bannerviajerofinla

Lo más profundo de Euskadi

Un día para conocer un pedazo de nuestra historia y los lazos que unen a Venezuela con el País Vasco. Ya desde hace unos años había escuchado que en lo más profundo de Euskadi se encuentra un pueblo llamado Bolibar donde vivieron los antepasados de mi libertador Simón Bolívar. Un pequeño pueblo donde las tradiciones vascas están muy entrelazadas con las tradiciones venezolanas, un valle donde se puede respirar paz, armonía y contacto con la naturaleza.

Un camino de 3 horas saliendo desde Vitoria-Gasteiz nos acercaba a nuestro destino, para poder conocer este pueblo y la forma de cómo nuestros antepasados salieron a través de Lekeitio hacia nuevas tierras llenas de riquezas naturales y culturales, enlazando de esta forma nuestras culturas a través del tiempo.

Conocimos el Museo de Bolívar construido para reflejar la vida y obra de nuestro libertador y de toda su familia. Allí podrán observar todas las monedas venezolanas de la historia, cómo se constituyó la gran Colombia, armas y sables de la época.

Es un viaje muy enriquecedor, donde podrás comer en el jantoki comida fresca, luego seguir el camino y llegarás a la costa de Lekeitio donde verás el muelle y la playa para refrescar tu camino antes de regresar a Vitoria-Gasteiz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Warling Castro (30 años)

Mi viaje a la ciudad verde

En agosto del año 2012 decidí escaparme con mi mujer y mi hija de 1 año a conocer Vitoria-Gasteiz, elegí la ciudad verde porque ahí vive mi cuñada. Con mucha emoción pues sería el primer viaje en avión de nuestra pequeña, buscamos los pasajes que nos llevarán directo al aeropuerto de Madrid, preparamos las maletas y nos dispusimos a emprender una gran aventura y conocer a la madre patria.

Ya en Vitoria-Gasteiz entendimos perfectamente por qué la llaman la ciudad verde, quedamos impresionados ante tanta naturaleza y parques. En esta aventura de un mes, recorrimos la ciudad y el resto del País Vasco. Fuimos a Bilbao y paseamos por sus lindas y modernas calles, disfrutando de su clima más amigable. También conocimos San Sebastián, sus playas y su acuario.

Nos deleitamos con el País Vasco, la ciudad que más conocimos fue Vitoria-Gasteiz, nuestra pequeña se divirtió muchos en los parques y pudo disfrutar de recorrer la ciudad y pasear de noche. Pasamos un mes genial, recorriendo muchos lugares, bares y puntos de encuentro en la ciudad verde.

Recomiendo ampliamente a las personas que quieran disfrutar de la naturaleza y de una ciudad amable, no dejen de visitar Vitoria-Gasteiz.

             

 

 

 

 

 

 

 

 

Warling Castro (30 años)

 

Elko, Boise y Winnemucca y más. Nevada (EEUU)

Para poneros en contexto, en octubre y noviembre de 2015 estuve en Nevada gracias a una beca otorgada por la Universidad del País Vasco. Mi compañera Oihane y yo, las dos estudiantes de Bellas Artes, vivimos montones de aventuras allí y ésta es una de las más curiosas e interesantes que escribí entonces:
Para el proyecto de Oihane era importante localizar puntos clave de asentamiento vasco en EEUU. Este ha sido el fin principal de nuestro larguísimo viaje (de 850 millas – 1360km) por varios pueblos de Nevada, Idaho y Oregón. Nos hemos quedado alucinadas con la cantidad de tradiciones que se mantienen vivas a través de las últimas generaciones de aquellos vascos que empezaron a venir hace mas de un siglo.

El viernes a la mañana salimos hacia Elko a primera hora. Alquilamos un coche Nissan azul muy bonito con matrícula de California. Menos mal que también alquilamos el GPS porque la señalización de este país es malísima y eso que es muy fácil conducir en EEUU, todos los coches son automáticos y muy cómodos.

La familia Franzoia-Anacabe nos acogió y nos invitó a comer como si fuéramos de la familia. Mike Franzoia era el alcalde de Elko, así que el honor es doble. Tenían unas preciosas casas americanas en Elko y Boise. Anita Anacabe pertenece a una familia de herencia vasca. Su padre, Joe Anacabe, fue uno de los primeros cowboys vascos y además, un personaje muy conocido en Elko. Estamos agradecidísimas con el favor que nos han hecho. 
Los vascos de Elko son una comunidad muy fuerte. El local más importante de la ciudad es el Star Hotel. Es un restaurante vasco que todos los días esta abarrotado de gente esperando a que les den mesa. La comida no es típicamente vasca ni de lejos, pero si que ponen mucha cantidad por menú. Al menos tenían raciones o pintxos de croquetas, tortilla de patata, jamón, chorizo y queso manchego (hecho en California).
La bebida alcohólica estrella de todo bar vasco del Far West es el Picon Punch.  Su antigua receta se compone de un licor francés llamado Amer Picon, brandy, gaseosa, granadina y limón (todo esto servido en una copa pequeña con hielo). Muy vasco, ¿verdad? En el Star también servían Kalimotxo pero casi nadie lo pedía.
Allí conocimos a muchos señores mayores (normalmente pastores retirados) de los que siguen quedando para hablar euskera y jugar al mus, ¡y eso que algunos ni siquiera habían nacido en el Basque Country! Ellos protagonizaron la película Amerikanuak (de producción independiente), que hablaba de la vida de la migración vasca y la dura vida en las montañas durante el cuidado de las ovejas.

Elko es famosa por los recitales de poesía de cowboys. Se celebran multitud de eventos en relación al tema, el mas importante a finales de enero. Me hubiese encantado ver alguno pero no coincidimos en fechas. Entramos en una tienda de cowboys que era una pasada, llena de articulos de alta calidad y hechos a mano.

Junto a Elko se encuentran las Ruby Mountains. Nevadas son realmente increíbles y las casitas y ranchos de alrededor son preciosos.

A la mañana siguiente, continuamos nuestro viaje a Boise (Idaho), tierra de patateros como Álava, allí visitamos la calle vasca. Tenía un centro vasco enorme en el que se juntaban hasta 400 personas en las quedadas gastronómicas. También visitamos el museo que poseía muchísima información sobre la migración y sobre la cultura vasca en general. Aun existen grupos allí de Euskal dantzak y se realizan festivales de cultura vasca (jaiak), es muy interesante. 

En nuestra ruta teníamos que pasar por Oregon, allí el máximo de velocidad permitido es 55M/h, era bastante desesperante. Llegamos a un pueblecillo muy cuco, Jordan Valley, en medio de la nada que tenía ¡Un frontón de eusko pilota!

Nos dimos cuenta de que no íbamos a llegar a tiempo a Reno para devolver el coche alquilado y tuvimos que cogerlo un día más. Las hermanas Franzoia nos regalaron un vale para una noche de hotel-casino en Winnemucca (Nevada) y 50 euros en el restaurante. ¡No podemos tener mas suerte!

Antes de regresar a Reno y finalizar nuestro viaje, en Winnemucca visitamos el Martin’s Hotel, también vasco. Era un antiguo burdel convertido en restaurante, ya nada nos sorprendía después de todo lo visto, pero siempre tendré un recuerdo bonito de los vascos del lejano oeste.

Leire García (23 años)

San Juan de Gaztelugatxe

 

 

 

 

 

San Juan de Gaztelugatxe irla bat da, Bizkaian (Bermeon) dagoena. Lurrari konektatuta dago harrizko zubi batetik, bihurtzen dena 241 urratsetan.  Han goian, zure oina jarri ahal izango duzu aztarna batean, esan dute San Juan Bautista han utzi zuela eta zorte ona ekartzen duela. Kantauri itsasoa, itsaslabarrak, tunelak eta  arkuak bista ederrez gozatzeko aukera izango duzu.

Halaber, San Joani eskainitako kapera ikusi ahal dezakezu, baina ez da hasiera batean originala ze mendeetan zehar, hainbat sute eta bataila ondoren hainbat aldiz berreraiki behar izan dute. Kaperan, hondoratze batetik salbatu diren marinelen eskaintzaz beteta dago. Kondairak dionez, hiru aldiz jotzen baduzu kanpaia, zure desio bat betetzen da. Baina, antzinan egiten zuten ugalkortasuna eskatzeko, espiritu gaiztoak uxatzeko eta buruko mina joateko. Gailurraren goialdean,  aterpe bat dago tximinia batekin erlaxatu eta indarrak berreskuratzeko. Gogoratu zapatak eta arropa erosoa ekartzea ibilaldia egiteko. Gaztelugatxe leku natural bat da, zalantzarik gabe itzuliko nahi duzu!!

Ane Olea (14 años)

Agosto 2015 = AGUA

Soy nadador, y digo yo, que algo tendrá que ver!!!!

Este verano es el primero en los últimos años que he podido pasarlo sin estudiar menuda gozada!!! En junio, después de finalizar el curso “he vivido” en la piscina. Muchos días incluso me quedaba a comer. Vídeo (1)

En julio y después de haberlo preparado todo el año escolar, me tocaban los campamentos en Pirineos con todos mis amigos y este año una sorpresa: mi hermana de monitora. Además de hacer monte y muchas actividades también tuvimos agua, pozas y piscinas.

Llega agosto y con ello las vacaciones familiares; mi primer año en fiestas de Vitoria. Dos días, pero intensos: nunca había salido por la noche. Cuando era más pequeño no entendía como a mi hermana le gustaba salir pero puedo entenderlo ahora.

Después toca una semanita en Salou en el apartamento de mis abuelos también con piscina y más agua. Para que no se me hiciese muy largo el día mis padres me apuntan a un cursillo de windsurf. Allí hago amigos y amigaaaas, jajaja!!! Uno de los días empecé a ver medusas en el agua y me asusté mucho. Deje el curso a la mitad, no podía seguir.

Foto 1: Haciendo padel surf en el club nautico de Cambrills

 

Foto 2: Mis primeras clases de windsurf

Más tarde llega Castellón, hace un pico de años mis padres en el viaje de novios en Colombia, conocieron a una pareja de Castellón y todavía mantienen amistad, de hecho todos los años nos vemos. También tienen dos hijos con los que nos llevamos genial.

Allí más agua, más playa y piscina y esta vez me podía bañar en una piscina por la noche iluminada. También vamos a la hípica de María a cuidar a sus caballos, incluso un día hicimos monte por el Desierto de las Palmas.

Foto 3: Dándonos un baño nocturno en la piscina.

Foto 4: Con mi amigo Pau, sus madres y mi madre por el Desierto de las Palmas

Y por fin llega la última semana de agosto que siempre, siempre la pasamos en Berria mi playa favorita y con mi deporte favorito: el surf. No me canso, por la mañana, por la tarde… Uno de los días salieron unas olas enormes como paredes y me asusté un poco, pero es tanto lo que me gusta que lo vuelvo a intentar.

Foto 5: La playa de Berria

Foto 6: Yo con mi padre recien salidos del agua

Foto 7: Mi tabla de surf

La verdad es que el surf es mi pasión.

Como podéis ver hay agua por todos los lados.

Que pasará el verano 2016??

Iñigo Guinea (14 años)