VGaztea

Un nuevo estudio sobre jóvenes y emancipación: Precariedad vital y jóvenes en Euskadi

El Observatorio Vasco de la Juventud ha publicado un estudio realizado por sociólogos de la UPV en relación a la precariedad vital en los procesos de emancipación de las personas jóvenes.

El estudio se titula: “Precariedad vital y juventud vasca. Condiciones sociales y estrategias biográficas para llevar una vida normal”.

Resumen: El autor es el Centro de Estudios sobre la Identidad Colectiva (CEIC) de la Universidad del País Vasco. Benjamín Tejerina, Beatriz Cavia, Elsa Santamaría y Diego Carbajo, autores y autoras de la investigación, persiguen con ella un doble objetivo: en primer lugar, analizar la presencia de la precariedad como algo cotidiano en las esferas del empleo, la familia, las relaciones sociales y la participación sociopolítica de la juventud vasca; y, en segundo lugar, mostrar las distintas estrategias de gestión de la precariedad usadas por las personas jóvenes

Extractamos algunas palabras de sus conclusiones:

La precariedad se definiría como estar en la cuerda floja, estar en el alambre, hacer de funambulista, vivir al día, estar en situación de inestabilidad, desconocer el futuro, no saber si podré, no saber si tendré, las incertidumbres del futuro inmediato y, también, la imposibilidad de plantear proyectos a largo plazo. Las y los jóvenes entrevistados señalan la necesidad de apropiarse de una cierta estabilidad, aún a sabiendas de que el largo plazo es incierto. No se trata de cerrarse a los cambios o de abandonarse a una situación de cansancio y desesperación cuando sólo se alcanza un encadenamiento de cosas temporales (contratos de trabajo, situaciones residenciales, parejas). La precariedad sería todo aquello que te hace más frágil como ser humano, te hace sentirte desnudo ante la vida, te convierte en vulnerable.

La realidad del empleo juvenil, insistimos, muestra recorridos inestables e intermitentes, en los que se suceden y encadenan situaciones de empleo y de formación, de empleo y de desempleo y, sobre todo, de no-empleo o empleo precario. En este contexto de inestabilidad laboral que repercute en otros ámbitos de la vida, la estabilidad en el empleo se considera un bien valioso que se añora y se persigue por encima de otras características. Aunque también hay momentos en la vida de las personas jóvenes en los que la inestabilidad del empleo no se vive de forma traumática, como cuando se consigue una cierta estabilidad encadenando contratos temporales durante largos períodos de tiempo. La estabilización en lo inestable se logra mediante la realización de múltiples actividades, que proporcionan y posibilitan un cierto sentido de continuidad que sutura los momentos de discontinuidad laboral.

RSS feed for comments on this post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *