Banner principal (agosto 2012)

Vitoria-Gasteiz explica su modelo de Integración de la perspectiva de género en el nuevo planeamiento urbano

La teniente de alcalde Ana Oregi interviene hoy en el encuentro «Ciudades Sostenibles, un reto para el liderazgo femenino en demanda de instituciones sólidas» organizado por la Diputación de Pontevedra

 

La teniente de alcalde y concejala de Territorio y Acción por el Clima, Ana Oregi, ha explicado hoy el modelo de integración de la perspectiva de género en las estrategias urbanas y territoriales del municipio de Vitoria-Gasteiz y lo ha hecho en el marco de las jornadas «La Agenda 2030 y el papel de las mujeres en la administración pública del futuro». En concreto en el encuentro «Ciudades sostenibles: un reto para el liderazgo femenino en el mundo local en la procura de instituciones sólidas», organizado por la Diputación de Pontevedra.

Ana Oregi ha explicado el trabajo realizado de forma paralela al avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana y que analiza las propuestas y acciones del PGOU que son favorables a la igualdad y que hay que explicitar y reconocer; recoge mejoras a las medidas y soluciones del avance, desde la visión de género; propone ideas o propuestas que no están recogidas y que habría que incorporar; identifica políticas complementarias al planeamiento y analiza ejemplos de otras ciudades.  Todo este trabajo esta recogido en el documento La integración de la perspectiva de género en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana”, que forma parte de la documentación y tramitación del planeamiento, ahora en revisión en ponencia.

Vitoria Gasteiz ha sido una ciudad cómoda, fácil de vivir, relativamente igualitaria, con apoyos sociales sólidos, con buenos servicios y equipamientos, pero ese modelo ha cambiado o se ha visto superado por tendencias, algunas espontáneas, otras nacidas de decisiones públicas, que rompen esa cohesión: la nueva ciudad está más privatizada, más extendida en el territorio, más segmentada en grupos sociales y barrios, tiene también nuevos actores que piden paso: jóvenes, inmigrantes, mujeres, personas mayores, personas con diversidad funcional, población LGTB+, que cuestionan que el modelo anterior fuera tan cohesionado y justo. Ante este dilema, que nos parece crucial, la perspectiva de género es interesante porque se sitúa en su núcleo: se pregunta cómo ofrecer seguridad e igualdad a toda la ciudadanía sin sacrificar la diferencia y la emancipación de los grupos e individuos en una sociedad mucho más individualizada”, explica Ana Oregi.

En ese sentido, la teniente de alcalde destaca cómo en el documento se “reclama y plantea una nueva concepción del bienestar: no solo distribuir bienes y servicios entre grupos sociales sino hacerlo de un modo que amplíe las posibilidades de elección y realización de más personas. Así, una política de vivienda no consistirá solo en ofrecer vivienda asequible, sino hacerlo con unas condiciones de variedad tipológica, de usos, de tenencia y de acceso que permitan que formas de convivencia y de familia que aún no conocemos, sean posibles. Y además teniendo en cuenta su impacto en la complejidad de los barrios, la mezcla de rentas y edades, evitando que la mejora de unas zonas lleve asociada el vaciado de otras zonas, etc. Lo mismo puede decirse de la movilidad, del espacio público, de la ecología o de la economía: no se trata de ofrecer un marco neutral o “vacío”, sino de hacer una propuesta ambiciosa para la ciudad que sostenga la igualdad básica entre grupos y territorios, pero favorezca la diferenciación interna y la capacidad de invención social.

“Un Plan General tiene que ser un proyecto ilusionante de futuro que aúne esperanzas e intereses diversos en torno a una imagen común. El PGOU no es únicamente un documento “técnico” sino una traducción técnica de una propuesta política para un modelo urbano. Al aplicar la visión desde el género, se considera necesario un cambio en las prioridades y en los objetivos del modelo de ciudad, algo que de hecho está implícito en la propuesta de nuevo planeamiento”, concluye Ana Oregi.

“La integración de la perspectiva de género en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana”

Share