Banner principal (agosto 2012)

Vitoria-Gasteiz se convierte en la primera ciudad que certifica sus empresas y parque industrial por competitividad sostenible

– El estudio realizado por Enterprise Parks Development Group (EPDG) certifica a Júndiz con la calificación B3 de Green Enterprise Parks (GEP) que asegura la competitividad, dentro de la sostenibilidad, de las empresas alavesas

 

Idoia Garmendia, Concejal de Medio Ambiente, ha presentado esta mañana las conclusiones del estudio que el protector green Enterprise Parks Development Group (EPDG) se comprometió a realizar el pasado diciembre para que la capital vasca fuera la primera ciudad española en conseguir el certificado GEP (Green Enterprise Parks), que regula las áreas empresariales e industriales para fomentar la competitividad en sostenibilidad. La Concejal junto con Carlos Molina, presidente de Enterprise Parks Development Group (EPDG) -entidad nacional orientada a la auditoría y educación en el área de sostenibilidad en espacios industriales-, han presentado el “Estudio de sostenibilidad de empresas y áreas industriales” sobre Vitoria-Gasteiz que ha conseguido la calificación B3 del certificado GEP de sostenibilidad para el núcleos industrial y empresarial de Júndiz de la capital vasca, que tiene el objetivo de aumentar la productividad y los ingresos, guiar a las compañías para su adaptación a la normas sobre eficiencia medioambiental y mejorar la competitividad de las empresas.

El estudio de esta consultora, que se ha elaborado a lo largo de 6 meses y tiene un presupuesto estimado de 8.000€, “se une a la estrategia que está implantando el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz para fomentar los valores green más allá de 2012 y de esta forma seguir como referente sostenible en Europa. Vitoria-Gasteiz se convierte en la primera ciudad española con parques sostenibles certificados por GEP, que asegura la aplicación de las últimas políticas y principios de Green Industry, definidas por la ONU y ratificadas en la reunión de Río del 2012, en la que la capital vasca fue portavoz de las ciudades europeas y latinoamericanas”, ha destacado la Concejal Garmendia.

El estudio se ha elaborado en colaboración con técnicos municipales y más de treinta empresas del polígono, que han participado aportando información complementaria –mediante la respuesta de más de 200 preguntas- para la Aplicación del Modelo GEP “Beneficios económicos de la sostenibilidad” con dos niveles de implicación. De ellas, cinco: A&B Laboratorios de Biotecnología; Daisalux SAU; Del Valle Aguayo; Azkar Logística Alava SL; Udapa Unión de Asociaciones de Patata de Álava SOC Coop han sido galardonadas con el sello GEP “Criterios de sostenibilidad”, por su conciencia e implicación en el ámbito sostenible.

 

Estudio GEP    

Las compañías evaluadas tienen como media entre 11 y 49 empleados, una dimensión adecuada, según explica el estudio, para desarrollar programas de sostenibilidad y de mejora. Según especifica el informe el polígono de Júndiz está integrado por sectores muy diferentes y el último terminado, el sector 21, resulta con un nivel de sostenibilidad muy alto, gracias a algunas mejoras llevadas a cabo como la de la señalética del polígono.

El estudio ha concluido que el polígono tiene un buen nivel en cuanto a organización general, gestión de la energía, el agua, residuos, limpieza, movilidad y existencia de espacios libres. Solamente han presentado valores mejorables en algunos aspectos infraestructurales relacionados con las zonas más antiguas del polígono. En cuanto a las empresas que forman parte del parque, tras una encuesta realizada a 30 de ellas, la evaluación empresarial ha sido de “excelente” en cuanto a valores y coherencia y política externa con consumidores. La calificaciónha sido “buena” en política interna y externa con proveedores y “aceptable” en relación a la comunidad y organización. Respecto a la actividad la gestión de la energía y de los residuos ha resultado ser “buenas”. Por otra parte, el informe asegura que “se pueden producir ahorros por incremento de productividad y reducción de gastos por rotación de personal”. Pese a que el nivel es correcto, también se pueden “mejorar las políticas de energía con más programas”.                                                                                                 

 

GEP es el único certificado que incorpora los aspectos más relevantes y novedosos de los nuevos estándares públicos y privados relacionados con la sostenibilidad, que aseguran un aumento del 130% de los beneficios industriales –mejorar en competitividad, ahorrar costes en energía y aumentar la productividad del polígono y las compañías que lo forman- en menos de cinco años si se aplica su metodología, que incorpora una síntesis avanzada de los ‘sellos’ Leeds, Breeam, Palme, ISO o RSE. Así, las empresas más competitivas podrán reducir sus costes operacionales aumentando la productividad y los ingresos además de informar sobre las últimas políticas y directrices medioambientales internacionales.

Share