Banner principal (agosto 2012)

Medio millón de euros para el programa de preservación familiar «Bidatu»

El programa Bidatu, por el que se proporciona apoyo material y personal a mujeres con hijos o hijas no mayores de 8 años y que necesitan de ayuda para la recuperación, integración y desarrollo personal, ha sido adjudicado por la Junta de Gobierno Local a la empresa «Atebide» S.L por 536.000 euros. El contrato tendrá una duración de tres años.

. Los objetivos del mismo son:

  • Ofrecer apoyo material y emocional a las madres para cubrir sus propias necesidades y las de sus hijos e hijas.
  • Proporcionar al niño o niña la supervisión y los cuidados básicos, que eventualmente pueda necesitar, cuando éstos no sean proporcionados por la madre.
  • Ayudar a la madre a elaborar una experiencia personal e interpersonal significativa.
  • Ayudar a la madre, progresivamente, a adquirir un repertorio funcional de habilidades personales y sociales que le permitan su adaptación a una vida autónoma e independiente en la red comunitaria.
  • Estimular en la madre sus aspectos formativos y laborales que permitan una integración socio-laboral.
  • Ayudar a la madre a cubrir correctamente las necesidades evolutivas de sus hijos o hijas.

Se desarrolla en dos pisos con capacidad para tres madres en cada uno, supervisadas por dos educadoras que viven en una vivienda contigua a uno de los pisos.
El acceso al Programa requiere de una valoración previa y de la formalización de un acuerdo escrito.
El periodo máximo de atención que el Programa ofrece es de tres años.

Personas destinatarias

Mujeres solas, mayores de 18 años y residentes en Vitoria-Gasteiz, con hijos o hijas no mayores de 8 años en el momento de acceder al programa, sin apoyo familiar o, en caso de existir, insuficiente o patológico, y carentes de recursos económicos.

Se excluyen de este Programa las madres con alteraciones significativas de la salud física o psíquica (toxicomanías, trastornos psicoafectivos graves,…) cuando las características de estas alteraciones cuestionen por sí mismas el cuidado y la crianza que han de ofrecer a su hijo o hija.

En este sentido, las mujeres admitidas en el programa deben poseer, en principio, suficientes recursos personales capaces de ser desplegados.

Share