Banner principal (agosto 2012)

Bomberos. Una fuga de agua causa importantes daños en una vivienda en Salburua

Los bomberos tuvieron que intervenir ayer por una importante fuga de agua que causó daños en una vivienda en los soportades de un edificio del Paseo de Estrasburgo, en Sulburua.

Una posible rotura de la acometida de agua de una vivienda podría haber sido la causa de la fuga que afectó, sobre todo, al piso inferior, en el que el agua afectó al mobiliario de la cocina, electrodomésticos, suelo etc. El agua fluía también del techo falso de los soportales, ya que bajaba a través de un shunt de obra, donde la fuga ha podido causar daños ocultos. Cuando llegaron los bomberos salía gran cantidad de agua de la terraza del primer piso y del falso techo de los soportales, por lo que cortaron el agua de esa vivienda e inmediatamente cedió la fuga y pudieron achicar el agua acumulada.

El olor a gas que se apreciaba en un edificio en Nanclares de la Oca fue el motivo del aviso a los bomberos ayer, pasado el mediodía. En el desplazamiento les informaron que se había cortado el gas, por lo que cuando llegaron al lugar no se apreciaba olor a gas.

Las personas presentes indicaron a los bomberos que el problema podría estar generado por un brasero de carbón, que tienen los residentes de una vivienda, que para encenderlo echan un líquido especial.

Los explosímetros detectaron presencia de CO con una lectura máxima de 70 ppm.  por lo que los bomberos procedieron a ventilar la cocina, lugar en el que estaba el brasero, e informaron al propietario de la peligrosidad de este tipo de aparatos. Hicieron una consulta a industria para comprobar y confirmar que es posible tener este tipo de aparatos en una vivienda. Revisaron la escalera para comprobar ausencia de gas y de CO.

Nido de avispa velutina

Un nido de avispa velutina, encaramado en lo alto de un chopo, en Murguía, hizo necesario que los bomberos utilizaran una escala, alrededor de 15 metros. El guarda de la Diputación, presente durante la intervención, se cercioró de que se trataba de esta especie, por lo que se roció el nido con insecticida y se taponaron las entradas con un trozo de papel. Con una motosierra los bomberos cortaron el trozo de arbol afectado por el nido y descendieron con él para su destrucción.

Los bomberos también se encargaron de sujetar con alambre una malla matálica de la fachada de un edificio en la calle Castillo de Quejana, que se ha soltado parcialmente y corre peligro de caer, porque se han desprendido los dos tornillos que sujetan la parte superior.  Parte Bomberos 16-10-2014

Share