VGaztea

Imágenes para reflejar la precariedad que padecemos las personas jóvenes

brecha salarial

El Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) publica «Imágenes para reflejar la precariedad que padecemos las personas jóvenes».

Desarrolladas en el grupo de trabajo Emantzipa… Zer?  ponen sobre la mesa varias propuestas de mejora.

Durante varios años hemos reivindicado como derecho tener unas condiciones laborales adecuadas y dignas. Sin embargo, con las decisiones que se han tomado en los últimos años, las condiciones laborales han empeorado considerablemente: precariedad, temporalidad, jornadas parciales, bajos salarios, inseguridad, sobrecualificación, uso inadecuado de becas y prácticas, etc. Por ello, las personas jóvenes hemos sufrido en todos los ámbitos de nuestra realidad las consecuencias y los perjuicios que ha generado la COVID-19. Ante todo esto, desde el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) hemos creado varias imágenes para reflejar la precariedad que padecemos, socializar la situación, denunciar las condiciones y poner sobre la mesa propuestas de mejora. De hecho, una de las causas del problema que tenemos las personas jóvenes a la hora de emanciparnos es la situación de empleo.

Aspectos a transformar

Precariedad laboral: las tasas de paro han descendido, pero los empleos creados no son de calidad ni garantizan la continuidad y dignidad de los ingresos para emanciparse. Por ello, reivindicamos la creación de fórmulas de calidad para fomentar la empleabilidad de las personas jóvenes, la adopción de medidas de acción positiva (cláusulas, cupos, relevo generacional) y el aumento de la inspección de trabajo.

Brecha salarial de género: las mujeres cobran un 25% menos que los hombres y, además, tienen más contratos temporales y jornadas parciales. En general, a estos trabajos que realizan las mujeres se les da un menor valor social y económico. En consecuencia, se produce tanto discriminación horizontal (predominancia de las mujeres en algunos sectores y ocupaciones) como vertical (techo de cristal). Se propone la integración de la perspectiva de género en las políticas públicas orientadas al empleo para revertir la situación, la aplicación de medidas de conciliación familiar y laboral y la imposición de sanciones más duras para eliminar la brecha salarial.

Necesidad de datos actualizados: para conocer bien la realidad hay que tener en cuenta la perspectiva de género, la franja de edad y las personas que no se encuadran en el género binario.

Salarios para poder emanciparse: en 2018 el salario medio fue de 1.164 euros y en 2017 el de los hombres de 1.157 y el de las mujeres de 1.025. Emanciparse con estos ingresos no es posible porque tenemos que destinar al alquiler el 88,3 % (el endeudamiento aceptable es el 30 % y el 40 % se considera sobreesfuerzo). El precio medio de alquiler es de 1.051,3 € (Vitoria-Gasteiz 1.070,1 €, Bilbao 1.075,6 €, Donostia-San Sebastián 1.305,2 €).

Más información.

 

El EGK publica el manifiesto «Por la salud de las personas jóvenes, ¡acabemos con la precariedad!»

precariedad

 

Un año más, con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Salud Laboral, desde el grupo de trabajo sobre empleo y juventud Emantzipa…Zer? del Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) donde participamos diferentes colectivos, asociaciones y sindicatos, queremos denunciar la precariedad en la que estamos sumergidas las personas jóvenes y las consecuencias en nuestro bienestar y salud que de ella se derivan. Una circunstancia que va mucho más allá de los accidentes y enfermedades y que se ha profundizado con las distintas medidas de recorte social y laboral tomadas en los últimos años.

Más información.

Por la salud de las personas jóvenes, ¡acabemos con la precariedad! Manifiesto del Consejo de la Juventud de Euskadi.

Cuando en 2008 estalló la crisis económica se destruyeron muchos puestos de trabajo y, desde entonces, las condiciones laborales que se nos han ofrecido a las personas jóvenes no han sido las mejores. Por eso, un año más, con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Salud Laboral, queremos denunciar la precariedad en la que estamos sumergidas las personas jóvenes y las consecuencias en nuestro bienestar y salud que de ella se derivan. El Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) ha desarrollado el manifiesto en el grupo de trabajo Emantzipa… Zer? para socializar nuestra situación y las propuestas de mejora y 7* asociaciones se han adherido a él.Más información en la página del EGK

Leer más…

Un nuevo estudio sobre jóvenes y emancipación: Precariedad vital y jóvenes en Euskadi

El Observatorio Vasco de la Juventud ha publicado un estudio realizado por sociólogos de la UPV en relación a la precariedad vital en los procesos de emancipación de las personas jóvenes.

El estudio se titula: “Precariedad vital y juventud vasca. Condiciones sociales y estrategias biográficas para llevar una vida normal”.

Resumen: El autor es el Centro de Estudios sobre la Identidad Colectiva (CEIC) de la Universidad del País Vasco. Benjamín Tejerina, Beatriz Cavia, Elsa Santamaría y Diego Carbajo, autores y autoras de la investigación, persiguen con ella un doble objetivo: en primer lugar, analizar la presencia de la precariedad como algo cotidiano en las esferas del empleo, la familia, las relaciones sociales y la participación sociopolítica de la juventud vasca; y, en segundo lugar, mostrar las distintas estrategias de gestión de la precariedad usadas por las personas jóvenes

Extractamos algunas palabras de sus conclusiones:

La precariedad se definiría como estar en la cuerda floja, estar en el alambre, hacer de funambulista, vivir al día, estar en situación de inestabilidad, desconocer el futuro, no saber si podré, no saber si tendré, las incertidumbres del futuro inmediato y, también, la imposibilidad de plantear proyectos a largo plazo. Leer más…

Información sobre paro joven y Europa

“Los ministros y ministras europeos se reafirman en su compromiso de luchar contra el desempleo juvenil.”

El Consejo de la Unión Europea adoptó unas conclusiones sobre el desempleo juvenil en el que resalta:

1.- La falta de oportunidades de empleo ha dejado a la juventud expuesta de manera peligrosa  y a menudo forzada a aceptar ofertas de empleo precario.

2.- Es crucial mejorar las oportunidades de empleo, el largo estancamiento del desempleo ó la dependencia de las prestaciones sociales.

Para afrontar estos problemas se invita a los Estados Miembros a que

  • mejoren la calidad de los sistemas de formación y educación,
  • faciliten a la juventud mejores transiciones al mercado de trabajo fortaleciendo la formación profesional
  • tengan en consideración la situación de la juventud en el mercado de trabajo cuando hagan sus programas de reformas a nivel nacional
  • prácticas de calidad.

Más información:

http://www.consilium.europa.eu/not-found.aspx?lang=es

data/docs/pressdata/en/Isa/122881.pdf

Geração Á Rasca: hay que volver el cuello hacia Portugal

Nos lo comentaron hace tiempo: algo está pasando en Portugal. Parece ser que los compatriotas más jóvenes de Vasco de Gama se están organizando en torno a un movimiento que se denomina Geração Á Rasca; algo que se ha traducido como la generación desesperada pero que si nos acercásemos a una traducción más literal sería “Generación a dos velas”

Un movimiento que no se sabe muy bien lo que es pero que a partir de una convocatoria en Facebook ha conseguido congregar a más de doscientas mil personas en diversas manifestaciones el pasado 12 de marzo que se juntaron para denunciar la precariedad, la falta de empleo, sus pocas posibilidades para acceder al mundo laboral o el escandaloso precio que ha alcanzado la vivienda.

Un movimiento ligado absolutamente a las redes sociales y que ha nacido al margen de partidos políticos o sindicatos. Un movimiento sustentado en un sencillo blog, y en un manifiesto sencillo pero contundente.

Algo está pasando en Portugal, y no estaría de más escuchar lo que desde allí nos dicen. Poner la oreja para saber lo que cuenta la gente de la Geração Á Rasca.

Os dejo un video de Deolinda que hemos visto en Zaramatimes y que ilustra perfectamente el sentimiento de estas personas a las que lo único que les queda son las ganas de protestar.