Banner principal (agosto 2012)

El palacio de Villa Suso acoge la ceremonia de entrega de la Medalla Francisco de Vitoria otorgada a la ONG Save the children

Su director general, Andrés Conde, ha recibido la distinción de manos del alcalde, quien ha manifestado que esta ciudad hace suyo el compromiso en defensa de la infancia

El palacio de Villa Suso ha acogido esta tarde-noche la ceremonia de entrega de la Medalla Francisco de Vitoria otorgada a la organización no gubernamental Save the children, por la labor realizada en la defensa de los derechos de la infancia. Su director general, Andrés Conde, ha recibido la distinción de manos del alcalde, Gorka Urtaran.

La entrega de la Medalla ha tenido lugar durante la recepción que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y la Diputación Foral de Alava han ofrecido a las personas asistentes y docentes de la 39ª edición de los Cursos de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales de Vitoria-Gasteiz.

Desde 1946, Vitoria-Gasteiz viene siendo lugar de encuentro para comunidad de juristas españoles y de muy distintos países dedicados al Derecho Internacional. En la actualidad, los cursos son organizados por la Universidad del País Vasco. Por el nivel de los conferenciantes y la naturaleza de los temas tratados, se han convertido en los cursos especializados en temas internacionales más importantes a nivel estatal y uno de los principales a nivel internacional. La presente edición se viene desarrollando esta semana en la Facultad de Letras de Vitoria-Gasteiz.

El comité científico de este encuentro tiene la capacidad de proponer al Ayuntamiento la concesión de la Medalla Francisco de Vitoria a personas u organismos que se hayan distinguido por su defensa de los derechos humanos y la promoción de los valores de la democracia, la paz y la cooperación internacional. En esta ocasión, la propuesta fue Save the children, ratificada por la Corporación municipal. La elección estuvo justificada por la gran labor realizada en la defensa de los derechos de la infancia y como muestra del firme compromiso con la infancia y la adolescencia que mantiene Vitoria-Gasteiz, recientemente reconocida como Ciudad Amiga de la  Infancia.

En palabras del alcalde, Save the children y esta ciudad tienen el compromiso común de defensa de la infancia. Gorka Urtaran ha puesto la mirada en la situación que viven niños y niñas en zonas de guerra, las emergencias sanitarias en países en vías de desarrollo o la pobreza infantil. “No nos olvidamos de la crisis de refugiados en Siria, de las personas migrantes que tratan de cruzar la frontera a Estados Unidos o del drama que se vive en el Estrecho de Gibraltar. A pesar de todo, en los últimos veinte años, la situación de la infancia en el mundo ha mejorado. Hoy casi 300 millones de niños y niñas tienen mejor situación que hace 20 años y tienen más probabilidades de disfrutar de su infancia gracias a la labor fundamental que realizan organizaciones como Save the children”. A continuación, ha entregado a Andrés Conde la Medalla, en la que se puede leer “De pace in toto orbe edificare” (para construir la paz en todo el mundo).

Save the children fue fundada en 1919 para proporcionar ayuda a millones de niñas y niños refugiados y desplazados tras la Primera Guerra Mundial. Hoy en día está presente en 120 países, donde desarrolla programas sobre salud infantil, nutrición, atención de emergencias, violencia, educación, derechos de la infancia, trata, explotación laboral infantil y VIH-sida, entre otras materias. En el Estado español lleva trabajando desde hace más de 20 años, atendiendo a diario a más de 5.000 niños y niñas tratando de romper el círculo de transmisión de la pobreza de una generación a otra a través de la educación. En Euskadi atienden a alrededor de 800 niños y niñas en situación de pobreza y exclusión social. Cuentan con oficina en Vitoria-Gasteiz.

En ediciones anteriores la Medalla Francisco de Vitoria ha sido otorgada, entre otros, al ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, UNICEF o la Cruz Roja.

Share