Banner principal (agosto 2012)

El DJ de un cotillón resultó herido tras la detonación de un petardo en el interior del local

 El DJ del cotillón que se celebró en el Hotel Canciller Ayala resultó herido y perdió momentáneamente la audición, tras la detonación de un petardo de grandes dimensiones que se lanzó en el interior de la sala.

Una patrulla de la Policía Local se trasladó, sobre las 7.26 horas de ayer, al Hotel y localizó a la persona que había lanzado el petardo, un joven de 24 años, que fue identificado y a quien se le imputará por un posible delito de lesiones dado que la persona herida interpondrá la denuncia correspondiente.

Además la Policía Local tuvo que intervenir hasta en otras 16 ocasiones al ser requeridos por la ciudadanía debido a las molestias generadas por el lanzamientode petardos y productos pirotécnicos, haciendo caso omiso del Bando que limitaba su uso. Algunas de estas situaciones fueron resueltas con la llamada de atención a jóvenes y a los padres de menores que lanzaban petardos desde las ventanas y balcones. En ninguna de las intervenciones se procedió a la intervención de productos pirotécnicos.

El Servicio de Bomberos y la Ertzaintza estudian las causas del incendio que se produjo en una vivienda de la calle Juntas Generales, sobre las 00.43 horas, debido posiblemente a la entrada en la vivienda de una bengala y que causó daños por el fuego en la terraza del piso, así como en la habitación contigua a la misma, mientras que el resto de la vivienda quedó afectada por el humo         

 Los bomberos accedieron directamente a la terraza con la autoescalera, ya que las personas residentes se encontraban fuera y las llamas salían de este lugar, mientras que otro equipo revisó el interior de la caja de la escalera, sin encontrar humo.

Hicieron una segunda instalación preventiva por el interior del edificio y una vez extinguido el fuego se ventiló con presión positiva. En el momento del incendio acudió una unidad de la Ertzaintza para investigar el origen del fuego. Sobre las  9.36 horas fueron requeridos por el propietario de la vivienda, ya que como consecuencia del fuego, el revestimiento del forjado de la parte superior del bacón se encontraba agrietado y corría riesgo de caer, por lo que reetiraron todo la parte agrietada.

Normalidad en los aforos de los cotillones

Las patrullas de la Polocía Local encargadas del control de los cotillones no observaron en las visitas giradas a lo largo de la Nochevieja ninguna infracción respecto al cumplimiento de los aforo, encontrandose dentro de los parámetros establecidos, ni respecto a la habilitación de las salidas de emergencia. 

En 8 ocasiones los efectivos policiales tuvieron que intervenir con motivo de las infracciones al horario de cierre de establecimientos públicos. Las molestias generadas cesaron tras las intervenciones policiales, confeccionándose los partes de intervención correspondientes. El problema surgido en el cotillón del Bakh sobre el funcionamiento del guardaropa fue atendido por efectivos de la Ertzaintza.

 

 

Share