Banner principal (agosto 2012)

Políticas Sociales destina 540.800 euros a la gestión del complejo de Beato Tomás de Zumárraga, dedicado a la atención de personas mayores

El Ayuntamiento dedicará 540.800 euros a la gestión anual de los servicios de comedor, atención diurna y apartamentos tutelados del complejo para personas mayores de Beato Tomás de Zumárraga. La empresa Simiri se hará cargo de esta labor entre octubre de 2017 y septiembre de 2018.

El complejo de Beato Tomás de Zumárraga, en el que el departamento de Políticas Sociales ha implantado un modelo de atención centrado en la persona, dispone de 30 apartamentos con 40 plazas de alojamiento, así como de 23 plazas en el servicio de atención y estancia diurna y 48 plazas de comedor.

“En estas instalaciones trabajamos la autonomía de las personas mayores y potenciamos su independencia. Promovemos las condiciones necesarias para que mejoren su calidad de vida y bienestar personal”, explica el concejal Peio López de Munain.

En este sentido, la empresa encargada de la gestión deberá realizar las habituales tareas de atención directa, vigilancia y mantenimiento, pero también será la responsable de la ejecución de programas y actividades que inciden directamente en el bienestar de las personas usuarias, como son:

  • Supervisión y promoción de la salud.
  • Animación sociocultural.
  • Terapia ocupacional.
  • Alimentación.
  • Higiene.
  • Etc.

Centro Socioeducativo Prelaboral Huetos

Por otra parte, la Junta de Gobierno Local ha aprobado renovar el contrato de gestión del Centro Socioeducativo Prelaboral Huetos que el Ayuntamiento tiene firmado con la empresa IRSE-Instituto de Reintegración Social de Alava. IRSE volverá a hacerse cargo de esta gestión entre el 4 de octubre de 2017 y el 3 de octubre de 2018 por la cantidad de139.062 euros

El Centro Socioeducativo Prelaboral Huetos –abierto en el año 2000- es un programa de preservación familiar del Servicio de Infancia y Familia que aborda situaciones de desprotección infantil y adolescente. Se trata de una experiencia en la que educadores conviven en el centro durante unas horas con un grupo de hasta 10 adolescentes –en situación de desprotección moderada- a los que preparan para su integración sociolaboral; apoyando y trabajando al mismo tiempo con las familias, con el fin de favorecer la asunción de los roles que les corresponden.

Share