Banner principal (agosto 2012)

El Gabinete Urtaran sustituirá las tarimas de madera deterioradas de dos plazas de Zabalgana por asfalto fundido

El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, ha anunciado esta mañana que el Ayuntamiento sustituirá las zonas de tarimas de madera de las plazas situadas en las calles Labastida y Labraza de Zabalgana por asfalto fundido pulido. El material que se modificará presenta actualmente un estado muy deteriorado, lo que ha provocado el malestar de los vecinos y las vecinas de la zona. “Estas obras son quizá menos llamativas que otras que hemos ido presentando durante las últimas semanas, pero sabemos que van a tener un impacto diario en el día a día de las personas que viven en este barrio. Se trata de una inversión que nos reclaman desde hace meses y que ha sido compleja de resolver administrativamente. Con el objetivo de que los plazos no se dilaten, hemos decidido contratar las obras y, después, reclamar la cantidad abonada por el Ayuntamiento a la Junta de Compensación, que urbanizó el espacio”, ha explicado el alcalde, Gorka Urtaran.

Fundamentalmente, los trabajos a contratar incluirán la retirada de las tarimas de madera de ambas plazas. Posteriormente, se pavimentarán los espacios con asfalto fundido pulido de 2,5 centímetros de espesor. El material aprovechable, se trasladará al almacén municipal.

El plazo de ejecución de estos trabajos será de tres semanas desde su adjudicación y el presupuesto de licitación de las obras asciende a 84.465,02 euros. La zona de intervención se sitúa en el sector 6 de Zabalgana, un espacio de 700.960 metros cuadrados. Este espacio fue urbanizado por una Junta de Compensación, a la que el Consistorio ha reclamado en varias ocasiones el arreglo de las tarimas mediante diversos requerimientos. La Junta de Compensación ha desoído las solicitudes del Ayuntamiento, recurriendo esos requerimientos en vía administrativa y en el contencioso.

De acuerdo con varios informes, el material utilizado en ese momento se ha demostrado inadecuado para el objetivo para el que tendría que servir. Con el paso de los años, el deterioro de estas zonas se ha acelerado de manera alarmante y evidente. De hecho, el Consistorio ha tenido que realizar un balizamiento provisional mediante un vallado de dos metros de altura para evitar riesgos de caídas. Ahora, el Ayuntamiento ha tomado la decisión de ejecutar los trabajos de forma ágil con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas del entorno.

Share