Banner principal (agosto 2012)

La Fundación Gizagune gestionará el nuevo Observatorio de la Convivencia los próximos dos años

 

El Observatorio tendrá dos funciones principales: elaborar informes relacionados con la convivencia en la ciudad y resolver los conflictos a través de la mediación social comunitaria.

 

Audio Miren Fernández de Landa

La Fundación Gizagune gestionará el nuevo Observatorio de la Convivencia los próximos dos años. La Junta de Gobierno Local ha aprobado hoy adjudicar a esta empresa el contrato de Secretaría técnica del Observatorio de la Convivencia, en la cantidad de 130.000 euros, IVA incluido, con un plazo de ejecución de 24 meses. El gasto se imputará a las siguientes partidas: Año 2019: 45.496 euros. Año 2020: 65.037,50 euros y año 2021:19.466,50 euros.

El Plan de Convivencia y Diversidad 2018-2020 recoge medidas que tratan de aunar esfuerzos, metodologías y recursos para hacer de Vitoria-Gasteiz una ciudad de convivencia. Entre ellas, el propio plan estableció la puesta en marcha del observatorio.

La contratación de esa secretaría técnica permite que Vitoria-Gasteiz ponga en marcha el Observatorio de la Convivencia con el objetivo de tener un conocimiento permanente sobre el estado de la convivencia en la ciudad y así poder proponer, impulsar, diseñar y ejecutar proyectos y acciones de desarrollo comunitario. El Observatorio tendrá dos funciones principales: elaborar informes relacionados con la convivencia en la ciudad y resolver los conflictos a través de la mediación social comunitaria.

 “Contamos, en materia de diversidad, con un discurso oficial que promueve el entendimiento y el reconocimiento mutuo, la convivencia en diversidad, el respeto a las víctimas y a los derechos humanos, la libertad e igualdad de hombres y mujeres. Contamos con planes de acción municipal que ponen a nuestra disposición herramientas útiles para avanzar hacia los objetivos marcados. Los avances son notables, sin embargo, esto no garantiza la ausencia total de conflicto en nuestra ciudad.  Hoy en día existen todavía expresiones contrarias a la cultura de la paz, contrarias a la dignidad de las víctimas, contrarias a la diversidad, a la igualdad de hombres y mujeres, a la libertad sexual, a los derechos humanos en general.  Tenemos que seguir trabajando en esta materia. Es una tarea a largo plazo”, destaca la concejala de Convivencia y Diversidad, Miren Fernández de Landa.

 

Share