Banner principal (agosto 2012)

Los bomberos apagan un fuego en una zona de juegos infantiles en la calle Bolivia

Un pequeño incendio generado al arder papeles en una zona de juegos infantiles en la calle Bolivia, hizo necesaria una intervención de los bomberos, a las 20.21 horas de ayer domingo, para apagar las llamas con agua y limpiar la zona.

Minutos más tarde saltó la alarma de incendios de unos apartamentos tutelados localizados en la calle Ramiro de Merztu. Tras acceder a la centralita, los bomberos subieron al apartamento afectado y comprobaron que el  detector había saltado porque a la persona residente se le había salido la leche de un puchero, lo que había originando bastante humo. Como ya se estaba ventilando el piso, los bomberos rearmaron la centralita dela alarma.

Se requirió la ayuda de los bomberos porque en un piso de la calle Andalucía se había originado fuego en la cocina. Accedieron a la vivienda con unas llaves que les facilitó un familiar, que ademas es vecino del inmueble, y retiraron la cazuela del fuego, que quedó completamente quemada.

Contenedor ardiendo en Salvatierra

A primeras horas de la madrugada del domingo, los bomberos acudieron a la localidad de Salvatierra, porque en unaviso se les informó que había dos contenedores ardiendo en San Jorge. El de basura era de plástico y quedó totalmente inutilizado, mientras que el de papel era metálico y queda en uso. Extinguieron el fuego con agua y retiraron los restos que quedaban de la calzada.  La Ertzaintza estuvo presente durante la intervención.

Pasadas las ocho de la mañana de ayer domingo, la Ertzaintza solicitó la presencia de los bomberos para cerrar una persiana metálica que protege la puerta de un bar de la calle Duke de Wellington, que había sido forzada y se había salido. Tras recolocarla en su rail, la bajaron a su posición de cerrado.

Desprendimientos de fachadas

Los bomberos realizadon dos intervenciones en la mañana del sábado por sendos desprendiemientos, de elementos de una fachada en la calle Valentín de Foronda y de parte de un alaro en Cuchillería. El primer aviso se recibió a las 9.31 horas y, una vez en el lugar, revisaron y retiraron los pequeños trozos con peligro inminente de caída. El desprendimiento  se debe a que cae una gotera de un goterón, justo en la junta de dilatación del edificio, y ésto ha hecho que la zona se deteriore poco a poco y siga haciéndolo si no se toman medidas, información que los bomberos comunicaron al administrador, quien asumió el compromiso de comentarlo con el administrador de la comunidad colindante, a la que también le afecta esta circunstancia.

Al desprendimiento de un alero en la calle Cuchillería acudió el subinspector de guardia de los bomberos, quien decidió que, de momento, no eran necesarias vallas en la calle.

A primeras horas de la tarde del sábado, un aviso informó a los bomberos que había humo en un patio de la calle Domingo Beltrán, pero tras la inspección realizada no encontraron nada anormal.  Posteriormente acudieron a la calle Juntas Generales, porque se había forzado la puerta de un bar y varias máquinas recreativas. Se requiere la presencia de los bomberos para cerrar la puerta que, a requerimiento de la Ertzantza, presente en el lugar, colocaron una cadena con un candado para cerrar el local y las llaves se dejan en custodia a la Policia Local.

La activación de la alarma de incendios de un garaje en la calle Pintor Díaz de Olano motivó otra intervención de los bomberos, que comprobaron que había una avería del equipo. Posteriormente acudieron a la calle la Florida, porque una persona les informó que sentía miedo por el peligro de rotura de los cristales de su mirador al paso del desfile del Carnaval. Se comprobó que los cristales vibraban a causa de la música pero se descartó que hubiera peligro.

Vehículo ardiendo

La colisión de dos vehículos, a las ocho de la mañana del viernes, provocó el incendio de uno de ellos y la intervención de los bomberos, que desconectaron las baterías de los dos vehículos y extinguieron un pequeño foco residual de uno de ellos.

También a mediodía del viernes, acudieron a la calle Santa Isabel, porque un niño pequeño se había quedado encerrado en una vivienda, porque a su madre se le hasbía cerrado la puerta, pero cuando llegaron ya había aparecido un familiar con una llave.

Apagaron el fuego y retiraron una luminaria de techo que estaba ardiendo en un pabellón de la calle Paduleta. Cerraron una lonja en el Bulevar de Mariturri, a petición de la Policía Local, y revisaron una fachada en la calle Herrería. Los bomberos entraron al caño ycomprobaron que está en mal estado, aunque no se aprecian grietas ni desplazamientos de la estructura. Entraron a la vivienda con la autoescala, desde la calle Herrería, revisando el interior.Se trata de una casa deshabitada en muy mal estado, por lo que solicitaron al Servicio de Edificaciones que requiera su mantenimiento.

Un aviso informó que en la calle Angulema saltaban chispazos de una caja de registro en la escalera de una comunidad, donde se apreciaba humo. Los bomberos comprobaronn que estaban inutilizadas dos fases de la acometida, por lo que una gran mayoría de las viviendas, el ascensor y la escalera estaban sin energía eléctrica. Apagaron el chisporroteo con un extintor de polvo y acisaron al electricista de la compañía aseguradora del edificio, que quedó encargado de reestablecer el suministro.

 Dos intervenciones en la tarde del viernes fueron para eliminar sendos peligros en altura: una ventana golpeando por el viento, con riesgo de rotura y caída de cristales, en una vivienda de la calle Voluntaria Entrega, que está deshabitada y a la venta y la claraboya del tejada de un edificio en la calle Ramón y Cajal com peligro de caer. Accedieron al tejado desde los camarotes y se recoge una claraboya de 50×30 cm aproximadamente.Parte Bomberos 03-03-2014

Share