Banner principal (agosto 2012)

Políticas Sociales da continuidad al programa de prevención e intervención en situaciones de violencia filio-parental que ya ha atendido a 55 familias

El departamento de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia continuará ofreciendo el programa de prevención e intervención precoz en situaciones de violencia filio-parental que puso en marcha en 2017 y que desde entonces a atendido a 55 familias y un total de 172 personas entre progenitores, adolescentes y hermanos.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado hoy la adjudicación del nuevo contrato para la prestación de este servicio que correrá a cargo del gabinete IPACE, con un presupuesto de 73.100 euros y un plazo de ejecución de un año.

El programa de prevención e intervención precoz en situaciones de violencia filio-parental surgió para hacer frente a un problema creciente en la última década. El servicio municipal de Infancia y Familia fue el encargado de implantarlo y está enfocado a reducir las conductas de violencia que se producen por parte de los hijos e hijas hacia sus padres y madres.

Para ello plantea intervenciones en diferentes áreas: cognitiva, emocional y conductual, realizando sesiones tanto con los adolescentes de 12 a 17 años implicados en estas situaciones, como con sus madres, padres y familias con las que se busca reconducir el conflicto mediante una intervención psicoeducativa.

Jon Armentia, concejal de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia, explica que “en los hijos intentamos reducir o eliminar problemas de comportamiento en el hogar para prevenir la violencia física o violencia psico-emocional grave en el futuro. Para ello fomentamos habilidades y recursos psicológicos que permitan al adolescente adaptarse y afrontar mejor las situaciones cotidianas”.

En los padres y madres, el equipo técnico trabaja la adquisición de habilidades que les sirvan de ayuda para restablecer su autoridad y para manejar mejor las conductas agresivas de sus hijos e hijas, mientras que en el conjunto de la familia fomenta relaciones positivas basadas en el respeto y en el afecto.

Share