Banner principal (agosto 2012)

El alcalde subraya que los datos de fraude aportados por el Gobierno Vasco reiteran la necesidad de modificar la actual normativa de RGI para “evitar el abuso de sea quien sea”

Maroto pedirá más información al Gobierno Vasco para completar los datos de fraude en las prestaciones sociales que concede Lanbide

En los últimos datos facilitados por el Ejecutivo autónomo faltan los casos de quienes cobran  250 euros adicionales de la Prestación Complementaria de Vivienda

El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, ha anunciado esta mañana que pedirá al Gobierno Vasco más información para completar los datos de fraude en las prestaciones sociales que concede Lanbide. El Ejecutivo Autónomo hizo ayer públicos parte de estos datos, pero “hace falta información adicional para que los ciudadanos y los partidos políticos conozcan la realidad de la RGI”.

En esta línea, Maroto ha explicado que en la información que ha trascendido, a raíz de la petición de datos que el propio alcalde solicitó en calidad de parlamentario en la Cámara Vasca, “faltan los datos de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV)”. “En la misma nómina de RGI se les abona a muchos perceptores  250 euros adicionales en concepto de PCV, por lo que el abono mensual puede llegar en muchos casos a los 866 euros”, ha explicado el primer edil. “Quiero una información completa y transparente: ¿cuántos y quiénes cobran RGI más PCV?”, ha dicho.

En este sentido de falta de información, el alcalde también se ha referido a la cotización a la Seguridad Social. En los datos que se han hecho públicos, “falta saber cuántos han cotizado”.

Durante el desglose de estos datos que ha efectuado hoy el alcalde en comparecencia pública, Javier Maroto ha destacado que la actual normativa “cronifica a los perceptores en el sistema”, puesto que solo dos de cada 100 perceptores se consiguen colocar en el mercado laboral.

«Se da la paradoja», además, de que el 11.5% de los perceptores no pueden trabajar porque la ley lo impide ya que son irregulares. “Los ciudadanos están financiando una situación vitalicea a unas personas que no pueden salir de ella”, ha dicho.

Los datos emitidos por el Gobierno Vasco también revelan que el 60% de los perceptores de RGI están en edad laboral y son extranjeros. Un porcentaje que avala las explicaciones que ha venido dando el alcalde en anteriores ocasiones.

En este contexto, el alcalde ha querido dejar claro una vez más su compromiso de modificar la actual normativa de RGI para “evitar el abuso de sea quien sea”.

Share