Banner principal (agosto 2012)

13 establecimientos hosteleros de la ciudad estrenarán en febrero un sistema de cobro mediante el teléfono móvil, la tarjeta BOTE-POTE

-Se llevará a cabo mediante una experiencia piloto impulsada por el Ayuntamiento, la Federación Alavesa de comercio y servicios y Orange

El Ayuntamiento de Vitoria – Gasteiz en colaboración con la Federación Alavesa de comercio y servicios y el operador telefónico Orange, pondrá en marcha a partir de febrero una nueva iniciativa de pago en los establecimientos hosteleros de la ciudad mediante el teléfono móvil, todo ello vinculado a la tecnología NFC (Near Field Communication).  La experiencia se conoce como TARJETA BOTE-POTE.

El objetivo de esta iniciativa es doble. Por una parte, ser un herramienta de estímulo al consumo en el sector hostelero y, por otra, familiarizar a los ciudadanos en el uso de los futuros sistemas de pago a través de la telefonía móvil (NFC), haciendo de Vitoria-Gasteiz una de las ciudades pioneras en Europa en la adaptación de esta nueva tecnología.

Para ello se pondrán en circulación 4.000 Tarjetas BOTE – POTE, que se podrán utilizar para pagar cualquier consumición en los establecimientos hosteleros que participan en el proyecto.

Esta tarjeta está dirigida a los grupos o cuadrillas que se reúnen en momentos de ocio y que, generalmente, ponen BOTE para el pago de las consumiciones. Con la TARJETA BOTE-POTE este fondo siempre estará en el mismo espacio, quedando el sobrante almacenado para posteriores ocasiones y con total control y transparencia para cada uno de los integrantes de la cuadrilla.

La operativa es muy sencilla. El dinero puesto en el fondo común (en múltiplos de 10 y nunca superior a 100 €) se entregará al hostelero para que active una TARJETA BOTE-POTE en un terminal que admite el uso de la tecnología NFC.

A partir de ahí, lo único que hay que hacer es entregar la TARJETA BOTE-POTE como medio de pago al realizar las consumiciones. El importe de la consumición será descontado directamente en un teléfono móvil de última generación, mostrándose al finalizar la operación cuál es el saldo restante. Si se acaba el BOTE no es necesario pedir una nueva tarjeta, se puede recargar la misma cuantas veces se quiera.

Para desarrollar esta iniciativa se ha contado con la colaboración de Sony, quien cede sus teléfonos de última generación XPeria P a cada uno de los establecimientos participantes en el proyecto.

Esta iniciativa se desarrollará entre el 31 de enero y el 30 de abril, fecha en la que caducará la tarjeta. Al finalizar la promoción, si no se ha consumido íntegramente el saldo de la misma, su titular podrá recuperar el importe pendiente hasta el día 15.

Los establecimientos hosteleros participantes en la iniciativa son los siguientes:

             1          Café Dublín                  •Herrería, 2

            2          Restaurante Virgen Blanca •Plaza dela Virgen Blanca, 2

            3          Victoria Café                 •Plaza España, 13

            4          Restaurante Zabala       •Mateo Moraza, 9

            5          Café Hungaria               •Plaza de la Provincia, 9

            6          Cafetería Pub Río         •Dato, 20

            7          Cafetería Juke Box       •San Prudencio, 11

            8          Bar Restaurante JG       •Dato, 27

            9          Bar Restaurante Hor Dago •Fray Zacarías Martínez, 2

            10        Bar RestauranteEl 7    •Cuchillería, 3

            11        Jango Taberna                         •Cuchillería, 26

            12        Bar Elorza                    •Pintorería, 6

            13        Restaurante MarmitaCo •Avda. Judizmendi, 4

“En el momento en que esta tecnología esté al alcance todos, será tan habitual pagar a través del teléfono como hoy lo es hacerlo mediante una tarjeta de crédito. Va a ser más rápido, más cómodo y también más seguro” ha explicado el director municipal de promoción económica, Roberto Martínez de Guereñu.

Esta iniciativa se suma a la experiencia piloto que el Ayuntamiento ya desarrolló el pasado verano en 4 establecimientos hosteleros  además del Museo Artium y la Catedral Santa María. En aquella ocasión se dirigía a un público formado principalmente por turistas y para ello se pusieron a la venta 1500 tarjetas cargadas cada una de ellas con 15 € y que permitía desde pagar pintxos hasta adquirir entradas.

Share