Banner principal (agosto 2012)

Las zonas verdes de Vitoria-Gasteiz se llenan de aves y vida gracias a una gestión sostenible del arbolado y el césped y a la instalación de cajas-nido en los parques

Bisbita común

-En 2020 se han observado un total de 72 especies de aves distintas en Vitoria-Gasteiz, un claro indicador de la calidad del hábitat

-Favorecer la presencia de pequeños insectos en la hierba permite encontrar en la ciudad pequeñas aves como la Curruca capirotada, el jilguero europeo o el papamoscas cerrojillo

-El Ayuntamiento colocará 34 cajas-nido de autillo europeo en distintos parques

 

 

Vitoria-Gasteiz cuenta con un gran número de zonas verdes urbanas, con amplios parques y paseos repletos de vegetación arbórea, arbustiva y zonas de césped. Pero todos estos espacios verdes también funcionan como ecosistemas de buena calidad. Así lo demuestra la gran variedad de especies de aves que habitan actualmente en la capital alavesa. En el último año, se han observado un total de 72 especies de aves distintas en la ciudad. Y en ese sentido, el Ayuntamiento trabaja para mantener y aumentar esta diversidad de avifauna a través de distintas iniciativas como la gestión de las siegas, la plantación y el manejo de árboles y arbustos y la colocación de cajas nido.

Una zona de refugio y alimentación vital para las aves, sobre todo para las más pequeñas (paseriformes), es la hierba. Para conseguir una altura adecuada para ellas, el Departamento de Movilidad y Espacio Público, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde, realiza una siega a 5 cortes anuales en varias zonas de la ciudad, aunque la mayoría de las zonas se siegan con una frecuencia de entre 10 y 13 cortes al año. De esta manera, se consigue que en estas áreas que se siegan cinco veces al año se pueda refugiar fauna de pequeño tamaño como los insectos. De estos insectos, a su vez, se alimentan pequeñas aves cómo la Curruca capirotada (Sylvia atricapilla), el Jilguero europeo (Carduelis carduelis) o el Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca), que visita la capital alavesa en verano y esta catalogada como “Rara” en Euskadi. Otra medida de gestión sostenible adoptada para favorecer la biodiversidad es realizar una inspección visual previa a las podas y cortas de los árboles para garantizar que no se actúa sobre árboles en los que las aves están criando.

Caja para autillo instalada

 

A pesar de que se los trabajos

Por otro lado, en 2021 se van a colocar 34 cajas-nido de Autillo europeo (Otus scops) en distintas áreas de la ciudad. Se trata de una pequeña rapaz nocturna migradora, que se alimenta sobre todo de grandes insectos y que ha colonizado nuestra ciudad en las últimas décadas. Estos elementos se van a instalar en diferentes parques de la ciudad, tanto en aquellos donde se conoce su presencia  para que se asienten definitivamente, como en otros lugares en donde está ausente. El criterio básico para colocar estas cajas-nido es en árboles grandes y maduros que se sitúen lo mas alejado posible de viviendas, para evitar así molestias tanto para la rapaz como para la ciudadanía.

Lavandera blanca

En el año 2017, además, desde la Unidad de paisaje Urbano se puso en marcha una red de 100 puntos de seguimiento anual de las poblaciones de aves que crían en las zonas verdes urbanas. En el año 2020 se han observado hasta 72 especies diferentes. Sorprende su gran diversidad, ya que dentro de la propia ciudad encontramos tanto especies de aves vinculadas a medios agrarios (29 especies), como un grupo muy numeroso de especies forestales (25 especies, 32,4%), también algunas aves eminentemente urbanas (7 especies), e incluso 11 especies de aves acuáticas, aunque en la mayor parte de los casos vinculadas a la proximidad  del humedal de Salburua.  Esta riqueza refleja la variedad de ambientes que se pueden encontrar en la red de zonas verdes urbanas y periurbanas de Vitoria-Gasteiz y su potencial para la conservación e incremento de la biodiversidad.

Petirrojo

La presencia de tal variedad de aves se debe sin duda  a la calidad del hábitat,  que se consigue en gran parte gracias al fomento de la máxima variedad de especies vegetales, a la alta densidad de zonas verdes, a la gestión de las siegas y a medidas concretas como la colocación de las cajas-nido que realiza la unidad de Paisaje del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

 

Share

El Ayuntamiento incorpora cajas nido y acopios de madera en parques para fomentar la diversidad de especies animales en las zonas verdes

La Unidad de Paisaje Urbano del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad, ha colocado cajas nido y acopios de madera en diferentes parques urbanos con el objetivo de fomentar la diversidad de especies animales en las zonas verdes del municipio. Se espera, de esta manera, mejorar la calidad y el valor de los parques de la ciudad para que puedan albergar especies comunes y especies que se vieron desplazadas en su momento como consecuencia de diferentes procesos de urbanización.

Por un lado, se instalarán un total de 14 cajas nido en diferentes parques para favorecer la presencia de autillo europeo (Otus scops). Se trata del ave rapaz nocturna más pequeña de toda la península. Una especie que se suele ubicar en zonas arboladas y que suele pasar inadvertida gracias a su capacidad de camuflaje. Es fácil de identificar debido a su característico canto. Este ave reside en el entorno de Vitoria-Gasteiz en época reproductora y está incluida en el Listado Estatal de Especies Silvestres de Protección Especial (LESPRE) por la pérdida de su hábitat. A través de estas cajas nido, se espera invertir esta situación.

Por otro, se han preparado ya acopios de madera en algunos parques, como el de Ariznavarra o el de la Biodiversidad. Esta madera se ha mantenido en rincones concretos para favorecer la riqueza de insectos saproxílicos (es decir, que se alimentan de madera muerta) como la Rosalia alpina o el ciervo volante (Lucanus cervus), ambas amenazadas y protegidas. Sirven también como refugio de otros muchos invertebrados y pequeños vertebrados: anfibios, reptiles… De la misma forma, se espera que un aumento en la riqueza de insectos traiga consigo la presencia de especies insectívoras como algunas aves. Estos acopios pueden representar, al mismo tiempo, refugios para otros muchos invertebrados y pequeños vertebrados: anfibios, reptiles, etc.

 

Otra especie sobre la que se viene actuando desde el año 2014 es el sapo partero (Alytes obstetricans), que mantiene en el estanque del Parque de la Florida una interesante población, la única que sobrevive en el interior de la ciudad. Es una especie protegida a escala europea, así como en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Uno de los rasgos más peculiares de este sapo es que el macho acarrea entre sus patas traseras a los huevos fecundados de una o varias hembras, acercándose al agua para liberar los renacuajos cuando estos han completado su desarrollo dentro del huevo. El problema principal al que se enfrenta esta especie en La Florida es que el estanque donde se desarrollan los renacuajos debe someterse a limpiezas periódicas para mantenerlo en un estado adecuado. Como consecuencia de dichas limpiezas, la mayoría de las crías morían al quedar en seco o marchar por los desagües. Diagnosticado este problema, desde diciembre de 2014 se ha llevado a cabo en cada una de las limpiezas acometidas una recogida de los renacuajos afectados. Dichos renacuajos se han mantenido en contenedores con agua hasta que la limpieza del estanque se ha verificado, siendo liberados de nuevo una vez terminada la operación. Como consecuencia, hasta 2018 se han beneficiado de esta actuación 4.085 renacuajos, rescatados sobre todo en las limpiezas de verano.

Ahora, el Ayuntamiento analiza a través de un Plan de Empleo posibles zonas en el barrio de Zabalgana en las que construir charcas artificiales donde pueda reproducirse el sapo corredor (Bufo calamita). Este anfibio, considerado “Vulnerable” en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas, mantiene una precaria población que cría en charcas efímeras creadas por la acumulación de agua de lluvia en algunos solares del mencionado barrio. En vista de que tarde o temprano dichos solares serán urbanizados, se ve la necesidad de proporcionar zonas húmedas adecuadas para la reproducción de este anfibio en zonas verdes ya existentes y, por tanto, sin incertidumbres de futuro.

Share