; la Cascada de el Bolao entre Toñanes y Cóbreces, es un poco difícil llegar y lo mejor es preguntar a los lugareños donde se encuentra. Las vistas son maravillosas y el sitio increíble.

Imagen 7: Cascada del Bolao

 

Imagen 8: Acantilado Cóbreces

 

Antes de volver para Vitoria hicimos una parada en Suances, un pueblo encantador y con una playa que lo es más aún. Como era de esperar estaba llena, pero estuvimos muy agusto.  Para llenar la tripa nos dirigimos en busca de un sitio donde comer y para nuestra suerte logramos localizar un lugar con un menú de día a 9 euros. La comida exquisita.

Esperamos poder volver a recorrer Cantabría, además es un sitio que recomendamos muchísimo!!

Unai Astorga 

Sellaren jaitsiera + Europako Pikoak (Lagos)

Oporretako egun pare batzuk bai baina aurrekontu altuegirik ez? Lasai, badago guztiontzako plana. Nire kasuan, Asturiasera jotzea erabaki nuen. Iaz ere Sellaren jaitsiera egin nuen lagunekin eta aurten errepikatzea erabaki genuen. Gainera, aurten Europako Pikoetan ibilaldi txiki bat egin nahi izan genuen; guztira, lau egunetako txango aktibo, dibertigarri eta ekonomikoa.

Bazkaldu eta gero atera ginen Gasteizetik kotxez Ribadesellarako bidean. Bertan ez geneukan kanpinga hartuta, gehienetan ezin baita erreserbarik egin. Halere, kontuan hartu behar da Sellaren jaitsiera egiteko beharrezkoa dela erreserba egitea enpresaren batean. Enpresa guztiek antzerako eskaintzak egiten dituzte, baina kontuz ibili behar da datekin. Orokorrean jendez gainezka egoten da eta horrek giro aparta ematen dio ingurumenari. Jaitsiera Internazionaleko Egunean, ordea, jende gehiegi (eta profesionala) egoten da; egun hori, beraz, saihestekoa da.

Esan bezala, Ribadesellara heldu bezain pronto camping batera joan eta dendak montatu genituen (“two seconds” deritze… eta beste two, eta beste two…). Asturiasen inoiz egon ez bazarete, gomendio bat, udako zein neguko arropa eraman. Egunean zehar oso eguraldi ona egiten duen arren, gauetan izugarri hozten da eta campingean egonda eta kalean sukaldatu eta afaldu genuenez, berokia ez zen soberan egon.

Beraz, hurrengo egunean altxatu, bazkarirako bokatak egin eta goiz abiatu ginen Arriondasera, goizeko 10ak aldera. Bertan abentura zegoen gure zain. 17,5km-ko ur izoztutako ibilaldia geneukan gure zain. Hasieran aldapa txiki batengatik irristatzen zaituzte kanoarekin eta behera heltzerakoan guztiz bustitzen zara. Momentuan hotzez sufritzen da, baina hainbat metrotara lehenengo txiringitoarekin topo egiten da eta gorputza berotzen hasten da. Lehenengoan ez gelditzea gomendatzen dizuet, sagardoa askoz garestiagoa baita (lehenengoan sagardo botilak 5€, hurrengo guztietan 3tik behera); gainera hogei bat txiringito daude, soberan “atseden” hartzeko. Ibilaldia zuek nahi adina iraun dezake, guk egun osoa pasa genuen konpainiaz zein paisaiaz gozatzen. Bukatzean kanpingera eta barbakoa prestatu genuen eguna lasai asko bukatzeko.

Hurrengo egunean, Lagosera joan ginen. Europako Pikoetan dauden bi laku handik ematen diote izena eta benetan pena merezi dutela. Cobadongarako bidean dauden parkingetan kotxea utzi (goraino ezin baita igo) eta autobusean igo ginen. Goian hainbat ibilaldi egin daitezke, guk bertan gomendatzen dutena baino pixka bat luzeagoa egin genuen. Mendia gustuko baduzue, bertan argazki pare batzuk egiteaz gain, apur bat ibiltzea ere ondo legoke.

Bertako txangoa amaitzean, autobusarekin Cobadongasera bueltatu eta bertako ermita bisitatu genuen. Horren ostean kanpingera jo eta dutxa hartu ondoren, herrira hurbildu ginen Asturiasen famatuak diren “cachopo” batzuk afaltzera (xerra, zezina, ahuntz-gazta, zezina, xerra eta dena arrautzaztuta). Gozo-gozoa zegoen afari hori bukatzean, leher egindako gorputzek aguantatu arte farra bota eta hurrengo egunean berriz ere bueltatu ginen Gasteizera. Horretaz gain, bueltarako bidean Buelnako koba (hondartza kobaren barruan dago, liluragarria) eta Santillana del Mar bisitatu genuen.

Bukaerako gomendio bat: bidai osoan zehar, mugikorreko aplikazio bat erabili genuen, “Tricount”. Horrekin kontu ekonomikoak egitea askoz ere errazagoa da. Gasturen bat egitean, kopurua eta nork ordaindu duen sartu eta bidaiaren bukaeran berak kalkulatzen du nork zor dion dirua nori. Benetan oso erabilgarria eta erraza erabiltzekoa.

Behin Gasteizen, eta kanpingeko hiru gau eta gero, ohea primeran hartzen da. Hala eta guztiz ere, ezin dira ahaztu opor motz hauetan bizi izandako momentu apartak eta ikusitako leku paregabeak. Dudarik gabe, pena merezi duten lagunarteko bizipenak.

Arkaitz Lóriz (24 urte)

Lugares espectaculares muy cerca

Fue hace ya 2 años, pero lo bueno no se olvida, o eso dicen. Era un verano caluroso, y mi mejor amiga y yo no sabíamos qué hacer pues toda la gente se marchaba de Vitoria. Se nos ocurrió una idea, así, a lo loco, y la pusimos sobre ruedas. Rumbo a Peñiscola. ¿ Y por qué Peñíscola ?, porque vimos anunciada en una farola un piso que se ajustaba a nuestras necesidades ( económicas, había que ahorrar para lo que nos esperaba 😛 ). Así de simple, cargamos con nuestras maletas y nos cogimos un bus.

Llegamos a Peñiscola y el sol deslumbró nuestras gafas de colores, pero sobre todo nuestra sonrisa brilló por los cielos.

¡¡¡ Era precioso!!!

Una sola playa, larga, con forma de media luna, y al final del todo, lo más preciado del pueblo : el “Papa Luna”.

Nos alojamos en el piso, en este caso, era una especie de urbanización donde teníamos acceso a una piscina y un bar que venía como agua al mar.

Primer día de playa: crema, toalla, palas y a disfrutar!! Enseguida se nos acercaron una cuadrilla de chavales y chavalas para jugar a Voley. Menudo desastre, pero en fin, lo que vale es lo bien que nos lo pasábamos, y lo bien que nos lo pasamos hoy en día, porque se han convertido en amigos.

Los siguientes días nos dedicamos a ir paseando hasta el castillo. Es un lugar lleno de pequeños y encantadores lugares, cada cual escondido por una esquina. Desde paisajes mirando al horizonte con las gaviotas sobrevolando, hasta calles repletas de tienditas y calles desoladas con tiestos de flores hermosas.

Caminando, nos encontramos con una casa especial a simple vista: “la casa de las conchas”. Muy simple, la pared está llena de conchas de la misma playa. ¡Menudo trabajo!

El “Papa Luna” fue un personaje histórico. Seguramente, no sepáis quién era ni qué hizo pero sí que os sonará la frase ” seguir en sus trece “. Esto fue en referencia a la negativa de Benedicto XIII de renunciar a su posición de Papa.

He aquí su majestad:

Todo iba demasiado bien para ser cierto, por lo que con tanto sube y baja por las largas cuestas del castillo, se me rompió la típica chancla de dedo que se lleva a la playa. No se nos ocurrió otra cosa que ir pidiendo Loctite en las tiendas. A pesar de la generosidad de los tenderos, fue una idea horrible. Así que tuve que volver descalza…pero se nos ocurrió ir andando a pie de playa, en la suave arena, ya con el sol escondiéndose en el horizonte. Y cómo no, mi amiga, la tal llamada “fotógrafa”, se lució dejándonos estas fotazas que son de admirar.

Durante toda la semana, fuimos a muchos sitios: a un parque de loros cerca del pueblo,  a un parque acuático, a las fiestas de Benicarló (al lado de Peñíscola)… y así, fue una de las escapadas más inesperadas y grandiosas que volvería a repetir.

Enamoradas nos fuimos de este lugar. Increíble lugar. Nos fuimos con la miel en los labios, pero volveremos.

¿ Por qué Peñiscola ?

  • Tiene aproximadamente 5km de playa, con vistas al castillo.
  • Fácil ubicación.
  • Paseo marítimo con mucho ambiente.
  • Fiesta en el castillo por las noches.
  • Comidas especiales en el castillo así como en sus alrededores.
  • Lugar muy visitado por la gente.
  • Para los historiadores, y los que no lo son, preciosa cultura que esconden sus murallas.
  • Amaneceres y atardeceres apasionantes.
  • Económico.
  • ….y muchas ventajas más que descubrirás por ti mismo/a.

Iratxe Lander (18 años)

Lo más profundo de Euskadi

Un día para conocer un pedazo de nuestra historia y los lazos que unen a Venezuela con el País Vasco. Ya desde hace unos años había escuchado que en lo más profundo de Euskadi se encuentra un pueblo llamado Bolibar donde vivieron los antepasados de mi libertador Simón Bolívar. Un pequeño pueblo donde las tradiciones vascas están muy entrelazadas con las tradiciones venezolanas, un valle donde se puede respirar paz, armonía y contacto con la naturaleza.

Un camino de 3 horas saliendo desde Vitoria-Gasteiz nos acercaba a nuestro destino, para poder conocer este pueblo y la forma de cómo nuestros antepasados salieron a través de Lekeitio hacia nuevas tierras llenas de riquezas naturales y culturales, enlazando de esta forma nuestras culturas a través del tiempo.

Conocimos el Museo de Bolívar construido para reflejar la vida y obra de nuestro libertador y de toda su familia. Allí podrán observar todas las monedas venezolanas de la historia, cómo se constituyó la gran Colombia, armas y sables de la época.

Es un viaje muy enriquecedor, donde podrás comer en el jantoki comida fresca, luego seguir el camino y llegarás a la costa de Lekeitio donde verás el muelle y la playa para refrescar tu camino antes de regresar a Vitoria-Gasteiz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Warling Castro (30 años)

Santiago, el final del Camino

Yo este verano he estado en Santiago de Compostela haciendo el Camino de Santiago.

Es una experiencia preciosa y se la reconmiendo a todo el mundo.

Yo hice el camino desde Lugo, solo los últimos 100 kilometros. Me quedé con muchas ganas de hacer más. Me gustaria repetir, pero esta vez desde Roncesvalles.

Cuando llegué a Santigo y vi que era tan bonito pense que habia merecido la pena todo el camino y todas la ampolllas de los pies.

La Catedral era preciosa y cuando tocaron el botafumeiro fue un espectaculo precioso, aun parecia que se iba a romper la cuerda que lo sujetaba y se te iba a caer encima.

Yo me compre un palo de apoyo para que la siguiente vez que vaya me sirva de apoyo porque es muy cansado.

Santiago me parecio una ciudad preciosa.

Los albergues en los que duermes son una pasada porque es una experiencia unica en la que duermes con cien personas en la misma habitacion. A mi me hizo mucha gracia ver a todo el mundo dormir, porque cuando ibamos a andar nos levantabamos a las seis de la mañana y podias ver como todo el mundo estaba dormido, y a mi me hacia mucha gracia.

Aitor Morgado (14 años)