Banner principal (agosto 2012)

El Ayuntamiento analizará la viabilidad de adquirir energía eléctrica directamente del mercado y de crear una comercializadora municipal

-Según datos de la Agencia Energética, el gasto anual en electricidad del Consistorio asciende a más de 18 millones

-Una comercializadora municipal permitiría ceder o donar excedentes a colectivos menos favorecidos para reducir la pobreza energética

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz analizará mediante su Agencia Energética la viabilidad medioambiental, social, económica y legal de adquirir energía eléctrica mediante fórmulas alternativas a las actuales. En concreto, medidas como convertirse en un consumidor directo de mercado mayorista de electricidad o mediante la posibilidad de crear una comercializadora municipal. Esta segunda opción permitiría al Ayuntamiento contar con una mayor autonomía como comprador y podría habilitarle incluso a ceder o donar los sobrantes a colectivos menos favorecidos para reducir la pobreza energética. El Consistorio, por el momento, ha encargado un estudio que desarrollará la empresa ‘Som energía-Energia gara’ por 6.929 euros (IVA no incluido) de cara a valorar distintas opciones en un futuro.

“Consideramos que el Ayuntamiento debe iniciar un proceso de reflexión y trabajo interdepartamental para aspirar, en un futuro, a cambiar el modelo energético de Vitoria-Gasteiz. Esta evolución buscará el ahorro, la eficiencia y la implantación de energías renovables, pero también la incorporación de valores medioambientales entre el personal municipal y la propia ciudadanía. Llevamos más de una década impulsando estrategias de protección ante el cambio climático, hemos firmado un pacto europeo de alcaldes y alcaldesas, nos hemos adherido a la iniciativa ‘compact of mayors’… Es obvio que Vitoria-Gasteiz es una ciudad comprometida en el ámbito del Medio Ambiente y la lucha contra el calentamiento global. Y en ese sentido, resulta fundamental llevar a cabo una transición energética en los próximos años para reducir las emisiones, aumentar la eficiencia y reducir el gasto”, ha explicado el concejal de Medio Ambiente y presidente del CEA, Iñaki Prusilla. “Elaborar este informe, además, es fruto del compromiso suscrito con el Grupo Municipal de Podemos, con el que alcanzamos un acuerdo presupuestario”, ha afirmado.

El portavoz de la formación morada, Jorge Hinojal, ha destacado el cumplimiento del acuerdo alcanzado porque supone “el primer paso hacia algo que suena a utopía pero no lo es, la soberanía energética del municipio de Vitoria-Gasteiz”. “Cuando se hace oposición desde la crítica, pero también desde la responsabilidad, podemos conseguir avances que sirvan más a la ciudadanía que a las siglas de los partidos”, ha subrayado el edil. La licitación del estudio implica, en ese sentido, la materialización al fin de una de las líneas de trabajo por las que más ha luchado Podemos desde el inicio de la legislatura. “Desde que entramos en el Ayuntamiento hemos insistido en la necesidad de que fuera el Consistorio el que se implicara en la compra de energía eléctrica. Ya en enero de 2016 presentamos una moción que fue aprobada, por la que se instaba al gobierno municipal a estudiar la posibilidad de que nuestra institución se convirtiera en una comercializadora de energía a través de una empresa municipal u otra variable efectiva”, ha recordado Hinojal.

Podemos confía en que el estudio de viabilidad medioambiental, social, económico y legal que se va a realizar arroje datos favorables para la implantación del proyecto. “Pero no nos vamos a quedar conformes con eso. Empezar con los edificios municipales y el alumbrado público es positivo, pero insuficiente. Cuando desde Podemos hablamos de transición energética hablamos de que la comercializadora municipal de energía pueda servir a toda la población gasteiztarra de forma directa y, en consecuencia, llegar a los hogares que no pueden poner calefacción o encender una bombilla por problemas económicos para luchar contra la pobreza energética. Hablamos de eliminar intermediarios y, a largo plazo, generar mediante renovables nuestra propia energía y ser autosuficientes”, ha defendido el portavoz del grupo.

Gasto de 18 millones en energía

Actualmente, según los últimos datos con los que cuenta la Agencia municipal de la Energía, el Ayuntamiento cuenta con un gasto anual en energía de casi 18 millones de euros (datos de 2015), entre alumbrado público (3,8 millones), edificios (10,2 millones) y otros recursos como el transporte público, el mantenimiento de las zonas verdes y los jardines (3,8 millones). “Se trata de un dato que indica que aún tenemos trabajo por hacer para afrontar los retos medioambientales a los que nos enfrentamos. Tampoco podemos perder de vista que estos consumos tienen un enorme peso en el presupuesto municipal”, explica Iñaki Prusilla.

Este estudio se realizará tomando como base a los datos eléctricos con los que cuenta el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz sobre la propia institución y las diferentes empresas municipales. Se utilizarán los diagnósticos económico-energéticos ya realizados, teniendo en cuenta tanto edificios municipales como el espacio público.

La empresa contratada deberá presentar en un plazo de tres meses una descripción del mercado eléctrico actual y evaluar las diferentes opciones que podría barajar el Ayuntamiento. Además, realizará una aproximación a diferentes posibilidades paralelas y complementarias, una comparativa y un documento de conclusiones. La firma ‘Som energía-energia gara’, además, se encargará de elaborar un documento con las ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones, así como de relatar experiencias reales llevadas a cabo en otras ciudades. De la misma forma, el informe incluirá un cronograma con una hoja de ruta de implantación de las diferentes acciones a futuro.

Durante los últimos meses, el Centro de Estudios Ambientales ha estudiado los pasos dados por otros Ayuntamientos del Estado. En el caso de Avilés, por ejemplo, ya adquieren la energía eléctrica directamente al mercado para aplicarla al alumbrado público, el mismo modelo que quiere implantar Zaragoza (que también comprará directamente la energía de los edificios municipales). Pamplona y Barcelona, por su parte, también tienen la intención de poner en marcha una comercializadora. En el caso de Valencia, por poner otro ejemplo, han realizado un estudio como el encargado por Vitoria-Gasteiz pero aún no se han decantado por ninguna de las opciones.

Share