Banner principal (agosto 2012)

Adjudicado el contrato para implantar el BEI, un sistema de transporte que supondrá una revolución en la movilidad de la ciudad

El Gabinete Urtaran ha adjudicado esta mañana el contrato para la implantación del sistema de Bus Eléctrico Inteligente a la UTE formada por las empresas Irizar E-Mobility, Yarritu y LKS Buildingenia. El proyecto contará finalmente con una inversión de casi 35 millones de euros y supondrá  “una auténtica revolución en la movilidad de la ciudad”, ha afirmado el alcalde, Gorka Urtaran. 13 nuevos vehículos eléctricos y vanguardistas de 18 y 12 metros de longitud recorrerán un trazado de 10 kilómetros y 24 paradas por sentido. “Serán equipos de tecnología punta, innovadores y que sin duda van en la línea de que Vitoria-Gasteiz avance y sea más moderna, una ciudad del siglo XXI que es referente en sus políticas de movilidad sostenible y en la electrificación de su transporte público”, ha destacado Gorka Urtaran. El servicio se prestará por parte de TUVISA con frecuencias de 8 minutos, carriles exclusivos en gran parte del recorrido, dando servicio a puntos clave de la ciudad (Txagorritxu, Gobierno Vasco, Estadio de Mendizorrotza…) y conectando 14 barrios.

Se trata de un proyecto en el que colaboran diferentes instituciones: el Ayuntamiento (aportará el 17,5% de la financiación), la Diputación Foral de Álava (otros 17,5%) y el Gobierno Vasco (65%). Los nuevos equipos contarán con capacidad mínima para 65 personas (21 de ellas sentadas) en el caso de los pequeños, mientras que los articulados darán servicio a un mínimo de 100 personas (30 sentadas). También incorporarán tres espacios para sillas de ruedas y, los articulados, un hueco extra para carritos. De cara a facilitar la accesibilidad, los autobuses articulados tendrán cuatro puertas, situándose dos accesos entre la parte delantera y la unión articulada y las otras dos en la parte trasera. Estas puertas de acceso serán deslizantes y dispondrán de botón de apertura exterior e interior, similar al tranvía. Todas servirán para entrar y salir, ya que la validación de los tiques se realizará en las propias marquesinas.

Los autobuses también dispondrán de tres pantallas led para que los usuarios y usuarias puedan obtener información relativa a la ruta, las correspondencias, los tiempos de espera, la siguiente parada y demás. También existirán cargadores USB para los usuarios y las usuarias, así como, en el caso de los articulados, una jaula para maletas. En cuanto a la consola del personal conductor, destacar que proporcionará información a tiempo real sobre la ruta, los apartados técnicos del autobús o posibles incidencias, además de hacer más cómodo el control del autobús. De la misma forma, tendrán un sistema de guiado automático y de asistencia al conductor de aproximación a parada, minimizando la distancia entre bordillo y vehículo. Los espejos retrovisores, además, serán cámaras y no espejos.

En el ámbito de las paradas, las marquesinas serán parecidas a la del tranvía, con estética moderna, información multimedia actualizada a tiempo real, canceladoras y expendedoras de billetes. La implantación del Bus Eléctrico Inteligente vendrá también acompañada de diferentes intervenciones en el ámbito del espacio público. Los autobuses circularán por un carril reservado de 3,5 metros de anchura y, en su mayor parte, sobre la trama viaria por donde ahora circula la línea 2 periférica. En algunos casos, eso sí, se cruzarán rotondas por espacios centrales ahora ajardinados. También habrá alguna intervención de mayor calado, como en Esmaltaciones, donde se remodelarán dos rotondas para unirlas y crear una gran glorieta.

 

Share